Militares: Antes que voto estas son algunas de las reformas necesarias y urgentes

IMG_20200228_062520

El uribismo, en medio de su irreversible proceso de decadencia y de las inocultables cifras de reprobación de Iván Duque, ha echado mano, desesperadamente, de una propuesta chavista: posibilitar la participación política, entiéndase voto, a los militares. En otras palabras darles un carácter deliberante.

La medida es a todas luces oportunista y busca que sea bajo la promoción del discurso sobre la existencia de un enemigo interno en los cuarteles y desde el principio de obediencia garantizar que el uribismo no muera. Sin embargo, nada se dice de las verdaderas reformas que esperan los miembros del estamento militar.

Para mencionar sólo algunas de las reformas urgentes que nunca se han implementado por parte de sectores que han sido gobierno y han tenido un congreso a favor, más no voluntad para pensar en quienes les sirven, empecemos por hablar de un sistema de salud que colapsó, que solo es medianamente bueno para algunos miembros de la oficialidad, pero bastante deficiente para suboficiales, los soldados rasos y sus núcleos familiares.

militares-copia

También salarial y prestacionalmente ocurre algo similar. Quienes más arriesgan sus vidas por los colombianos son quienes menos devengan y a quienes menos garantías y derechos se les reconocen a nivel de legislación por los honorables “padres” de la patria.

Pero la desigualdad arranca desde el mismo proceso de incorporación. Hay que democratizar el ingreso y romper toda barrera que impida la profesionalización y la promoción. Quienes deben prestar servicios a la patria deben estar exentos de cualquier tipo de pago o gastos para su ingreso tanto en las fuerzas militares como en los cuerpos policiales.

Cualquier joven, indistintamente a su estrato u origen social, que tenga vocación militar debería poder ingresar sin que ello le ocasione costo alguno. Debería igualmente posibilitarse su promoción en términos de estudios y de ascenso dentro de la fuerza, de tal manera que quién ingrese en el nivel más bajo no tenga restricciones para acceder (ascender) a los diferentes rangos de la suboficialidad y la oficialidad y para que ocurra igual a los suboficiales a quienes (como en un sistemas de castas) se les impide institucionalmente acceder al selecto y exclusivo rango de quienes dan órdenes y toman decisiones operacionales.

b201905310701079

Ojalá los militares reflexionen y no se dejen instrumentalizar como pretenden quienes solo de discurso, pero no en las acciones concretas, dicen valorar la defensa que de los intereses que de los poderosos, y no verdaderamente de la nación, hacen quienes reciben órdenes y de verdad exponen a diario sus vidas. Que la inteligencia no sucumba ante la demagogia y el oportunismo.

FECODE: La enfermiza obsesión de Uribe

FB_IMG_1582634013807

Fecode se ha convertido para Uribe en una enfermiza obsesión que le quita el sueño. Él, una persona que no tolera que nadie se oponga a sus mesiánicos designios y que mucho menos acepta ser derrotado no ha podido olvidar ni perdonar el fracaso de su referendo de octubre 25 de 2003, en el que los educadores fueron factor decisivo para evitar la implementación de medidas tales como la congelación de los salarios de funcionarios públicos.

Es de tal magnitud el problema del expresidente que su disociación psicótica da incluso para a través de un trino exteriorizar una equivocada visualización de FECODE al que concibe, sin serlo, como un monopolio al que además adjetiviza o tilda de grave, contrariando el artículo 336 de la Constitución Política. Lo anterior es un indicativo de que algo no anda bien con la salud mental de Uribe.

 

La Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación FECODE, es una organización gremial de segundo grado y no un monopolio. Agrupa sindicalmente a los maestros del país que no son quienes ofertan el servicio público de educación. En Colombia es el Estado, y no exclusivamente, quién presta el servicio público de educación. También los particulares a través de instituciones que van desde el preescolar hasta la universidad ofrecen educación por lo que bajo ningún circunstancia cabe el concepto de monopolio al hablar de educación.

Monopolio si es el que siempre ha tenido en mente el expresidente con su idea de transferir del sector público al privado la responsabilidad de prestación del servicio educativo (privatización) por los temores que para sus propósitos y la minoría beneficiaria de los mismos significa la férrea oposición que se hace desde FECODE y que hasta ahora ha impedido que con la educación ocurriera lo que ya hicieron con el sector salud: pasar de un esquema de financiación de la oferta por uno de subsidio a la demanda.

 

A Uribe lo aterroriza FECODE de la misma forma como a las figuras medievales les aterrorizaba cualquiera que pudiera poner en entredicho sus doxas y sus dogmas. Frente a los “herejes” siempre el oscurantismo ha creído que la solución no es el argumento y la razón sino el exterminio físico a través de condenas a la hoguera.

