¿Una invitación a abrir la UdelA o al enfrentamiento y la violencia entre estudiantes?

rector_ua

En lugar de liderar el proceso de modernización de la Universidad del Atlántico tal y como lo exigen los estudiantes y como recientemente lo concretó la Universidad de Nariño, el rector de la Universidad del Atlántico y militante del Centro Democrático, Jorge Luis Restrepo Pimients, salió peligrosa y desafiantemente a través de vídeos a convocar a normalización de actividades académicas, sin la superación de todas las causas que dieron lugar al paro universitario.

Su apuesta, lejos de unir a la comunidad universitaria polariza aún más el ambiente y se constituye en combustible que puede ser el detonante de enfrentamientos entre miembros de los distintos estamentos universitarios. Divide y reinarás pareciera ser la irresponsable consigna adoptada desde la dirección de la universidad y que puede desencadenar en nuevas e indeseadas espirales de violencia que se creían superadas al interior del alma mater.

Coincidencialmente con lo anterior, algunos docentes, estudiantes, medios y hasta grupos de choque a sueldo han reiniciado agresivamente un proceso de macartización y/o, en términos más claros, una campaña de señalización pública de los estudiantes no afines al establecimiento que podría significar un serio riesgo para su integridad física y la revalidación de la oscura etapa ya superada que concluyó con el asesinato de varios estudiantes y docentes a manos de paramilitares.

Quienes señalan cumplen el mismo rol que los marcadores en términos de lo que se conoce como fleteo o ruleteo. Son quienes trazan el camino del accionar paramilitar en una sociedad donde tal fenómeno ha tomado nuevos brios bajo el gobierno de Duque y donde el asesinato se ha vuelto pan de cada día. Los que alegremente instigan al enfrentamiento y juegan al señalamiento deberían medir las posibles consecuencias de sus acciones irresponsables.

La toma que de verdad le hace un serio daño a la universidad pública no es la de los estudiantes sino la de quienes la han coptado para poner su presupuesto y su estructura al servicio no de la sociedad y de las necesidades de educación de los sectores populares sino de mezquinos intereses de sectores políticos. Carlos Prasca representaba un sector que aún hoy controla la universidad. Pensar que la protesta se circunscribía a la salida de este lujurioso personaje es más que un error, una marcada ingenuidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s