DEA, Uribe, paramilitares, pastores y narcos mexicanos: Las revelaciones de Hacker Fiscalía

uribe1-

El ex agente del CTI de la Fiscalía, Richard Maok Riaño Botina, más conocido como Hacker Fiscalía (quién valientemente denunció la infiltración y los nexos entre paramilitarismo y política en Colombia) en una entrevista a través de su canal de Youtube, hizo revelaciones inéditas que vinculan al expresidente Álvaro Uribe Vélez y a otras personas con carteles mexicanos para la exportación de más de 10 mil kilos de cocaína entre 2006 y 2010.

En un relato de cerca de 45 minutos que coloca en entredicho a la Agencia Antidrogas norteamericana y a la política contra el narcotráfico del gobierno estadounidense, el Director Nacional de Seguridad de Air Cargo Lines, cuyo nombre se omitió por razones de seguridad, narró y develó los nombres de quiénes estarían involucrados en una conspiración internacional con fines de narcotráfico.

Las graves acusaciones vinculan a Raúl Jiménez Villamil (alias ‘Inge’), dueño de Air Cargo Lines y preso en España por el delito de narcotráfico, de haber conseguido a través de la mediación de dos pastores “cristianos” identificados como Enrique Gómez (alias ‘Llorón o pastorcillo’) y otro de apellido Portella o Portela (alias ‘Egue’), la participación del entonces presidente Uribe Vélez para exportar a través del Aeropuerto El Dorado varias toneladas de cocaína con destino probable a Estados Unidos.

En ese propósito, señala el entrevistado, se le habría entregado una valiosa esmeralda a Uribe y 1 millón de dólares con los que presuntamente se compró la complicidad del Mayor de la Policía Antinarcóticos Luis León (conocido en la estructura por el remoquete de ‘tigre’) a quien se le habría pagado un soborno de U$ 300 mil y 2 tiquetes aéreos a Panamá, así como de los funcionarios de Aerocivil Fernando Sanclemente (alias ‘velero 1’) y Andrés Forero (alias ‘velero 2’).

De acuerdo al relato, los cargamentos de cocaína de propiedad de Raúl ‘Chapo’ Guzmán y de su socio y miembro del cartel de Sinaloa, Ismael ‘Mayo’ Zambada y en cuyo proceso de cargue habría estado presente el hijo del primero de los mencionados, habría involucrado además de los pastores referenciados, los colombianos Holber Cañón, alias ‘DJ’; Marco Barrera, alias ‘El Embolador’ (con arraigo en Fontibón); y paramilitares entre los que se menciona a los rastrojos, al clan del golfo y a alias mono Vides o ‘Vida’, a quien se le habrían entregado 10 pistolas 5,7 (mata policías) traídas desde México.

Para el transporte de la cocaína, a la que se referían como “libros”, en cerca de seis (6) viajes, se habría utilizado un avión DC8 de la empresa Air Postal Cargo de México de propiedad de Jesús Villegas Codallos, en embarques que eran coordinados por un mexicano al que llamaban Higuita o Mechudo y proceso del que conocía, sin hacer nada al respecto, un agente de la DEA de nombre Emir Abreu (2006).

IMG-20200101-WA0021.jpg

La denuncia llama poderosamente la atención pues en plena campaña presidencial el líder opositor Gustavo Petro advirtió sobre la toma del territorio con fines de narcotráfico de los carteles mexicanos como factor que agudizaría la violencia, mientras que el periodista Gonzalo Guillén, (@Heliodoptero en tuiter) ya había denunciado mucho antes que la cuñada de Álvaro Uribe, Dolly Cifuentes Villa, alias “La Meno” (esposa del fallecido Jaime Alberto Uribe Vélez), así como la hija de esta y sobrina del expresidente, Ana María Uribe Cifuentes, habían sido solicitadas en extradición sindicadas de tráfico de cocaína y lavado de activos en sociedad con Joaquín Archivaldo Guzmán Loera.

