Archivo de la etiqueta: Corrupción

Si yo fuera Luis Carlos Sarmiento Angulo

sarmiento-fiscal1-285x204

Si yo fuera Luis Carlos Sarmiento Ángulo y no estuviese revestido de la inmensa soberbia que se desprende como consecuencia natural de ser uno de los hombres más ricos del país y de creerme dueño de la suerte y vida de sus habitantes, a los que percibo como cosas, seguramente me tomaría un momento para pensar.

Cuando digo pensar, no me refiero necesariamente a cranear como destruir mediática, moral y hasta físicamente a quienes se han atrevido a cuestionar un proceder empresarial bastante apartado de la ética, esa palabra que abogados como Néstor Humberto Martínez y Abelardo De la Espriella consideran tan inconveniente para propósitos como el negocio jurídico y el enriquecimiento a cualquier costa.

foto8

Si yo fuera Luis Carlos Sarmiento Ángulo y presenciara el inicio del desplome del valor de las acciones de mis empresas en la bolsa y las incalculables perdidas económicas que de ello se derivan, no insistiría en hacer lo que hasta ahora he hecho: Encubrir a aliados torpes del mundo de la política y del derecho que con sus acciones han puesto en serio riesgo mi prestigio como empresario y mi capital, tanto a nivel nacional como internacional, colocándome con su precario cálculo político en el ojo del huracán.

Desistiría de la idea equivocada de tratar de destruir moralmente a esa suerte de personaje de gran incidencia sobre un porcentaje nada despreciable de la población a quien los suecos y estadounidenses denominan ombudsman.

IMG_20181204_063650.png

Muy por el contrario, en el ajedrez de la política, dejaría de proteger a quien no merece ser protegido y sacrificaría a algunas de mis fichas reemplazables y/o inconvenientes aliados para generar tranquilidad y estabilidad en el mercado y confianza en las instituciones y en nuestra democracia, lo que sin duda ayudaría a restaurar la confianza pública y a erradicar la idea que viene generalizándose peligrosamente de que la corrupción no es un fenómeno exclusivo del ámbito de lo público y de la política, sino también del mundo hasta ahora inatacado de la empresa privada.

Si yo fuera Luis Carlos Sarmiento Ángulo, trataría de no dar declaraciones impopulares como la de respaldar medidas tributarias contra la población pauperizada de mi país y, antes, así fuera fingidamente, tomaría prudente distancia del gobierno y trataría de enmendar (por no decir encubrir) mis responsabilidades siendo así fuese por el breve tiempo que demande el olvido un empresario con sentido y responsabilidad social:

Así sin duda revertiría mi creciente y dañina impopularidad, no controlable ya (desde la irrupción del poder de las redes sociales) a través de periódicos, revistas, canales, emisoras y periodistas a sueldo

Loustau y Conmebol: Desde la óptica de un psiquiatra

0023526950.jpg

Siendo hincha de Santa Fe, un psiquiatra y amante del fútbol con quién veía el partido a través de la televisión en Bogotá se anticipó al presenciar la falta sin sanción disciplinaria que dejó pasar Laustau contra Jarlan Barrera: “Este árbitro se va a complicar”. Apenas unos segundos después me lo ratificó con un ¿Viste? Cuando por una falta menor mostró amarilla a Narváez.

Acto seguido exclamó: “El fútbol se politizó y está podrido, Conmebol no aprende a pesar de los escándalos y de sus vergüenzas públicas. Indistintamente de quién pase, van a favorecer al finalista de la CBF sobre el de la FCF”. Cumplido el partido charlanos un rato sobre lo sucedido y su capacidad de anticipación.

Hablando ya más como profesional de la medicina que como aficionado al fútbol me dijo algo que me dejó pensativo: “Este hombre tiene problemas y es instrumentalizado siniestramente por una dirigencia que si sabe lo que hace y que ve al fútbol exclusivamente como negocio”.

Frente a mi rostro, seguramente de asombro, espetó: “se nota de lejos su afán de figuración. Muy seguramente es un futbolista frustrado que no admite o le cuesta admitir no ser una celebridad o estrella del balompié. Siempre va a tener una relación conflictiva en el terreno de juego con quién se destaque o sea crack. Sublima o esconde su complejo de inferioridad detrás de una autoridad ejercida abusivamente desde la que subyuga a quien siente que puede robarle protagonismo. En épocas de dictadura hubiese sido un excelente militar. Confunde muy bien autoridad con autoritarismo e imagino que con base en ese perfil lo seleccionan para hacer favores de los cuales ni el mismo será consciente”

Mi interlocutor concluye diciendo: “lo más seguro es que en el informe disciplinario que presente contra Teo Gutiérrez agrave aún más lo que pasó para intentar satisfacer sus deseos internos de venganza injustificada.

Esto es lo que ha acabado con el fútbol suramericano. No ganamos nada a nivel mundial porque todo está coptado por la corrupción que le conviene a una dirigencia mediocre y sin proyectos diferentes al lucro. Así es difícil que la Conmebol retome el respeto y sea visto imparcialmente por los aficionados al fútbol en el continente.y en el mundo.

Cada vez el desprestigio será mayor y la gente se alejará más de los estadios. Primero fueron muchos técnicos que quisieron brillar más que los futbolistas, ahora son las barras bravas, los árbitros y los dirigentes”.

Después de escucharlo irremediablemente quedo sin palabras y se me pierde un poco más mi fe en el fútbol como deporte de multitudes.

El orangután que insinuó vínculos de universitarios con el narcotráfico

IMG_20181128_000628

Vergonzosa! Así fue la intervención del Senador Antonio Luis Zabaraín Guevara en la noche del pasado martes en el debate sobre Odebrecht, en el que actuó en nombre y representación de Cambio Radical y de sus mentores políticos en la costa.

Descompuesto corporalmente hasta parecer que se había excedido de copas, incoherente en su disurso y creyendo imitar en su forma de oratoria a Roberto Gerleín Echeverría hasta diluirse en una penosa caricatura del mismo, Zabaraín avergonzó a la casa política que lo eligió, pero sobre toda una región, pues en gran parte del interior del país y en redes sociales se cuestionan hoy con sorna ¿cómo tantas personas pudieron tomar tan desacertada decisión electoral en la costa?

En su pretensión de defender al Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, el senador Zabaraín trajo al debate a los extintos presidentes de Cuba y Venezuela, Fidel Castro y Hugo Chávez, pero quizás lo peor y más desafortunado de la noche fue su insinuación de que detrás de las marchas y protestas estudiantiles podrían existir intereses y financiación del narcotráfico.

Fue tan penosa la salida de Zabaraín que muchos senadores, incluso de su partido, se colocaron de pie para presionar la terminación de su discurso, mientras este no terminaba de buscar y encontrar papeles en dos sobres de manila.

Poco después, en su acostumbrado tono bravucón y mal educado, el también senador costeño por el partido de la U, Eduardo Pulgar Daza, decidió unilateralmente, y en otro de los actos de grosería y chabacaneria que le son característicos, levantar la sesión, justo cuando debían intervenir los citantes. A Pulgar Daza, ex concejal destituido del Concejo de Barranquilla (https://bit.ly/2raBU9I) se le recuerda también por casos de violencia intrafamiliar.

Cómo era de esperarse, en las redes sociales llovieron las críticas de todo tipo principalmente contra Zabaraín

https://twitter.com/JdiegoOrtiz/status/1067636257835098114?s=19