Para Uribe, los docentes han sido, son y serán peligrosos. Representan a quienes en el mito platónico de la caverna, trascendieron desde la oscuridad a la luz y desde la ignorancia al conocimiento y, lejos de mezquindades y egoísmos, están siempre dispuestos a regresar para liberar a otros del mundo engañoso de las sombras y los ecos que se proyectan en el reino de las tinieblas

FB_IMG_1582644467362

¿Narcoestado? Hablemos de Ituango, La Macarena y Guasca

IMG_20200224_235652

Cualquier observador desprevenido no encontraría nada en común entre tres espacios geográficos de Colombia distantes entre si como Ituango (Antioquía), La Macarena (Meta) y Guasca (Cundinamarca). Sin embargo, los tres puntos tienen varios denominadores en común: Ausencia deliberada u orientada de la presencia del estado; inoperancia de la justicia, control impune del territorio por parte la mafia y extensión avanzada de las áreas donde reina la economía ilegal y los grupos al margen (o quizás bajo el amparo) de la ley.

Lo de Ituango pareciera una narración propia del realismo mágico de García Márquez. Historias de abusos del poderoso hacia el débil que se repiten sin que nadie intervenga para evitarlo. Amenazas, desplazamiento y muerte con propósitos de apoderamiento del territorio para colocarlo al servicio de una mafia que cada vez se devela más como el verdadero poder y gobierno en el país.

IMG_20200224_220830

No hay justicia para las 800 personas de más de 300 familias desplazados forzadamente de veredas cercanas al casco urbano de Ituango a manos presuntamente de estructuras armadas indestructibles y con la capacidad de renovarse y hacerse invisibles para las autoridades de la Séptima División del Ejército Nacional. Convenientemente entre las familias desplazadas se cuenta un número nada despreciable de desmovilizados de las FARC
del antiguo Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación ETCR “Roman Ruiz”.

la-macarena-incendio-1140x570

En la Macarena ocurre otro tanto. Cómo si se creyese que el país nacional es estúpido y no piensa, se atribuye un incendio cerca a Caño Cristales a disidencias de las FARC bajo la expectativa de que los ciudadanos creamos que la guerrilla va a prenderle fuego a los árboles que los protegen y les sirven de camuflaje natural para no ser detectados y sobrevivir a los bombardeos.

En el fondo lo que allí ocurre es parecido a lo del Amazonas. Por la vía del fuego se expande la frontera que permite la explotación de la tierra en actividades que pueden ir desde la ganadería extensiva hasta cultivos de palma africana o coca. Los favorecidos son de nuevo los intereses de poderosos en detrimento de los más débiles, llámese campesinos, colonos o comunidades con arraigo en el territorio.

IMG_20200224_235457

Ligada a la explotación del territorio con fines de narcotráfico, a solo 64 kilómetros del Aeropuerto El Dorado de Bogotá y obligados por la información y presión de una agencia norteamericana fue allanada la finca del embajador del uribismo ante Uruguay donde funcionaba un moderno laboratorio para el procesamiento de cocaína con fines de exportación.

Fernando Sanclemente Alzate, a más de ser uno de los propietarios de la finca cocainera localizada en el municipio de Guasca (Cundinamarca) fue mencionado bajo el alias de Velero 1 en las revelaciones que recientemente hizo públicas el exagente del CTI Richar Maok Riaño sobre la exportación de cocaína por el Aeropuerto El Dorado para el Cartel de Sinaloa y en la que habría estado involucrado el expresidente Álvaro Uribe Vélez cuando el hoy embajador dirigía la Aeronáutica Civil.

laboratori-de-cocaina-en-guasca-1

Cómo para borrar toda prueba, el laboratorio ubicado en zona rural de Guasca (vereda Mariano Ospina) fue quemado y a la fecha ni el presidente ni ninguna otra autoridad se han pronunciado sobre el caso, como si se deseara bajar el perfil de la situación y esperar que este nuevo episodio vergonzoso se olvide para conveniencia de los poderosos intereses y personajes que estarían detrás del rentable negocio.

Por lo pronto quedan varios interrogantes en el ambiente. ¿Cómo y de dónde salieron los precursores químicos utilizados en el laboratorio y restringidos por la Unidad Nacional de Estupefacientes? ¿Cómo y con complicidad de quién podían movilizarse por carreteras de Cundinamarca y Bogotá cerca de 2 toneladas mensuales de cocaína?

