¿Y si el congreso y Duque insisten en aprobar leyes contra el pueblo?

IMG_20191209_132720La movilización del pasado domingo 8 de diciembre fue contundente y envió un mensaje claro a la minoría exclusiva y excluyente que hoy gobierna de espaldas a los intereses populares. Este país despertó y no está dispuesto a que lo sigan retando y a las burlas. Hasta ahora se ha expresado pacífica y civilizadamente. Pero si la protesta social escala o no dependerá de la movida en el tablero que ahora hagan los poderosos (banqueros, industriales, comerciantes) y quienes legislan para sus intereses.

Si son responsables e inteligentes les convendría no jugar al todo o nada. Les convendría dejar por un momento a un lado su voracidad de ganancias y no menospreciar a las grandes mayorías nacionales hastiadas de su indolencia y falta de empatía y quitarle presión a lo que amenaza con estallarles en la cara por física miopía. Esta no es una crisis más superable. Es la eclosión de un nuevo país que reprueba al presidente y a quienes lo respalden a cambio de contraprestaciones.

No tienten más a su azarosa suerte. No persistan en el abuso que nos ha conducido a ser uno de los países más desiguales del mundo. Si los partidos que pupitrearon los proyectos del gobierno en primer debate y tienen en gaveta otros igual de lesivos a la espera de que todo se enfríe y la gente se adormezca creen que impunemente aprobarán en plenaria, y con base en mayorías construidas desde el Palacio de Nariño, leyes contrarias a los intereses populares se equivocan de la A a la Z.

Su osadía tendrá un enorme costo político. Puede perfectamente significarles a través de la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, entre otras muchas medidas, la revocatoria de su período, así como la del mandato del presidente y la definitiva muerte política tanto de unos como del otro. Álvaro Gómez acertadamente definió el poder del soberano convocado en una Constituyente como omnímodo (absoluto y total), lo cual no fue suficientemente interpretado por los constituyentes del 91 que dejaron incólumes temas neurálgicos como el del poder económico, la democratización de la tierra y las garantías electorales, entre otros.

Creanlo, el poder de convocatoria, de movilización, de organización y de lucha de los movimientos sociales de ahora y de los estudiantes de fines de la década del 80 y comienzos de la del 90 es minúsculo, proporcionalmente hablando, al de esos mismos actores ad portas del inicio de la tercera década del siglo XXI.

Si en su testarudez el presidente, los congresistas y el poder económico a quienes ellos representan insisten en su desconexión con el país nacional en sus reformas tributaria, laboral y pensional van a tener respuestas en el terreno de lo político y de la confrontación inteligente que les van a hacer tan invivible e inviable este país como ellos durante décadas se lo han vuelto a quienes hoy están en las calles. Cómo en Chile se dijo cuando ya la situación era irreversible: Escuchen lo que la gente les dice antes que la situación se les vuelva irreversible.

cortando-la-rama

Un comentario en “¿Y si el congreso y Duque insisten en aprobar leyes contra el pueblo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s