Docente responde enérgicamente a columna de Germán Vargas Llera en EL TIEMPO

Una durísima respuesta pública motivó la columna del jefe del partido Cambio Radical, GERMÁN VARGAS LLERAS luego de que a través del Diario EL TIEMPO de este domingo 8 de agosto arremetiera contra FECODE y los educadores a través de una columna que tituló: “Recuperar la Educación Pública”.

Transcribimos la respuesta tomada del muro de Facebook de su autor, el educador ALBERTO ORTIZ SALDARRIAGA

Doctor
GERMÁN VARGAS LLERAS
Político y candidato presidencial de oficio

Respetado señor.

Pregunta usted desde su columna del diario capitalino EL TIEMPO de este domingo 8 de agosto ¿Qué razones poderosas mueven a FECODE para oponerse a la presencialidad? cuestionamiento que como un simple educador de base, y no como vocero o representante de FECODE o de alguna de sus filiales, quisiera entrar a responderle de manera pública. De antemano presento excusas si me excedo en la extensión de la respuesta, pero lo considero pertinente y necesario.

Sea lo primero entonces aclararle: los docentes no nos oponemos a la presencialidad como usted de manera simplista e imagino que malintencionada lo afirma. Nos oponemos, eso sí, a un retorno a instituciones cuya infraestructura no ofrece condiciones mínimas de bioseguridad y que por obvias razones no otorgan garantías para la vida y la salud a docentes, estudiantes y padres de familia.

La razón poderosa detrás de una oposición razonada es entonces nada más y nada menos que de rango constitucional y fundamental. Y es que juramos, al momento de tomar posesión formal de nuestros cargos, acatar y cumplir una constitución que establece el derecho a la vida como valor fundante de nuestro maltrecho (por ustedes, los políticos de profesión) estado social de derecho.

Aunque usted, intencionadamente lo olvide, el artículo 4 Superior señala que la constitución es norma de normas y que en todo caso de incompatibilidad entre esta y normas de rango inferior (como la Resolución 777 y la Directiva Ministerial 05) debe aplicarse prevalentemente la norma superior. Adicionalmente en su artículo 6, nuestra carta de navegación señala que los servidores públicos “son responsables ante las autoridades por infringir la Constitución y las leyes… y por omisión… en el ejercicio de sus funciones”.

De una vez me permito aclararle, que de “omisión… en el ejercicio de… funciones” públicas no puede, como sería su deseo, sindicársenos pues a pesar del gobierno y de sectores políticos oportunistas como el suyo, que siempre han degustado y pelechado de las mieles del poder, hemos seguido trabajando virtualmente hasta donde las herramientas, infraestructura y conectividad que el gobierno debería garantizar -y no de ahora- lo han permitido.

Pero antes de recordarle responsabilidades, si de buscar culpables se trata, permítame como docente y  no como abogado (que no lo soy) seguirlo ilustrando sobre las normas de índole, supralegal en las que se fundamenta nuestro disenso frente a preceptivas de rango inferior que amenazan la vida y que su partido avala y aplaude.

El artículo 49 constitucional, por ejemplo, coloca como deber de todas las personas, y los docentes lo somos aunque a usted desde su arribismo, elitismo y clasismo le genere incomodidad reconocerlo, “el deber de procurar el cuidado integral de su salud y la de su comunidad”, lo que haya perfecta concordancia con lo dispuesto por el numeral 2 del artículo 95 de la misma norma al fijarnos como obligación a los ciudadanos responder con “acciones humanitarias ante situaciones que pongan en peligro la vida o la salud de las personas”.

Pero como quiera que usted podría alegar un conflicto entre los derechos a la salud y la vida y el derecho fundamental a la educación presencial, (del que no habla la Carta Política del 91 en su artículo 67), debo advertirle que tal situación la dirimió el propio constituyente del 91 al establecer en el artículo 44 Superior una categorización en la que figuran como derechos fundamentales de nuestros niños en su orden: la vida (1), la integridad física (2), la salud y la seguridad social (3) y, apenas en un octavo escalón, la educación y la cultura.

