Salarios por horas: Colombia no es USA

En el único propósito de quitarle cargas y aumentarles utilidades y/o ganancias a los empresarios el uribismo, una vez más y como siempre lo ha hecho, ha expedido una norma laboral que perjudica sensiblemente el bolsillo de los colombianos. El perjuicio se ocasiona tanto a los más pobres como a los que lograron acceder a un título profesional. Ello se infiere de lo declarado por la en ese entonces Ministra de Trabajo, Alicia Arango,  a comienzos de marzo de este año cuando dijo: “A un ingeniero de sistemas tu no lo necesitas todo el día en tu oficina, sino dos horas”.

Esta nueva modalidad de contratación es el trabajo por días y por horas que posibilita el Decreto 1174 de mayo 27 de 2020.  Sobre tal norma el uribismo, en su eterno propósito de engañar bobos, ya ha salido como en el pasado a decir que esta reforma no representa riesgo alguno para los derechos e intereses de los trabajadores (1); que si promoverá la creación de muchos nuevos puestos de trabajo (2); que dará más tiempo a los trabajadores para disfrutar con sus familias (3) y que las bondades del sistema de contratación pueden verse en Estados Unidos dónde ese mismo modelo es funcional (4).

No obstante, en este último caso, intencionadamente, olvidan contarle a los trabajadores colombianos las diferencias entre el valor de la hora de trabajo en uno y otro país. Mientras en Colombia una hora de trabajo está cotizada en $ 3.540 pesos (U$ 0,97 centavos de dólar), En Estados Unidos, por disposición federal (aunque la mayoría de estados pagan muy por encima) el valor mínimo de la hora de trabajo es de U$ 7,25 dólares (7, 4 veces más de lo que se paga en Colombia), o sea unos 26.339 pesos colombianos. Ello significa, que mientras un colombiano gana $28.320 pesos en las 8 horas de un día, un trabajador en Norteamérica devenga el equivalente a $ 26.339 pesos colombianos en tan solo sesenta (60) minutos.

No cuentan además, que en Colombia, esta modalidad de trabajo implica no percibir prestaciones sociales y correr, entre otros factores, con los gastos que ya no cancelarían los grandes empleadores, esto es los que aún no han quebrado, tales como transporte y cotizaciones al sistema de salud (EPS) y riesgos profesionales (ARL). Todo ello, sin mencionar las pérdidas que en dinero tendría el trabajador y que pasamos a ejemplificar.

En septiembre, que es un mes sin ningún festivo en Colombia, un trabajador laborando de lunes a sábado (6 días), esto es, durante 26 días al mes (pues no se pagarían los domingos) y contando, además, con la “suerte” de ser contratado por la totalidad de horas (8) -que no es precisamente lo que persigue la norma- se le reconocerían 208 (y no 248) horas de trabajo, lo que equivaldría a un pago de $ 736.320 pesos (U$ 201), cifra que implicaría una pérdida respecto al mínimo actual de $ 141.620 pesos. A valores de Estados Unidos (U$ 7,25 hora) ese trabajador ganaría U$ 1.508 dólares ($5.478.564 pesos colombianos).

Siguiendo con el mismo mes y ejemplo, un trabajador laborando de lunes a viernes (5 días), esto es, durante 22 días al mes (pues no se pagarían sábados y domingos) y contando, además, con la suerte de ser ‘enganchado’ por la totalidad de horas del día (8) -que no es lo que pretende la norma- se le reconocerían 176 (y no 248) horas, lo que equivaldría a un pago de $ 623.040 pesos (U$ 170), cifra que implicaría una pérdida respecto al mínimo actual de $ 254.880 pesos menos. A valores de Estados Unidos (U$ 7,25 hora) ese mismo trabajador ganaría U$ 1.276 dólares ($ 4.635.708 pesos colombianos).

LEER TAMBIÉN  Uso de cadenas y látigos: ¿Para cuándo el Decreto?

Ahora bien, un trabajador laborando solo 4 días a la semana, esto es, durante 19 días al mes (pues no se pagarían sábados y domingos y otro día al azar) y contando, además, con la suerte de ser ‘enganchado’ por la totalidad de horas del día (8) -que no es en sí el espíritu de la norma- se le reconocerían 152 (y no 248) horas lo que equivaldría a un pago de $ 538.080 pesos (U$ 148), cifra que implicaría una pérdida respecto al mínimo actual de $ 339.840 pesos menos. A valores de Estados Unidos (U$ 7,25 hora) ese mismo trabajador ganaría U$ 1.102 dólares ($ 4.003.566 pesos colombianos).

Finalmente, durante solo 3 días a la semana de trabajo, esto es, durante 15 días al mes (pues no se pagarían sábados y domingos y otros días) y contando, además, con la suerte de laborar por la totalidad de horas del día (8) -lo que difícilmente va a ocurrir en la realidad- se le reconocerían 120 (y no 248) horas lo que equivaldría a un pago de $ 424.800 pesos (U$ 117), cifra que implicaría una pérdida respecto al mínimo actual de $ 453.120 pesos menos. A valores de Estados Unidos (U$ 7,25 hora) ese mismo trabajador ganaría U$ 870 dólares ($ 3.160.710 pesos colombianos).

Dicho esto, es hora ya de que el uribismo deje de insultar la inteligencia de los colombianos y que deje de deteriorar o pauperizar el poder adquisitivo de las inmensas mayorías de un país, constituidas por quienes tienen que trabajar sometidos en muchos casos a sobreexplotación para medio garantizar su propia supervivencia y la de sus familias. Es hora también que los trabajadores abran sus ojos y no se dejen meter más los dedos en la boca, para decirlo de una manera educada

LEA TAMBIÉN Salario mínimo en EEUU en 2020: federal, estatal y de ciudades