Maestros ahora corrigen y avergüenzan a Luis Carlos Vélez

IMG_20200223_105138

Carlos Antonio Vélez y su hijo Luis Carlos, están en el ojo del huracán. El primero por su incontinencia verbal y el reciente e infortunado pronunciamiento contra los maestros que le valiera la posterior y enérgica reacción de los educadores del Colectivo Magisterial ACCIÓN ÉTICA, quienes a través de una carta publicada en redes sociales y que rápidamente se viralizó, lo deslucieron dándole, sin proponérselo, algunas lecciones gratuitas de semántica. Hoy fue su hijo Luis Carlos quién fue ripostado en twitter por el mismo colectivo de educadores.

En un trino de apoyo a su padre frente a los anuncios de denuncia penal por parte del senador Gustavo Petro, Luis Carlos Vélez dijo: “Pues Gustavo nos vas a tener que demandar a todos los que creemos que eres tóxico para nuestro país #YoApoyoACarlosAntonioVelez”

Ante tal pronunciamiento los educadores de Acción Ética hicieron en un hilo con el hastag #EstudienYLean
varias correcciones al hoy director de la FM. En un trino inicial en el que lo tratan de joven le expresaron: “Eres digno hijo de tu papá y sigues su ejemplo hasta en su deficiente semántica. Tu progenitor (@velezfutbol) no utilizó el vocablo “tóxico”, utilizó “asesino” y estas palabras, por si no lo sabías o no tenías noción de ello, no son SINÓNIMOS”.

Posteriormente le recalcaron; “Además de tus deficiencias semánticas estás demostrando problemas de comprensión lectora e ignorancia jurídica. Demanda y denuncia tampoco son sinónimos. La demanda opera en jurisdicciones como la civil. En materia penal el término es denuncia #EstudienYLean”

Seguidamente a través del twitter de Acción Ética expresaron: “Los periodistas deben leer mucho porque son orientadores de la ciudadanía. No se puede ni se debe orientar desde el error y menos difundirlo. Antes de mover el dedo o la lengua el cerebro debe orientar la acción #EstudienYLean”

Finalmente los docentes le recordaron a Luis Carlos Vélez que en su trino de respaldo a su padre “…omitió la utilización de una coma (,)” después de dirigirse al dirigente de la Colombia Humana por su nombre.

Docentes responden a Carlos Antonio Vélez y dejan en evidencia su ignorancia

carlos-antonio-velez1-420x278

A través de una carta abierta que empezó a circular en redes sociales, un grupo de docentes integrantes del Colectivo Magisterial ACCIÓN ÉTICA DOCENTE, respondieron a las infundadas críticas que en el programa Palabras Mayores de Antena 2 de RCN hiciera su director Carlos Antonio Vélez.

Transcribimos literalmente el texto de la carta en el que los docentes solicitan rectificación y exigen respeto:

A

Señor
Carlos Antonio Vélez Naranjo
Palabras Mayores
Antena 2 de RCN

En nombre del colectivo magisterial ACIÓN ÉTICA DOCENTE nos permitimos con propósitos aclaratorios, instructivos y de rectificación, dar respuesta a su irresponsable diatriba editorial contra los maestros y maestras del país emitida a través de su programa PALABRAS MAYORES que se transmite por la emisora ANTENA 2 de RCN.

En desarrollo de lo anterior,  permítanos metodológicamente empezar por la última y más grave de sus infundadas y cobardes acusaciones. Sostiene Ud., hilando demasiado fino, sin que exista medio probatorio alguno y, por tanto, con un alto grado de temeridad, que los maestros y maestras del país paramos bajo la “égida” de quién denomina “señor de las bolsas”, calificativo este último  utilizado para de manera soterrada y con ausencia absoluta de valor civil referirse al senador GUSTAVO PETRO URREGO.

Con vergüenza debemos decirle que de salida yerra en la supina utilización de la palabra “égida”, porque del contexto en el que utilizó tal vocablo, se concluye que le otorga una desacertada significación y/o connotación de “dirección”, de la cual carece el término. Para su ilustración, en la mitología griega, la égida era uno de los elementos de la armadura de Zeus y de Atenea, de dónde deriva qué tal palabra, en la acepción que le otorga la RAE, signifique protección y defensa.

Dicho lo anterior, es inobjetable que los maestros y maestras del país, los líderes sociales y en general toda la ciudadanía debería entonces, por mandato constitucional, estar bajo la égida, entiéndase, “protección y defensa”, del señor presidente de la República, Dr. IVÁN DUQUE MÁRQUEZ, quien ostenta además las condiciones de jefe de gobierno, jefe de estado y comandante supremo de las fuerzas militares y de policía.

