¿De quién es la culpa si se aprueba la terrible Reforma tributaria de Duque y qué hacer?

received_493185818070891

Se aproxima, muy seguramente, la aprobación en la cámara alta de la reforma tributaria de Duque por parte de los partidos políticos a los que poco o nada les importan los intereses de los sectores populares, entiéndase, Centro Democrático, Partido Conservador, los “Cristianos”, Cambio Radical y el Partido de la U.

Las consecuencias para los más vulnerables y la clase media serán sin lugar a duda devastadores y afectarán el bolsillo de millones. No se puede sin embargo perder de vista que tales efectos indeseados son a su vez consecuencia de la adopción de malas decisiones tomadas en el pasado reciente, por esos mismos sectores de la población, a la hora de elegir.

Los ciudadanos, así como han despertado de su letargo y salen a las calles a protestar, en algún momento deberán entender que la soberanía y/o poder del que gozan (la mayoría de las veces sin percatarse de ello) no se transfiere o endosa por plata o por favores a cualquiera. Los jóvenes, primera línea de la protesta deben aprender aún más esta lección. Son sus mesas las que menos sufragios suelen registrar porque las elecciones se efectúan los domingos y en su lógica todo puede postergarse menos la rumba del sábado y el desenguayabe del día después.

La composición del Senado, donde se decide la suerte de la reforma no permite ser optimista: 19 representantes del Centro Democrático,14 del Partido Conservador, 6 “Cristianos” (para los que lo menos importante es la doctrina de Cristo y su opción por los pobres), 16 de Cambio Radical y 14 del Partido de la U, más 1 “indígena” sin sentido de identidad cultural y de clase y 1 Judas de los Decentes para una mayoría de 71 que aceitada con mermelada actúa como una efectiva aplanadora sobre el pobre pueblo.

Mientras, quienes pueden hacer oposición son solo, si acaso, 21 o 35 senadores, siempre que Cesar Gaviria no emita una señal contraria y de último momento si lo llaman y le ofrecen algo llamativo desde Palacio.

Si la reforma se aprueba, quienes se manifiestan en la calle deberán necesariamente cambiar la forma de enfrentar su lucha y sus objetivos. Deberán proponerse la revocatoria del mandato del presidente y del período de Senado y Cámara, pero como ello no es posible a la luz de la Constitución vigente, deberán plantearse la posibilidad de reasumir su poder soberano y hacer las transformaciones que sean necesarias desde una Asamblea Nacional Constituyente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s