Aclarado lo anterior, debo expresarle que lo que sin duda si resulta “inaceptable” y una auténtica “desfachatez” es que sean precisamente personas como usted, que ostentó la condición de senador desde el 20 julio de 1994 hasta junio de 2008, de ministro de despacho, de vicepresidente y líder indiscutido de un partido que ha hecho parte de mayorías con peso político y capacidad de decisión, no sea quien empiece primero, y como correspondería, haciendo un mea culpa por omisiones que explican que la infraestructura escolar y hospitalaria, desnudadas por la pandemia, sean lo que lamentablemente son, cuando ni los docentes ni FECODE son quienes han gobernado y legislado en Colombia.

Es muy fácil desde la comodidad, desde los privilegios y desde imaginar que todos los colegios del país tienen una infraestructura similar a la de los países del primer mundo o a la de colegios tipo Nueva Granada o Los Nogales de Bogotá, salir -para no perder la costumbre de dar coscorrones y matonear- a atacar una vez más a los maestros como ya lo hizo cuando sin ninguna prueba e irresponsablemente cuestionó nuestra ética insinuando ante Darío Arismendi, en mayo de 2018, que como jurados electorales podíamos actuar deshonestamente.

Creo además, y a propósito de ética, decencia y honestidad, que es usted el que está en deuda con la sociedad y debe suministrar explicaciones por recoger y avalar desde su partido a personajes de dudosa reputación de los que la justicia y los medios han dado ya suficiente cuenta. En educación, desde donde sabemos que la mejor forma de educar y de liderar es el ejemplo, aún nos preguntamos ¿Por qué en toda la legislatura pasada y ostentando su partido la presidencia del senado, usted nunca cuestionó que este cuerpo colegiado, con mejores condiciones de bioseguridad que la de las escuelas públicas de Colombia no sesionara presencial y no virtualmente?

Sería muy pertinente, que usted, que cuestiona mediáticamente los paros que los educadores adelantamos, entre otras razones solicitando inversión en educación y denunciando la precaria infraestructura escolar, que el país político y la élite enquistada que se apropió del poder no alcanza a conocer desde su burbuja de cristal y su mundo rosa, respondiera por sus ejecutorias. ¿Dónde estaba usted como congresista mientras los actos legislativos 01/01 y 04/07 cercenaban los recursos de educación y salud para trasladarlos a la banca y a la guerra? ¿Dónde estuvo para ejercer control político mientras durante 27 años los gobiernos pasaban sin crear el Sistema Nacional de Educación Masiva de que trata el artículo 45 de la ley 115 de 1994, y luego derogaba el artículo 102 de la misma ley?

Los impactos sobre la educación no los genera la pandemia sino el virus de la corrupción contra el que usted nunca se pronuncia. La salud mental y física de los niños y los servicios de nutrición, protección y seguimiento del crecimiento y desarrollo han estado seriamente comprometidos desde hace bastante tiempo en territorios donde sus aliados y caciques electorales dominan alcaldías y gobernaciones desde hace décadas, por lo que carece de autoridad moral para rasgarse las vestiduras.

Le recuerdo igualmente, que las cifras de trabajo infantil han aumentado como resultado de la deserción escolar que genera la incapacidad del gobierno del que usted hace parte para proporcionarles a los niños y jóvenes herramientas tecnológicas y conectividad gratuita y, también, como fruto de la insensibilidad e incapacidad de bancadas como la suya para auxiliar a las pequeñas y medianas empresas y evitar el despido de los padres de nuestros estudiantes; sin pasar por alto la negación de una renta básica, nada de lo cuál a ustedes los conmueve.