Luego, es a quien detenta el gobierno desde el ejercicio de la presidencia, y no a un Senador de la República, a quien corresponde garantizar la vida, honra y bienes de todos los ciudadanos, sin exclusión de los maestros o de cualquier otro ciudadano. Además, salvo que Ud. disponga de las pruebas de rigor es atrevido insinuar, como lo hizo malintencionadamente, que a los maestros nos “gusta seguir asesinos”.

carlos-antonio-velez-420x278

Desconocemos si Ud. posee pruebas de la participación intelectual o material del senador Petro en la toma, quema y asesinato de magistrados del Palacio de Justicia. Si así es, nos permitimos conminarlo y recordarle, que es su obligación como ciudadano hacer las respectivas denuncias y aportar las pruebas so pena de incurrir en el punible de omisión de denuncia. En este punto creemos que resulta pertinente recordarle el lema de quienes creyeron formarlo bien: “buenos cristianos y buenos ciudadanos haciendo realidad, el sueño de San Marcelino Champagnat”.

Efectuadas las anteriores aclaraciones, pero también relacionado con parte de lo ya acotado, resulta necesario expresarle que los maestros no paran ni han parado en esta ocasión porque no queramos trabajar sino por la omisión del ejecutivo del que Ud. hace constante apología en garantizar la integridad física y vida de los maestros y maestras de Colombia.

Debe Ud. saber que el 20 y el 21 de febrero no habían programados ni paros ni movilizaciones. Entiendo, que ellas fueron el resultado del atentado a bala perpetrado contra el ex presidente de FECODE, CARLOS ENRIQUE RIVAS SEGURA, y de las constantes amenazas contra sus vidas y desplazamiento a los que están siendo sometidos cientos de docentes de base en el país a partir del resurgir inusitado de grupos paramilitares que operan impunemente a lo largo y ancho de la geografía nacional con la complicidad, además, de medios como el suyo, que en lugar de comunicar y publicar la grave situación, prefieren re-victimizar a los docentes y estigmatizarlos legitimando desde el discurso y las perversas matrices de opinión el accionar de los sicarios materiales.

Si se tomara el trabajo de hacer un juicioso trabajo de investigación en lugar de especular y pontificar visceral y dogmáticamente desde sus inocultable odios, frustraciones resentimientos y prejuicios  podría constatar con la OIT y otras organizaciones de Naciones Unidas que Colombia ostenta el deshonroso primer puesto en el mundo en materia de amenazas, desplazamiento y asesinatos de maestros y maestras y, además, constatar las condiciones infrahumanas en que muchos de los niños y niñas por los que dice abogar reciben sus clases frente a la indiferencia de la clase gobernante que dirige uno de los países más desiguales del mundo y el primero en materia de corrupción. Sin embargo, Ud. frente al poder se doblega y calla.

carlos-antonio-velez-482x320

Aun cuando uno pensaría que entre seres pensantes se torna innecesario referirse a lo obvio, por respeto más que con Ud., con sus oyentes y con quienes hayan podido asumir como verdad su argumentación falaz, vamos a responder sus preguntas elaboradas desde lo absurdo de su poco juicioso raciocinio.

Las marchas y los paros no se hacen en días festivos o de vacaciones porque tienen un propósito: Llamar la atención de la sociedad y de quienes tienen el deber de garantizar que el Estado funcione bien, los que pese a su obligación constitucional y legal pretermiten sus responsabilidades en el ejercicio del poder. Las marchas y los paros no son fines en sí. Son medios para tratar de concitar la atención de las autoridades y de los gobernantes en asuntos que nos competen a todos los ciudadanos.  Son también formas de educar en la participación y la solidaridad y en la superación de la insensibilidad y la indolencia ante problemas que le incumben al conjunto de la sociedad.

Adicionalmente, las marchas y los paros no son causa de los problemas del país, son una forma de expresión o manifestación de rechazo a estos. Créanos que si el Estado y sus agentes cumplieran a cabalidad con su propósito misional los paros y las marchas serían innecesarios.

Los paros y las marchas existen, además, porque contrario a mentalidades totalitarias que pretenden suprimir las diferencias sobre la base del uso de razón de la fuerza y no de la fuerza de la razón, en toda democracia están garantizados en la práctica derechos inalienables de las personas como los de pensar, expresarse, asociarse, reunirse, y manifestarse que garantizan y protegen contra la homogenización o uniformación del pensamiento posibilitando la tramitación civilizada de las diferencias y los conflictos.

Pero también es necesario refutar sus simplistas conclusiones con respecto a la calidad de la educación colombiana. No estamos mal evaluados en el concierto internacional porque nuestros niños y niñas reciban menos horas de clase por culpa de sus maestros y maestras. De hecho y salvo el caso excepcional de China, que ostenta el honor de ser el país mejor evaluado de Asia y el mundo, países como Singapur (2) y Japón no desarrollan más de 742 horas clase por año, cifra no muy lejana a la de Finlandia (6) que figura como mejor país europeo (608 horas por año) y a las de Canadá, como mejor país americano (797 horas por año),  todas las cuales y salvo Chile están, comparativamente, muy por debajo de las 1000 horas/año de Colombia.

