Cuando las redes sociales no sirven y la comunicación se pierde

images (1)

Las redes sociales pueden ser un importante instrumento de comunicación alternativa. No obstante, tal afirmación no puede ser tomada de manera literal o como una verdad inobjetable, que es lo que a menudo ocurre. Por si solas las redes, sin que medie la inteligencia humana fracasan.

Hay una advertencia que es necesaria hacer: el uso no intencionado (pensado) y planificado de las redes puede tener efectos contrarios a los deseados. Tomemos como un ejemplo significativo el WhatsApp y dentro de este los grupos que la aplicación permite armar por identidades o afinidades.

Un alto flujo o volumen de información puede generar un efecto contrario al buscado, en este caso dispersión en la atención, pues el internauta cuando se ve abrumado o saturado por tanta y tan variada información, normalmente opta -en una especie de mecanismo de protección- por no leer los contenidos compartidos o hacerlo en porcentajes muy bajos (menos del 7%).

Tal comportamiento es similar al de alguien que es encerrado en una habitación con muchos interlocutores que le hablan al tiempo y que solicitan su atención. Después de un breve periodo la persona sentirá la necesidad de escapar de un espacio como este, afectado por una nueva modalidad de contaminación: La informática.

sientese-correctamente-frente-a-una-computadora

Si lo que se pretende comunicar son temas densos o complejos como filosofía, religión, economía o política, el rechazo será mayor así el internauta sea un apasionado en alguno de estos temas y la tasa de permanencia en el grupo será muy bajo.

La incontinencia digital y comunicacional existe y es tan grave como la urinaria o la fecal. Las personas creen que entre más vídeos, memes, imágenes y gif compartan mucho más asertiva, eficaz y eficiente será la comunicación y se equivocan. Hay que leer, pensar, tomarse tiempos y definir qué, para qué y cómo se quiere compartir la información antes de hacerlo.

Hay partidos políticos que logran posicionar una matriz comunicacional (entiéndase una idea) efectivamente, pero ello no se logra a partir de millares de “hormigas locas” que hacen cada una lo que creen correcto.

El propósito comunicativo solo se logra, cuando todas las personas en la misión comunicacional concentran y no dispersan la información. Cuando conciertan y manejan un mismo lenguaje, un mismo mensaje y tienen una misma dirección y un mismo objetivo por alcanzar. Cuando se martilla insistentemente sobre una idea y no sobre millares de ideas que fluyen al tiempo y caóticamente. En todo propósito, y más en los comunicativos, es imprescindible el orden.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s