Debo clarificarle también, que mientras aún se nos considere ciudadanos y estén vigentes los artículos 86 y 40 (numeral 6) de la Constitución que usted desearía en su fuero interno que se derogara para reemplazarla por un legalizado estado antisocial de hecho, a los docentes, como sujetos, y no siervos, nos asiste el derecho de “interponer acciones públicas en defensa de la Constitución” y a los gobernantes el de actuar dentro de principios de autonomía, así se les amenace desde el totalitarismo con sanciones ejemplares que los envíen a sus casas en forma permanente, contrariando la carta de derechos de la OEA y sentencias de la CIDH.

Para su información el asunto del retorno a la presencialidad -y no porque manipuláramos el virus para que se generaran nuevas variantes tan peligrosas como Delta- no pasa ya solo por un proceso de vacunación, puesto ya en jaque en los países del primer mundo con mayores porcentajes de inmunización que el nuestro. Tampoco de su pobre concepto de bioseguridad escolar que desconoce, al igual que el gobierno, la transmisión por aerosoles y aspectos inexistentes en nuestras aulas como ventilación, renovación, filtración del aire y mediciones de CO2 para detectar cuando el oxígeno en recintos cerrados está viciado y representa un mayor riesgo de contagio.

Finalmente imagino que cuando usted habla de que lo que queremos es “arrodillar al Gobierno para obtener” prebendas y aumentos salariales, lo hace como una especie de mecanismo de proyección desde la experiencia y las prácticas deleznables que suelen usar los políticos para acceder a ministerios y pasar de la noche a la mañana de posturas críticas a aprobar proyectos a pupitrazos y a formar parte del ejecutivo.

De lo que se trata entonces Dr. Vargas Lleras, más que de “recuperar la educación pública”, es de recuperar el país y la política para la decencia y la ética, propósito en el que sus prácticas históricas dan cuenta de no estar interesado. Espero haya valido la pena sacar este tiempo valioso para, de manera desinteresada, demostrarle que los docentes, en todos los espacios, siempre estamos en la disposición de educar.

Atentamente,

Lic. ALBERTO ORTIZ SALDARRIAGA
Miembro Colectivo Acción Ética Docente

29 comentarios en “Docente responde enérgicamente a columna de Germán Vargas Llera en EL TIEMPO”

  1. EXTRAORDINARIO MEMORIAL DE AGRAVIOS QUE ESTE CANALLA NUNCA ENTENDERÁ PORQUE DESDE QUE ESTABA EN EL VIENTRE (MATERNO?) COMO TODA SU CLASE LUMPEN OLIGÁRQUICA, SUFRE DEL SÍNDROME DE GRAFMAN (VER GRAFMAN EN LAS DOS ORILLAS)

    Me gusta

    1. VARGAS LLERAS IBA POR LANA Y SALIO TRASQUILADO EL PROFESOR LE DIO SOPA Y SECO, ESTE VANDIDO URIBISTA ES LACAYO DE LA CLASE POLITIQUERA CORRUPTA ENEMIGA DEL PUEBLO COLOMBIANO.

      Me gusta

    2. Mi respeto al licenciado Ortiz Saldarriaga por su contundente respuesta. Soy docente retirada del servicio y me siento ofendida cada vez que los enemigos del magisterio se creen con derecho a despotricar de nosotros en cuanto medio de comunicación se los permite. Celebro que la opinión pública conozca la capacidad intelectual, analítica y reflexiva de los docentes, que no nos vean solamente como unos simples ruidosos en las marchas de protesta. En el magisterio hay mucha gente inteligente, con muchas capacidades, habilidades y destrezas que envidiarían muchos politiqueros corruptos.