Si de buscar responsables de la baja calidad de la educación en Colombia se trata hay que apuntar en dirección diferente a la de los maestros, quienes no son precisamente quienes tramitan las leyes o los ordenadores del gasto público. Los países que a nivel mundial  lideran el tema de calidad educativa, a diferencia de Colombia, han apuntado a la apropiación presupuestal de mayores valores porcentuales de su PIB; han invertido en construcción de infraestructura de calidad y han colocado la formación de sus docentes como eje prioritario dentro de su preocupación y de su política pública.

El propio ANDREAS SCHLEICHER de la OCDE ha señalado en este último sentido que “Ningún sistema de educación puede ser mejor que la calidad de sus profesores”. En ese sentido, todo estado que pretenda de verdad apuntar y apostar a una educación de calidad, debe garantizar la profesionalización del recurso docente tanto en materia de formación como de salarios en un país donde los carceleros ganan más que los maestros recién ingresados al sistema.

Si con alguien tiene entonces Ud. que sentirse “berraco” es con un sistema ineficiente que propicia desde la implementación de su modelo económico situaciones tales como que los niños y niñas de nuestro país, en sus cinco primeros años de vida, no dispongan de condiciones sanitarias y de alimentación óptimas, lo que marca y  conspira de manera irreversible contra su desarrollo cognitivo, o que, por ejemplo, a través de inequitativas reformas tributarias se grave con impuestos computadores e incluso libros en uno de los países en el mundo con más bajos niveles de lectura por año.

Si de verdad nos preocupa la educación deberíamos propugnar por un modelo educativo sin exclusiones como el Finlandés, donde el estado propicia igualdad de oportunidades de acceso a la educación a todos los niños y niñas sin distintos de ninguna índole y dónde se posibilita que a una misma escuela accedan el hijo del presidente del país y/o del gerente de un banco o una corporación, con el de una persona que se dedica a otro tipo de actividades económicas como el reciclaje.

Déjenos decirle, además, que falta Ud. a la verdad al decir que “hay mucho profesor con 2 pensiones y hasta con 3”. Lo primero si se da pero no de manera generalizada (como no lo aclara) sino rara y excepcionalmente por estrictas razones de justicia, dentro de la legalidad que jurídicamente le han concedido a los maestros nacionalizados nombrados antes del 31 de diciembre de 1980 (hace más de 40 años) normas como el artículo 15 (ordinal 2) de la ley 91 de 1989 y sentencias de unificación como la proferida por la Sección Segunda de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Consejo de Estado con fecha 21 de Junio de 2018 (Consejero Ponente Carmelo Perdomo Cuéter).

Finalmente valga aclarar que no es cierto que los maestros tengan “un montón de garantías”, respaldando tal afirmación subjetiva y a priori, en que “no trabajan festivos, no trabajan domingos” y que “tienen dos recesos…” mostrándolos diferenciadas de “las vacaciones de final… (y) de mitad de año…” perfectamente necesarias y justificables dentro de uno de los sistemas educativos que más trabaja por año y en una profesión de altísimo desgaste sicológico y con mayor incidencia de problemas mentales”.

Aun cuando Ud. con ánimo de desprestigiarnos plantea nuestro ejercicio profesional como fácil, lo cierto es que en los periodos que desde su ignorancia Ud. considera como de ocio, los maestros planean, elaboran material que el Estado no provee, revisan y preparan exámenes y un largo etcétera. Imaginamos que Ud. desde su experiencia de no preparar sus programas y especular al aire sin conocimiento de fondo de los temas que trata nos juzga. Sabiamente los abuelos acuñaron el refrán de que “el ladrón juzga por su condición”, en aquello mismo que los psicólogos denominan técnicamente mecanismo de proyección y consistente en atribuir a otro nuestras propias carencias y defectos.

Los maestros y estudiantes no tienen excesivos periodos de vacaciones. Por el contrario son víctimas constantes de lo que se ha denominado síndrome Burnout o de desgaste profesional. Esto lo han entendido países del llamado primer mundo como Alemania que, por ejemplo, distribuyen los días festivos en seis periodos y reconocen vacaciones de otoño, de navidad, de invierno, de pascua, de pentecostés y de verano. En el Reino Unido por un número determinado de semanas de clases hay un periodo de receso escolar, mientras que en Finlandia las clases son de 45 minutos garantizándose que entre clase y clase haya un receso (recreo) de 15 minutos.

