Duque le declaró la guerra a los jóvenes: La policía volvió a causar grave daño a estudiante

Screenshot_20191217_103200.jpg

Anoche un estudiante de décimo semestre de trabajo social de Unimonserrate e identificado como Cristian Rodolfo Rodríguez Zárate, fue herido de gravedad por un proyectil del ESMAD en uno de sus ojos. Otros cinco estudiantes, por lo menos, también fueron objeto de una criminal agresión en inmediaciones de la Universidad Nacional.

Reunirse, expresarse, movilizarse y opinar ya no son derechos fundamentales en Colombia. El presidente Iván Duque ha decidido proscribirlos de hecho y a través de su policía política ha decidido declararles la guerra a los jóvenes y declararlos objetivo militar. Su delito: no compartir su forma de gobernar.

Caminar solo en Bogotá es ahora mucho más peligroso que antes. Caminar acompañado es exponerse a que aparezca la policía a secuestrar y torturar en carros particulares o a que el ESMAD dispare a matar o a dejar ciegos a los muchachos sobre la base de una nueva figura jurídica: la presunción de culpabilidad.

El asesinato de Dilan Cruz y el posterior espaldarazo de Duque al ESMAD, elogiándolos frente a las cámaras y diciendo que se sentía orgulloso de su accionar, sumado a la impunidad con la que se ha cobijado al autor material de la muerte del joven estudiante de bachillerato y la complicidad en si silencio de Fiscalía, Procuraduría y Defensoría se han constituido en autorización para dañar jóvenes. En la dictadura policial hay licencia abierta para matar y torturar.

La policía ya no actúa dentro de una lógica disuasiva y/o persuasiva sino destructiva. Qué no haya disturbios o alteración del orden público no es garantía de que el uso excesivo de la fuerza no aparezca. Igual disparan gases o balas, detienen y hacen lo que les plazca, al margen de lo que el marco jurídico indique. Ya la policía sin pudor alguno hace “pescas milagrosas” y “falsos positivos” copiando el modus operandi de guerrilla y el ejército. Saben que internamente pueden hacer lo que quieran con la complicidad desde el silencio de la comunidad internacional de DDHH.

‘Régimen Mafioso’ aprobó en Cámara la reforma tributaria

vargas-ll-e1504221498472-580x400.jpeg

Son una verdadera vergüenza las mayorías del congreso colombiano y los partidos políticos que las integran. No en vano tienen ante la opinión pública una imagen negativa y/o percepción desfavorable del 84% y 86%, respectivamente, según YanHaas. De ellos, el pueblo colombiano no puede esperar más que auténticas puñaladas por la espalda.

La aprobación de la reforma tributaria, ahora por la Cámara de Representantes, marca la profunda desconexión entre el país político y el país nacional. La serie de impedimentos que se tramitan cada que hay una discusión de temas económicos es un indicativo de que quienes resultan electos representan más a poderosos intereses económicos que a los ciudadanos de a pie.

Aunque para intentar lavar la suciedad de las prácticas políticas en Colombia se ha acuñado la frase “la política es dinámica”, lo cierto es que las volteretas y metamorfosis que se evidencian en sectores políticos como CAMBIO RADICAL y el PARTIDO DE LA U hablan más bien de la máxima degradación del ejercicio de la política. El escenario natural de la gran política en Colombia (el congreso) es  una fétida cloaca.

En Colombia, como bien lo señalaba Álvaro Gómez Hurtado, al referirse al régimen mafioso que nos gobierna, no hay partidos políticos cuya existencia se fundamente en la defensa de unas ideas de lo que debe ser la sociedad. El líder conservador en una entrevista decía:

“No hay adhesión a unas ideas, a unos programas. Ahora lo que hay es… la complicidad… se busca… es a ver a quienes hacemos cómplices para que nos ayude. Y entonces el país está gobernado por un régimen que lo que le interesan son las complicidades, entonces sobornan a los congresistas…
lo que interesa no es convencer a la gente como era lo que se hacía en tiempos de los partidos de opinión, sino contratar a la gente que es a base de complicidad…”

Solo en este contexto y en la lógica de partidos y políticos que extorsionan, para sacar ventajas en burocracia y contratos, es como puede entenderse el ‘concierto para pupitrear’ del PARTIDO DE LA U y de CAMBIO RADICAL, colectividades cuyos “líderes” e integrantes tienen precio, más no valor. Cómo las prostitutas ceden ante la mejor propuesta económica y algo muy grande debió ser ofrecido desde Palacio para hincarlos ante el gobierno.

No de otra manera se entiende que mientras en noviembre 7 de 2018 los medios dieran cuenta de que el “Partido de la U no apoyará ley de financiamiento del gobierno nacional”, tras su declaración de inconstitucionalidad (Sentencia C-514/19) y la presentación de ese mismo proyecto un año después para revivirlo, esa bancada decida apoyar lo que ya antes había rechazado.

Screenshot_20191217_063929

Tampoco es ni medianamente comprensible que apenas en agosto 23 de 2019 toda la gran prensa anuncie con bombos y platillos que GERMÁN VARGAS LLERAS “tumbaría la ley de financiamiento en la Corte” y que 4 meses después ordene a su bancada votarla y aprobarla.

Screenshot_20191217_070653

Cómo si fuesen criminales de cuello blanco actúan. Esperan y propician el debilitamiento del ejecutivo para volvérsele imprescindible y hacerlo entender que deben contar con ellos para tener capacidad de maniobra. Luego a la “colaboración” solo le colocan un precio y la transacción se cierra. Da asco un congreso y partidos de esta calaña con expertos en extorsionar al poder ejecutivo para traicionar al poder constituyente y/o elector.