Marta Lucía Ramírez: razones para solidarizarse con su tragedia familiar

marta-lucia-ramirez-vicepresidenta-cortesia

Bernardo Ramírez Blanco, es el nombre del joven emprendedor o empresario, hermano de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, que tras calcular las utilidades que generaría la alta demanda de un producto con poca o limitada oferta en el mercado norteamericano y visionando, además, las ventajas comparativas entre vender productos de primera necesidad para la sociedad norteamericana (importándolos desde territorios lejanos como Afganistán o proveyéndolo desde el Caribe), decidió exportar heroína, muy seguramente con el propósito altruista y bien intencionado de abrir un nuevo rentable mercado y generarle divisas a su país.

Lamentablemente, para este casi adolescente de tan solo 36 años, sus pinitos empresariales salieron mal y el negocio fue frustrado por las indolentes autoridades norteamericanas que terminaron deteniéndole e imputándole cargos por conspiración para introducir narcóticos a territorio estadounidense.

Como era “natural que sucediera” la familia, en este caso, Marta Lucía y su esposo Álvaro Rincón, sorprendidos de que el “muchacho” se hubiese apartado de los férreos principios conservadores y católicos que se le habían inculcado en casa de sus padres, acudieron en su ayuda y pagaron una modesta fianza de U$ 150 mil dólares que al cambio de hoy significarían casi U$ 800 mil dólares o más y cuya procedencia y licitud muy seguramente pueden demostrarse con las declaraciones de renta de aquellas épocas boyantes que distan tanto de las difíciles y actuales circunstancias del país postsantista donde ya la vice declara renta en ceros (0).

A la persona, Marta Lucía, no a la vicepresidenta, no puede por tanto, reprochársele absolutamente nada salvo haber actuado como una especie de hada madrina o heroína para su hermano, al cual muy seguramente le hizo pagar la deuda, trabajando honestamente para que a futuro ninguno pudiera sindicarlo como vago o atenido. A nadie debe caberle duda, además, que en el proceso de resocialización de Berni (como seguramente le dicen por cariño) participaron trabajadoras sociales y sicólogas que para el momento no sobraban tanto como ahora.

Que a nadie le quepa un resquicio de duda siquiera que Marta Lucía Ramírez es una mujer cuyas posiciones contra el flagelo del narcotráfico han sido verticales desde entonces. No hay que olvidar que el 30 de mayo de 2019 habló fuerte y claro contra Santrich diciendo en twitter: “Es inaceptable que el narcotráfico se nos vaya a sentar en el Congreso…. trabajemos juntos para cerrarle espacios al narcotráfico en nuestro país”. El narcotráfico podrá instalarse hasta en los hogares más notables, pero jamás en el país.

No en vano Claudia López salió en su defensa. La vicepresidenta siempre ha sido consistente y vehemente en el discurso y nunca ha ocultado nada. La responsabilidad que se le endilga por los resultados de la operación Orión en términos de muertos y desaparecidos son seguramente injuriosas como las de las supuestas reuniones con Mancuso en el Club El Nogal.

¿Cómo pensar siquiera en algún tipo de contubernio con el narcotráfico en la mujer que rechazó desde un principio la intromisión de dineros del narcotraficante “Ñeñe” Hernández en la campaña que la eligió, o que con gran valor civil condenó públicamente lo de la narco-finca del embajador Sanclemente? ¿Cómo concebir o sospechar de la pulcritud de la mujer que ya esclareció ante los estrados judiciales que nada tuvieron que ver ella y su esposo en sociedades constituidas en 2007 con el narcotraficante y paramilitar alias “Memo Fantasma”, como lo denunció con pruebas Jeremy McDermott en el informe de InSight Crime?

marta_lucia_ramirez_-_colprensa_0

“Tragedia familiar” es un eufemismo tan útil como “dados de baja” para esconder o maquillar, en el primero de los eventos, un caso de narcotráfico y en el segundo un asesinato por parte de agentes del estado que, transitoriamente, olvidaron que la Constitución instituye salvaguardar la vida como valor y obligación suprema. Nadie debería sacar partido de la revelación de la “tragedia familiar” de la vice.

3 comentarios en “Marta Lucía Ramírez: razones para solidarizarse con su tragedia familiar

  1. Jose E

    No tenemos dudas de sus amigotes y nexos para esta epoca,en,q los Narcos se ensoñearon a sus anchas y la Impunidad hacia carrera .la Operacion Orion,otra de sus obras.seguramente Gineth Bedoya,periodista autorizada para,contar estos hechos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s