Así las cosas, queremos hacerle un llamado a la responsabilidad y de ejercicio de la ética en una actividad profesional que de acuerdo al artículo 20 de la Constitución se ejerce libremente pero que tiene un componente ineludible de responsabilidad social frente a cuya infracción cabe en consecuencia la posibilidad para los ciudadanos de ejercer el derecho de rectificación, mismo que a través de este escrito invocamos frente a lo dicho después del minuto 11 de su alocución del pasado jueves 20 de febrero de 2020.

ACCIÓN ÉTICA DOCENTE

Algunas verdades sobre el detractor Carlos Antonio Vélez

carlos-antonio-velez

Carlos Antonio Vélez es un personaje deleznable y tóxico, que enquistado en los medios de comunicación está dispuesto siempre a tratar de imponer sus dogmas y, al mejor estilo de la edad media, encender hogueras para asesinar moralmente a todo aquel que no encuadre o coincida con su pensamiento reaccionario y retrógrado.

En el pasado sus víctimas han sido equipos, jugadores, técnicos, dirigentes y miembros de la prensa deportiva que no comulgan con su particular manera de ver el mundo, lo que lo ha convertido, sin lugar a dudas, en uno de los personajes más rechazados del país y, además, lo que se ha acrecentado por ser uno de los promotores y defensores del secuestro que WIN Sports ha hecho de la señal del fútbol profesional colombiano, convertido en una más de las tantas mercancías inaccesibles del modelo neoliberal que Vélez defiende.

Hoy, por encargo o por congraciarse con sus amos, las nuevas víctimas contra las que arremete son los maestros y maestras del país a quienes en su última predica incendiaria, desde el púlpito de Antena 2 de RCN, atacó exponiendo todos sus perjuicios y su marcada ignorancia, misma que heredó su hijo, Luis Carlos Vélez, quien también funge como periodista, pero que al igual que su padre no es más que una caja de resonancia o un parlante al servicio de la extrema derecha del país.

Vélez, un fracasado abogado, que desde sus limitaciones para el litigio encontró un refugio en los medios, donde ha adquirido alguna relevancia, tampoco ha logrado amoldarse a su rol de comunicador, desde donde destila en cada palabra veneno como producto de su frustración personal y de un serio transtorno de identidad profesional que lo hace añorar ser técnico de fútbol, meta que ya seguramente tampoco alcanzará pero que lo impele a exigirle a sus colaboradores que lo llamen “profesor”.

Lo que ha hecho Vélez con los docentes es tratar mordázmente de destruirlos presentándolos como profesionales inconsecuentes y como causantes de la crisis de calidad de la educación pública en Colombia que tiene como único responsables a los dirigentes políticos a los que constantemente adula, venera y exalta.

Escuchar a Vélez en Antena 2 o en Winsports entrega muchísimas claves sobre la férrea campaña de oposición a un canal premium (pago) de televisión. Sencillamente nadie está dispuesto a pagar para escuchar tantas sandeces e impertinencia juntas. Vélez es sin duda uno de los mejores motivo para boicotear el fútbol prepago en Colombia.

Un verdugo es Ministro de Hacienda y tiene más poder que el “presidente”

589566_1

En cualquier democracia medianamente seria, el mando lo ejerce el Presidente de la República. Colombia es la excepción a esta regla pues por encima de Iván Duque, quién funge desde lo formal como presidente, hay personajes con mayor poder en el país, como su mentor político, y la ficha que este último colocó dentro del gabinete, que aún cuando en organigrama aparece subordinado a la figura presidencial, tiene mayor autoridad real que el “Jefe de Estado”, quién es simplemente una especie de tercero útil.

El segundo al mando, después de Álvaro Uribe Vélez, no es Iván Duque Márquez, como equivocadamente se ha pensado hasta el momento, sino el ministro de hacienda con funciones presidenciales, Alberto Carrasquilla Barrera, quién entre 2003 y 2007 ocupó este cargo, esa vez si, bajo el mando del presidente de la época y hoy presidente en la sombra y/o en cuerpo ajeno. Tan cierta es la situación que Carrasquilla sin ningún respeto y pudor se atreve a controvertir en público y en medios las opiniones de Duque sobre el futuro de las cajas de compensación, para citar un solo ejemplo.

