Archivo de la etiqueta: Derecho a la Vida

Atentado a Carlos Rivas: ¿Quienes quieren matar a los educadores?

IMG_20200209_085557

El atentado e intento de asesinato del dirigente magisterial, Carlos Enrique Rivas Segura, es un hecho repudiable de intolerancia que debe concitar solidaridad y el más contundente y enérgico rechazo tanto de la comunidad nacional como internacional, a quienes hay que contextualizar sobre qué o quiénes se mueven detrás de las amenazas y ahora el atentado criminal contra el expresidente y hoy miembro del ejecutivo de FECODE.

En la Colombia de Duque todos los días se pasa del dicho al hecho. Desde el Centro Democrático y desde la propia persona de su máximo líder y dirigente, el hoy senador Álvaro Uribe Vélez, siempre ha existido un manifiesto odio hacia los educadores, hacia las organizaciones sindicales que los representan y hacia los dirigentes de las mismas. Desde ese sector político siempre ha habido una permanente e inocultable campaña de estigmatización y odio hacia las maestras y maestros que se remonta a su primer periodo de gobierno.

Uribe, hombre de rencores extremos, jamás ha logrado superar y perdonar la derrota al referendo constitucional de 15 puntos que recién posesionado pretendió imponer y que no alcanzó el respaldo suficiente en las urnas el 25 de octubre de 2003, entre otras razones, por la férrea oposición de los servidores públicos y de los docentes. Tampoco perdona la permanente y decidida oposición a su idea de privatización del servicio público educativo. A los maestros el expresidente los visiona con el mismo encono y rencor que a la guerrilla y no desperdicia oportunidad para mostrarlos, irresponsablemente, ante sus extremistas partidarios como caras de una misma moneda.

Desde sus dos gobiernos asumió como una cuestión personal, casi obsesiva y enfermiza, el tratar de hacer el mayor daño posible al magisterio organizado y a fe que lo hizo a través de la expedición de normas que arrancaron derechos y vulneraron intereses que los docentes habían alcanzado mediante la movilización y la lucha.

Alcanzada nuevamente la presidencia, en cabeza de Iván Duque, los ataques, la intolerancia y la intemperancia verbal han resurgido con igual o mayor fuerza a la de los grupos paramilitares que de nuevo se campean a lo largo y ancho del territorio nacional, alentados por el encubrimiento y discurso afín de quienes hoy fungen como autoridades, para sembrar terror y muerte a través del asesinato sistemático de líderes sociales. Y como en la época que va del 2002 al 2008 de nuevo los sicarios morales anteceden y alientan a los materiales.

ONU Derechos Humanos: Colombia un peligro PARA defensores

Screenshot_20200111_093649.jpg

A través de un pronunciamiento, la oficina de ONU Derechos Humanos Colombia señaló su profunda preocupación al advertir que por lo menos 107 activistas fueron asesinados en Colombia durante 2019 y que tal cifra podría incluso incrementarse a 120 pues están en proceso de verificación 13 casos más.

Previo y posterior al más reciente relevo presidencial los asesinatos de Defensores de Derechos Humanos se habían intensificado en Colombia, al punto que 115 de estos fueron cometidos en 2018 lo que muestra que no se trata de hechos aislados sino de un proceso sistemático y orquestado que no ha contado nunca con la reprobación y condena de sectores políticos como el Centro Democrático y de acciones eficaces del gobierno.

Las cifras de asesinatos de defensores de Derechos Humanos casi se quintuplicaron en relación con las del periodo 1990-1995 (25 victimas) y se duplicaron con respecto al periodo 1996-2002 (54 victimas) año éste último a partir del cual más se estigmatizó y persiguió a promotores y defensores de derechos hasta alcanzarse las cifras históricas que ahora se presentan y que amenazan con mantenerse pues solo en enero de 2020 hay reportes de cerca de una decena de nuevos casos.

En su pronunciamiento ONU DDHH Colombia reiteró su llamado al gobierno colombiano para que “realice un extenuante esfuerzo para prevenir ataques contra personas que defienden los derechos fundamentales… investigar todos y cada uno de los casos y enjuiciar a los responsables de estas violaciones, incluidos los responsables de instigar o ayudar e incitar violaciones.”

Sobre este último aparte bien vale la pena recordar que ha sido precisamente el expresidente Álvaro Uribe Vélez quién, desde su primer gobierno, más profusamente ha estigmatizado a los Defensores de Derechos Humanos, a los cuales ha acusado de tener vínculos y actuar al servicio del terrorismo,  volviéndolos blanco de fanáticos de extrema derecha y coloca prácticamente una lápida sobre sus hombros.

ONU Derechos Humanos Colombia dio a conocer que la mayoría de los crimenes de 2019 (89%) sucedieron en zonas rurales y en “municipios con economías ilícitas” y “con tasa(s) de pobreza por encima del promedio nacional” y que si “bien más de la mitad de los asesinatos ocurrieron en sólo cuatro departamentos (Antioquia, Arauca, Cauca y Caquetá)”, los atentados “se registraron en 25 departamentos diferentes”, lo que insinúa la existencia de una estructura criminal articulada y con incidencia y/o presencia sobre todo el territorio nacional.

Para la ONU los sectores con mayor vulnerabilidad y riesgo fueron “los pueblos indígenas y los afrocolombianos”, así como las “mujeres defensoras de derechos humanos”. Frente a esto, “la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos reitera que cualquier ataque contra los defensores y defensoras… es inaceptable y constituye un ataque en contra de la democracia…”..

Llama poderosamente la atención, que las áreas geográficas más vulnerables sean precisamente aquellas copadas por “grupos criminales y… armados vinculados a economías ilícitas en áreas desocupadas por las FARC-EP”, fenómeno que se favoreció por la ausencia desde el “gobierno de una respuesta militar para controlar la violencia” y de voluntad del Estado para hacer presencia, sumado a la omisión en “lo relacionado con el desmantelamiento de grupos herederos del paramilitarismo”.

En los 15 primeros días del mes de enero se reportan ya la muertes de por lo menos 19 lideres sociales entre los que se cuentan Carlos Cardona, Cristian David Caicedo, Gloria Campo, Virginia Silva, Carlos Alfonso Quintero, Emilio Campaña, Mireya Hernández Guevara, Anuar Rojas Isaramá,
Oscar Quintero, Gentil Hernández, Henry Cuello, Amparo Guegia, Juan Pablo Dicué, Nelson Enrique Meneses, Tulio César Sandoval, Sergio Narváez, Jhon Fredy Álvarez, Jorge Luis Betancourt y Yaiber Alexander Quitumbo