No va más SER PILO PAGA pero sigue SER PILLOS PAGA

Screenshot_20180908-080505~2

A la andanada de anuncios catastróficos desde el punto de vista económico que han hecho miembros del gobierno de “ÉL QUE DIJO el mejor presidente de Colombia, duélale a quien le duela”, se sumó esta semana que termina la noticia de que no va más el programa SER PILO PAGA.

Bajo el más estruendoso de los aplausos (imaginamos), los uribistas de estratos 1, 2 y 3 deben estar que no caben de la dicha por la coherencia del uribismo, que en campaña diseminó la idea de que los petristas y “castrochavistas” se caracterizaban por quererlo todo gratis y sin trabajar.

Movidos por ese respaldo otorgado en las urnas y proveniente (quien lo diría) desde los sectores con mayores necesidades básicas insatisfechas y precariedad en sus condiciones de vida, el actual gobierno ha emprendido el más feroz desmonte de todo aquello que caracteriza o distingue a un Estado Social de Derecho: Usar los impuestos en atender y satisfacer las necesidades de sus ciudadanos más pobres.

Convencidos, o legitimados como se diría desde la ciencia política, de contar con el apoyo y la capacidad de sacrificio hasta el estoicismo de los más pobres, se anuncia que los estudiantes más talentosos de los sectores más pobres ya no podrán ir a la Universidad: Ni a la pública ni a la privada

El anuncio no toma por sorpresa a nadie. A pesar de que “él que dijo Uribe” pronetió en campaña que el programa seguiría, ya antes había dado claras y evidentes muestras de que lo que dijo antes de ser elegido tenía un solo propósito: pescar en el río revuelto de los colombianos con menores niveles de educación y por tanto más incautos. Es el país que les conviene; uno donde la ignorancia, que tantos votos da, no se erradique.

Ya antes, desde la “casa de Nari”, como la llamaban en épocas del paramilitar “Job”, se habían anunciado recorte a los subsidios de los servicios públicos (encarecimiento); extensión del IVA a todos los productos de la canasta familiar (carestía), disminución de los impuestos a los más ricos, aumento de la edad para pensionarse y un largo etcétera, sin que ni siquiera hayan transcurrido 100 días de gobierno

A lo que si no le “jala” el uribismo, es a la lucha frontal contra la corrupción. SER PILO PAGA desaparece porque no hay la voluntad para sacar 2 o 3 billones del presupuesto para mantenerlo y mucho menos para garantizar y permitir, como era lo deseable, el acceso de todos nuestros jóvenes a una universidad pública gratuita y de calidad como lo proponía el contenedor de Duque en segunda vuelta

Para el Uribismo es muy fácil desaparecer SER PILO PAGA. Lo que si no están dispuestos a desaparecer o a perseguir es SER PILLO PAGA, el programa de la corrupción que se roba de nuestros impuestos 50 billones anuales; los mismos que servirían para garantizar necesidades públicas como la educación y la salud durante muchísimos años a todos los colombianos.

Que se le va a hacer. Los niños se crean amigos imaginarios. Los uribistas, menores de edad desde el punto de vista mental, es decir, en términos kantianos, se crean un enemigo externo para auto atemorizarse y sentir o convencerse que al desacertar en sus acciones y decisiones están haciendo lo correcto. Los resultados poco a poco afloran. El enemigo no estaba en el cuarto de al lado. Los uribistas pobres están descubriendo que han alimentado y están como en la película “Durmiendo con el enemigo” y recibiendo, como lógica consecuencia, puñaladas por la espalda de un sádico insaciable y despreciable sin ningún sentido de humanidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s