Pero aparte de ser el cerebro del detrimento patrimonial a muchos municipios pobres a través de los tristemente célebres Bonos de Agua, Carrasquilla es el cerebro detrás de muchas de las medidas económicas favorecedoras de los intereses económicos de los poderosos y altamente lesivas para los bolsillos de las clases populares en nuestro país. Es el autor de la mal llamada Ley de Financiamiento (Ley 1943 de diciembre 28 de 2019) declarada inexequible por la Corte Constitucional a través de la Sentencia C-481 octubre 16 de 2019 y también de la Ley que la sustituyó, mal denominada de “crecimiento económico” (Ley 2010 de Diciembre 27 de 2019) que libera del pago de impuestos a los más ricos trasladando la carga a los más pobres.

Carrasquilla además y como lo haría un auténtico Ministro Ejecutor (Verdugo) durante la época de la colonia, actúa despiadadamente. No conforme con sobrecargar de impuestos a los colombianos con menor poder adquisitivo, aún se atreve a emitir declaraciones donde afirma que Colombia es un país “que tiene una estructura tributaria de un país muy pobre”, como preparando desde ya el terreno para nuevas medidas impositivas cuyo propósito sea extraer hasta la última gota de sudor y sangre a quienes no le merecen la más mínima consideración: las mayorías pobres del país.

IMG_20200215_162144

El verdadero segundo al mando en el reino de perversión del uribismo da muestras además de un gran cinismo y desvergüenza pues mientras ya arranca una nueva cruzada para justificar nuevos y mayores impuestos, se ha filtrado una copia de su declaración de renta donde se evidencia que no da ejemplo y no contribuye con impuestos al erario pues paga 0 pesos por concepto de renta demostrando que en ellos si está respondida la pregunta de Darío Echandía de ¿El poder para qué?

Quienes hoy detentan el poder en Colombia si tienen claro que el poder se ejerce para enriquecerse y aplicar una ley que aunque no económica si tiene aplicación en la economía: La “ley del embudo” que le da título a el vallenato preferido del fundador del M-19, el samario Jaime Bateman Cayon, y que en uno de sus estribillos sintetiza la histórica lógica de quienes nos han gobernado: “Lo ancho pa ellos (prosperidad) lo angosto pa uno (pobreza)”.

A propósito de Bateman y de lo del ministro Carrasquilla cobra relevancia histórica lo que sobre el tema dijera el llamado “flaco” Bateman en entrevista a Juan Guillermo Restrepo y que demuestra la poca o ninguna voluntad de cambio y de justicia social demostrada en más de 4 décadas de la élite exclusiva y excluyente que se tomó para si el poder en Colombia en perjuicio de las empobrecidas mayorías nacionales.

Claudia López y vicepresidente coinciden en visión neoliberal de educación

542507_1

Gritar desaforadamente e insultar de vez en cuando a Uribe no hace de Claudia López una política alternativa. De hecho su discurso en materia económica es neoliberal y por tanto coincidente con el del uribismo y con el de otras figuras representativas de tal vertiente de pensamiento como el excandidato presidencial Sergio Fajardo.

En las últimas horas las coincidencias neoliberales en lo referente al tema de educación quedaron en evidencia con un pronunciamiento de la vicepresidente Marta Lucía Ramírez en Medellín, en la que esta última señaló que había muchas sicólogas y sociólogas recomendando estudiar otras carreras que si sirvan para el empleo en función de lo cual habló de un fondo de promoción de este tipo de educación (funcional para los empleadores).

Screenshot_20200214_210501

Inmediatamente salió a relucir un similar pronunciamiento de Claudia López en plena campaña para la alcaldía de Bogotá y a través de un trino que aunque luego borró y atribuyó a un miembro de su campaña, deja entrever la afinidad entre la vicepresidente y la alcaldesa en lo que respecta al deber ser de la educación, al que conciben solo útil en la medida en que responda a las expectativas y necesidades del mercado (empresariado).

WhatsApp-Image-2019-08-13-at-19.25.33-e1565749853848En el trino Claudia señaló, igual a como lo hace hoy la vicepresidente, anunció una agencia de educación superior y unos recursos para la gratuidad pero en carreras que “demande el mercado laboral”, señalando a renglón seguido: “no se trata de educarnos por educarnos, es recibir la formación necesaria para ocupar la demanda de las empresas”.

Los acercamientos entre uribistas y López también quedaron evidenciados recientemente frente al manejo otorgado a las protestas estudiantiles en enero de 2020 cuando la congresista María del Rosario Guerra le recriminó a la alcaldesa por frenar la actuación del ESMAD a lo que la alcaldesa respondió usando a este cuerpo policial, lo que inusitada y extrañamente fue aplaudido y reconocido por María Fernanda Cabal y el propio Álvaro Uribe Vélez a quien incluso la alcaldesa le retiró una denuncia penal en un hecho que muchos no entendieron.

La posición de la vicepresidente fue cuestionada por periodista como Félix de Bedout quién a través de su cuenta de twitter criticó el planteamiento de Ramírez

Atentado a Carlos Rivas: ¿Quienes quieren matar a los educadores?