      Me gusta

  2. La educación pública colombiana siempre ha respondido y con las uñas y con el esfuerzo de los docentes han logrado que muchos estudiantes hoy sean grandes profesionales, científicos, deportistas y mucho más; hoy en una pandemia que vivimos se notó la realidad de los planteles educativos en las regiones y este político no lo ve pues no le interesa lo que vive la comunidad y solo quiere seguir con su autocracia y no ve la realidad del pueblo y lo peor que defienda un partido corrupto como se ha demostrado con muchos de sus líderes políticos y con miembros de sus familias que dirigen el paramilitarismo, narcotráfico y robo al presupuesto en contratos. Y Fecode que solo ha defendido mejorar las condiciones laborales y de infraestructura, conectividad, PAE y Transporte y más, lo quieren hacer ver cómo lo malo. Aquí hay que decirlo que la educación está débil por culpa de políticos como éste que no le interesa realmente lo que necesitan los estudiantes para la calidad educativa.

    Me gusta

  3. Duro golpe intelectual le asestó este respetado profesor. Prácticamente le recordó a “Lleritas” la calaña politiquera en el que se mueve cómo pez en el agua.
    Arriba. Arriba FECODE por la DIGNIDAD en la educación pública…

    Me gusta

  4. Asi se le pega a un sinvergüenza, corrupto, politiquero y arrodillado al gobierno de turno, arriba Fecode y todos los docentes colombianos.

    Me gusta

    1. Sí señor. Estoy de acuerdo con usted. Los maestros no nos arrodillamos ante la clase polítiquera y corrupta como lo hacen estos lameculos gobiernistas que lo único que han hecho es robarse el presupuesto que debería estar destinado a mejorar la educación y la salud del pueblo colombiano. ARRIBA FECODE.

      Me gusta

  5. Nos gustaría que el sr. Vargas escriba una columna sobre sus ejecutorios como vicepresidente sobre los contratos de las vías “4G”, sus resultados mostrando donde realizaron los trabajos sus amigos contratistas. Mire su fracaso como candidato presidencial, con complicidad y tumbis de su gran amigo EL ÑEÑE.

    Me gusta

  6. Lic. ALBERTO ORTIZ SALDARRIAGA, reciba mi saludo fraternal. Su respuesta al Dr. Vargas Lleras es para enmarcar, creo que la revisaremos en muchos años venideros… El político de marras, hace referencias de un billón de pesos del gobierno a las cesantías de los docentes, pero,,, Porque el gobierno adeuda esos dineros?

    Me gusta

  7. Indiscutiblemente este Sr lleras solo sabe criticar y de que manera, no tiene la capacidad de solucionar y sacar adelante los conflictos ocasionados y vislumbrado por esta pandemia que además de quitarnos seres queridos también quiere atreves de esta, quitarnos la dignidad.
    En su gran sapiencia seguramente querrá privatizar la educación publica como muchas otras cosas mas que ya han hecho.
    Sr si por un momento de su vida tiene la posibilidad de servir como docente publico lo invito y se dará cuenta en la grave situación por la que pasamos no solo los docentes si no también los niños y jóvenes para adquirir los conocimientos previos, y de igual manera como se puede subsistir con el sueldo (de servidor publico) que de una u otra manera luchamos para que cada vez sea mejor y que nuestra familia tenga una vida digna.
    Muchas gracias por su atención.

    Me gusta

  8. Contundente respuesta de Alberto Ruiz Saldarriaga, a Germán Vargas Lleras, a propósito de la indelicadeza, mala memoria y manipulación de información referente al estado misero y pauperrimo de la educación, recurrente de la omisión, politiquería y corrupción en la que hoy está sumida la infraestructura física y social para desarrollar un derecho fundamental (infraestructura de bienestar colectivo), en la cual, el señor Vargas Lleras, quiere enrostrarle a FECODE, culpa por qué el magisterio hace observaciones con las cuales se pretende el derecho a la integridad física y a la vida.