Ya antes, Uribe Vélez ha estado cuestionado por hechos como por ejemplo el haberse encontrado un helicóptero de matrícula HK 2704 X y de propiedad de Aerofotos Amórtegui Ltda, de la cual Alberto Uribe Sierra fue socio hasta su muerte (junio 1983), en el complejo cocalero de Tranquilandia (marzo de 1984). También alias ‘Popeye’ involucró a Uribe como facilitador, en su condición de Director de la Aeronáutica Civil (Aerocivil) de la época, de la legalización de pistas y aeronaves utilizadas en el tráfico de narcóticos hacia Estados Unidos.

Además, el nombre del hoy senador por el Centro Democrático figura como número 82 en un listado que relaciona a colaboradores del narcotráfico, elaborado por Agencias de Inteligencia Norteamericanas en 1991 y que reposa y puede aún ser consultado en el National Security Archive (NSA) a través del enlace

https://nsarchive2.gwu.edu/NSAEBB/NSAEBB131/

IMG_20200101_222519

Ahora es turno tanto de la justicia nacional como internacional investigar y corroborar estás muy delicadas y graves denuncias de las cuales lo que más llama poderosamente la atención es la participación de “pastores” cristianos, aunque de alguna manera estás tienen en común con el ex presidente que este también funge como una especie de ‘pastor’ y ‘salvador’ para los miembros de su propia y particular secta política.

El listado de narcos puede descargarse en formato PDF desde el siguiente enlace:

Haz clic para acceder a dia910923.pdf

Arrancó la “estabilización” con 300 paras pasándole cuentas a Bojayá

masacre-bojaya-kRZD--620x349@abc.jpg

Cómo si lo vivido en mayo de 2002 cuando más de un centenar de sus habitantes murió refugiada en una iglesia tras la explosión de un cilindro bomba arrojado por las FARC, Bojayá (Chocó) ha vuelto a ser noticia, esta vez por la incursión al mediodía del 31 de diciembre de 300 paramilitares, sin que se perciba un accionar preventivo y no reactivo de las fuerzas militares.

Bien podría afirmarse que era previsible lo ocurrido bajo un gobierno en que los grupos paramilitares se han reactivado y se dan el lujo de movilizar grandes cantidades de efectivos sin que la fuerza pública, convenientemente y como en el pasado tenebroso de Colombia, se percate de su presencia. Del accionar del nuevo comandante del ejército, General, Enrique ‘Mago’ Zapateiro, habían dudas que han empezado a ser despejadas: Ya, los paras y no el ausente ejército comenzaron a “estabilizar las regiones de Colombia” a punta de terror y prometiendo plomo.

En este escenario, la escogencia de Bojayá no es gratuita. Es simbólica y aleccionadora. A sus habitantes se les cobra el SI al plebiscito por la Paz del 2 de octubre de 2016 donde de 2074 votantes un 95,8% (1987) se expresaron afirmativamente en las urnas y solo un 4,2% (87 personas) lo hicieron siguiendo los dictámenes y deseos del uribismo.

Pero no sólo eso. Están pasándole factura a sus habitantes por los resultados de las presidenciales en donde Petro se impuso en primera vuelta sobre Duque por 847 votos (50%) contra 242 (14,28%) y casi triplicó su votación para derrotarlo en segunda vuelta por 1494 votos (72,20%) contra 532 (25,71%).

Los datos de la incursión paramilitar atribuida a las Autodefensas Gaitanistas de Colombia AGC, dan cuenta de que arrancó por la zona de Pogue (Atrato medio) donde en sus dos mesas Petro arrasó con Duque en primera y segunda vuelta presidencial sacándole una ventaja bastante considerable y vergonzosa: 140 votos contra 1 en primera vuelta y 194 votos contra 0 en segunda vuelta.

Si algo ocurre en Bojayá la única responsabilidad recaerá sobre el gobierno y su ejército. Desde los documentos Santa Fe I y II (elaborados por la CIA como manual de actuación para América Latina y trabajado como doctrina de seguridad en la Escuela de las Américas) se conoce que el paramilitarismo es una forma paralela de actuación estatal que considera ‘enemigo interno’ a cualquier persona que se aparte de lo que quiere el establecimiento y/o ‘piense diferente’ y que para minimizar las consecuencias por condenas por violación de derechos humanos el Estado recurre a personal ajeno a la institucionalidad para hacerle el trabajo sucio.