IMG_20200209_085557

El atentado e intento de asesinato del dirigente magisterial, Carlos Enrique Rivas Segura, es un hecho repudiable de intolerancia que debe concitar solidaridad y el más contundente y enérgico rechazo tanto de la comunidad nacional como internacional, a quienes hay que contextualizar sobre qué o quiénes se mueven detrás de las amenazas y ahora el atentado criminal contra el expresidente y hoy miembro del ejecutivo de FECODE.

En la Colombia de Duque todos los días se pasa del dicho al hecho. Desde el Centro Democrático y desde la propia persona de su máximo líder y dirigente, el hoy senador Álvaro Uribe Vélez, siempre ha existido un manifiesto odio hacia los educadores, hacia las organizaciones sindicales que los representan y hacia los dirigentes de las mismas. Desde ese sector político siempre ha habido una permanente e inocultable campaña de estigmatización y odio hacia las maestras y maestros que se remonta a su primer periodo de gobierno.

Uribe, hombre de rencores extremos, jamás ha logrado superar y perdonar la derrota al referendo constitucional de 15 puntos que recién posesionado pretendió imponer y que no alcanzó el respaldo suficiente en las urnas el 25 de octubre de 2003, entre otras razones, por la férrea oposición de los servidores públicos y de los docentes. Tampoco perdona la permanente y decidida oposición a su idea de privatización del servicio público educativo. A los maestros el expresidente los visiona con el mismo encono y rencor que a la guerrilla y no desperdicia oportunidad para mostrarlos, irresponsablemente, ante sus extremistas partidarios como caras de una misma moneda.

Desde sus dos gobiernos asumió como una cuestión personal, casi obsesiva y enfermiza, el tratar de hacer el mayor daño posible al magisterio organizado y a fe que lo hizo a través de la expedición de normas que arrancaron derechos y vulneraron intereses que los docentes habían alcanzado mediante la movilización y la lucha.

Alcanzada nuevamente la presidencia, en cabeza de Iván Duque, los ataques, la intolerancia y la intemperancia verbal han resurgido con igual o mayor fuerza a la de los grupos paramilitares que de nuevo se campean a lo largo y ancho del territorio nacional, alentados por el encubrimiento y discurso afín de quienes hoy fungen como autoridades, para sembrar terror y muerte a través del asesinato sistemático de líderes sociales. Y como en la época que va del 2002 al 2008 de nuevo los sicarios morales anteceden y alientan a los materiales.

¿Quién manda en Colombia? y/o ¿”Dónde está el piloto” de este país de mentira?

Screenshot_20200206_233700

La Colombia de Duque es una especie de país descuadernado o estado fallido en donde no se sabe realmente quién manda a quien. A veces diera la impresión, por ejemplo, de que el Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, tiene mayor mando y poder de decisión que el propio presidente de la República, o que los ministros de despacho responden más a las órdenes de un expresidente que a las del mandatario en ejercicio.

Como si todo lo anterior no fuera suficiente, el comandante en jefe del ejército nacional, General Eduardo Enrique “mago” Zapateiro, pasando por encima del ministro de defensa y del comandante en jefe de las fuerzas militares decidió tórpemente comprometer la institucionalidad y al país saliendo a dar declaraciones y a expresar condolencias por la muerte de Jhon Jairo Velásquez, alias Popeye, quien fuera uno de los sanguinarios lugartenientes de Pablo Escobar Gaviria.

El escandaloso pronunciamiento inconsulto, suscitado por la mezcla de la falta de tacto y torpeza del general y comandante del ejército demuestra que en el actual gobierno cada quien actúa como una peligrosa rueda suelta y sin coordinación alguna y que se actúa sin medir las consecuencias o efectos de acciones con un alto contenido de torpeza.

El que desde una de las instituciones llamadas a garantizar la vida de los ciudadanos no se haya hecho nunca un pronunciamiento de condena a las muertes o de condolencias a los familiares de los centenares de líderes sociales asesinados, pero que si se haga frente a la muerte de un jefe de sicarios de uno de los más violentos y sanguinarios carteles de la droga es más que diciente, es espeluznante.

En cualquier país medianamente civilizado la declaración de Zapateiro debería generar un escándalo mediático y la inmediata destitución del general con simpatías hacia narcos y asesinos. En Colombia no pasará nada. Nadie asumirá responsabilidad y consecuencias políticas y los medios nacionales, más no los internacionales minimizarán el hecho. Solo el ex general de la Policía, Rosso José Serrano, mostró algo de vergüenza ajena frente a la salida en falso del “mago” Zapateiro.