    Me gusta

  9. Este respetado docente hace una desmenuzada descripción de lo que es un político con largo recorrido y “ corresponsabilidad” en el manejo del país desde los muchos cargos que desempeñó y sobre los cuales no le debemos nada como ciudadanos. Además de pertenecer a las altas élites, es un soberbio coscorrobio que humilla por doquier. Y al estimado docente le quiero agradecer toda esta información que explica claramente el por qué de la situación de la educación en Colombia. Y además tiene toda la razón: la pandemia sirvió para desnudar todas las porquerías de los gobiernos en el manejo de la educación y que cada vez son peores.

    Me gusta

  10. Abrazo fraterno de admiración, gratitud y solidaridad el Profesor Alberto Ortiz, por tan contundente, bien argumentada y justa respuesta la ofensiva y desatinada columna anti-educadores del señor Vargas Lleras. Como siempre, profesor Ortiz demuestra su alto nivel de liderazgo social y su genial pluma para defender los derechos de nuestra ciudadanía.

    Me gusta

  11. Profesor Alberto Ortiz: lo felicito por esa respuesta tan pertinente, documentada y excelente que le dio a la simplista columna de vargas lleras. Este politiquero corrupto solo le ha hecho daño a Colombia en general y a la educación en particular. Y lo más triste es que esta es la catadura de los dirigentes. Pero Colombia es mucho más grande que esos engaños de dirigentes abusadores, y por eso nos recuperaremos con ética, tesón y unidad

    Me gusta

  12. ¿Y dónde queda los deterioros de la salud que nos ha ocasionado la pandemia porque nuestro sistema de salud no nos atiende y debido a las clases virtuales o remotas (Vía whatsapp en mi caso) en la que mi sentido de la vista se deterioró en un 40% y, me generó el síndrome del túnel carpiano por el continuo y excesivo uso de celular y pc?

    Me gusta

  13. Agradecimiento y felicitaciones profesor Alberto Ortíz, aunque la prensa no lo publique como el escrito comentado, Pone de manifiesto la capacidad de los profesores.Ese Vargas Lleras seguirá vociferando, ellos son los dueños del país. Nos da herramientas a los que juzgamos imparcialmente hechos como la posición de los maestros.

    Me gusta

  14. Este sr Lleras pareciera que ha llegado al gobierno sin apoyo de los docentes ,como harìa para llegar al poder y aùn anhelando llegar a la presidencia que lamentable situción llevarìamos los docentes con ud como presidente.

    Me gusta

  15. Ética, decencia y honestidad. Todas ellas, palabras eficaces de un docente para un político apoltronado en sus privilegios, usos y costumbres ancestrales. Aún hay esperanza para la ilusión.

    Me gusta

  16. Como aquí se trata de dar un debate con altura y una respuesta contundente, pero buen argumentada, al señor Vargas Lleras, lo primero que haré es quitarle lo de doctor; palabra excelsa utilizada y otorgada a personas ilustres, honestas, responsables, con bagaje académico, cultural y social, expuesto y utilizado en todos los escenarios como sinónimo de respeto y decencia hacia sus conciudadanos, sin tener en cuenta posiciones políticas, estratos, y/o profesión; el señor Lleras, como uno más del establecimiento y perteneciente a uno de los clanes familiares que han vivido de la teta del Estado, a los que se refirió hace poco Catherine Juvinao y Ariel Ávila, como todos los de su calaña, no deben sorprendernos sus declaraciones, pero tampoco debemos pasarlas por alto, y si expresarle, en la misma forma en que lo hizo el profe, nuestro rechazo vehemente a sus palabras llenas de veneno y de odió, no solo a los maestros de Colombia y a su agremiacion, sino a todo el pueblo colombiano. Este señor, al igual que Uribe Velez, y todos los que representan a esta clase de ciudadanos y familias, hay que verlos y desterrsrlos del país.

    Me gusta

  17. El nieto de Carlos Lleras Restrepo,un politiqueros que ha vivido de la corrupción, porque hace parte de esa clase política que se roban el presupuesto para la educación y la salud y ahora a querer dar clases de ética, cuando no las tiene,mi respetado Lic Alberto Ortiz S me quito el sombrero por esa palabras finas a Germán Vargas Lleras,unos de los tantos politiqueros de esta país de la mafia corrupta..

    Me gusta

  18. Excelente respuesta a un político de baja estofa, así sea nacido en cuna de alcurnia; lastimosamente ese deleznable personajillo no se dará por enterado, aunque si puedo imaginar la rabia y la cólera que está sintiendo en el día de hoy ante una carta tan bien escrita y documentada, y con argumentos que él es incapaz de esgrimir; así el docente Saldarriaga tenga la deferencia de llamarlo “doctor”. No,Vargas Lleras no es “doctor”; creo que es abogado -o sea, solo tiene, hasta donde yo sé, un pregrado-, y eso no lo hace “doctor” en nada.

    Me gusta

  19. Señor docemete, mis respeto, el día que en la política haya gente como usted éste politiquero desaparecerá de la política.
    No sé que con qué autoridad el señor Vargas Lleras hace denuncia de falta de honestidad, ética, de efciencia otras cuando su partido se robaba los alimentos de los niños en la Guajira.
    No se ha olvidado las denuncias que hizo contra el señor Uribe otra igual a usted y después terminó haciendo alianzas para llevar a la presidencia al nefasto de Duque, son muchos los hechos de deshonestidad de parte de usted, señor Germán Vargas Lleras.

    Me gusta

  20. Felicitaciones Maestro, los políticos ultrajan y denigran de los docentes como si fueran lo peor, a este tipejo se le olvida que paso por un colegio y más que la institución…sus profesores no lograron tocar el alma pervetida y mezquina de “uno de los nietos de un presidente de la República”; un niño Yupi, malcriado que NO TIENE..LA MAS MININMA idea de la realidad del país. Vargas Lleras…arrogante, engreído, prepotente e ineficiente que han vivido mantenido de los impuestos de los colombianos…que no representa…

    Me gusta

  21. Los argumentos claros y bien soportados en la respuesta de nuestro dilecto colega, el maestro Alberto Ortíz, no alcanzan a ser digeridos por un cerebro que, no alcanza aún la primera fase del desarrollo del pensamiento;. Sí en cambio, para generar mayor conciencia en la clase pensante de la nación, para saber elegir a quienes representan los intereses de nuestra clase social.

    Me gusta

  22. Lic.Alberto Ortiz Saldariaga
    Reciba de mi parte un fraternal saludo,por fin uno de ustedes se “pillizco” en nombre de todos los docentes de mi amada colombia ustedes merecen todo el respeto y admiracion de nosotros los padre de familia puedto q ustedes son para nuestros hijos un segundo padre y muy valioso por q le enzeñan todo lo q nosotros no semos capaces hacer por ellos .
    Estos politicos solo le interesan su bienestar y hacer dinero a si sea robandonos el erario publico que de todos los colombianos y mas sobre todo el politico que quiere sacar probecho de cualquier forma para su veneficio,lo del señor vargas es un politico q no lo va a entender pero que le duela la cabeza antes de acimilarlo que no creo que sea por este año felicitaciones licenciado

    Me gusta

  23. Es lamentable ver cómo la clase política pretende endilgar su mediocridad a quienes por vocación y con las uñas durante tiempos inmemoriales han aportado para brindar conocimiento y educación a todo un pueblo, sumido en la decadencia por la desidia y ambición obsesiva de los politiqueros. Respaldo incondicionalmente a quienes no se arrodillan y dan cátedra de ética y pundonor a estos carroñeros oportunistas.

    Me gusta

  24. Excelente y contundente la carta del profesor, sobre una temática bien delicada y que solo conoce en realidad el maestro.
    Entendamos que no son pocos los atrevidos que ven la educacion como peligro aupado por los docentes; no siempre los diplomas enseñan decencia.
    Felicitaciones a los maestros.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.