Archivo de la etiqueta: Economía

Razones por las que Petro no propuso expropiar sino comprar tierras a Ardila Lule

Periodistas
Hassan Nassar, Luis Carlos Vélez y Néstor Morales.

Perdieron la cabeza varios comunicadores sociales tras el discurso de Petro en plaza pública donde planteó la posibilidad de COMPRAR tierras de Ardila Lule dedicadas al cultivo de caña de azúcar en el valle del río Cauca, todo ello dentro del objetivo de diversificar cultivos y hacer algo de justicia con la población indígena y negra excluida del derecho a la propiedad sobre las que fueron ancestralmente sus tierras.

Y es que actuando más como jefes de prensa o abogados del empresario e incluso como apéndices de la estrategia mediática de desprestigio de J.J. Rendón, enseguida sacaron a relucir el verbo EXPROPIAR como generador de miedos, sin que ello correspondiera con lo dicho por el candidato presidencial, entre otras razones porque Petro se ha cansado de decir de manera pública, que elevará impuestos al latifundio improductivo como mecanismo para que las tierras se pongan a producir o se vendan (no ha usado el término expropiación sino venta y compra).

Tal verbo (EXPROPIAR), se ha satanizado recientemente, pero casi todas las constituciones políticas del mundo lo contemplan para dirimir conflictos entre el interés general y el particular cuando este último no cede al primero y se constituye en un palo en la rueda en algo que denominan los abogados “razones de utilidad pública” o prevalencia del “interés social’ sobre el individual.

El artículo 58 de nuestra Carta Magna, esa en cuya redacción fuera pieza fundamental el M-19 (tras su desmovilización) lo contempla y desde 1991 muchos de nuestros gobernantes lo han usado cuando cómo por ejemplo el propietario de una casa se opone a vender y frena así la posibilidad de ampliar una vía o construir un puente.

La expropiación existe y justamente en el artículo donde se garantiza la propiedad privada a la que atribuye, entre otras, una función ecológica y (para tranquilidad de los que ven en medio de su disociación psicótica a “dictadores comunistas” en todas partes) solo procede por sentencia judicial y mediante indemnización previa. En otras palabras no es un presidente quién la determina a capricho.

COMPRAR no es EXPROPIAR deberían enseñar, y creo que lo hacen, en las facultades de comunicación social.

Lo de Petro lejos de criticarse, más visceral que racionalmente, debería ponderarse. Soluciona o es una válvula de escape a un conflicto social que lleva décadas y que arrancó con el despojo de las tierras en la colonia a sus dueños iniciales (indígenas y negros).

corteros-caña

Ayuda a solucionar además, varios  problemas de naturaleza ambiental: el del daño que ocasiona al suelo fértil el monocultivo y el del agotamiento de acuíferos subterráneos irremplazables con los que se irrigan los sembradíos.

Soluciona, adicionalmente, un problema de irracionalidad: La caña y la ganadería que se implementan en el Valle deberían trasladarse a la zona de los Llanos Orientales y redireccionar el uso de las tierras muy aptas del occidente del país, hacia otro tipo de cultivos como el de frutas, hortalizas y legumbres, que garantizan la llamada “soberanía alimentaria” que evita problemas futuros de desabastecimiento.

Adicionalmente, la zona de ladera debería usarse para bosques naturales que contribuyan a frenar la deforestación y, con ello, que el agua no se agote en la zona

Pero más allá de todo lo expuesto, el problema es también que la tecnificación de los cañaduzales no emplea ya la mano de obra que antes utilizaba. De 28.000 corteros en 2005 se ha pasado a un número insignificante solo 13 años después (2018).

Sumado a lo anterior está el hecho que a mediano plazo la caña dejará de ser el negocio rentable que es para la producción de azúcar y de etanol carburante frente a las ventajas competitivas de nuestro vecino Brasil que no tiene nuestros costos de irrigación en su producción.

Mantener tantas hectáreas  de tierras fértiles amarradas a un monocultivo que no será tan rentable a futuro, como lo es ahora, no es racional ni lógico. Para que nos formemos una idea, 220.000 hectáreas son el equivalente a 2.200.000.000 metros cuadrados de tierra en los que cabrían 34 millones de casas de 64 metros cuadrados. Esa cantidad de tierra dedicada al aguacate produciría más de 88.000 puestos de trabajo (1 puesto por cada 2,5 hectáreas) que hoy no se producen.

En entrevista que reprodujo EL TIEMPO en abril 14 de 2015, Douglas Laing,  ingeniero agrónomo australiano y PHd en Climatología Agrícola y Fisiología de Cultivos de la Universidad Estatal de Iowa (USA) había advertido que era necesario avanzar hacia la sustitución de la caña en el valle del río Cauca como una medida urgente y de alta racionalidad económica y ecológica.

¿Quién tiene la razón sobre generación de empleo: Uribe y Duque o Petro, Piketty y Hanauer?

petro-piketty-hanouer
Piketty, Petro y Hanouer.

Para controvertir la tesis de Iván Duque que insiste en que solo puede generarse empleo a partir de la reducción de impuestos al empresariado (no a los pobres), Gustavo Petro cita constantemente en los debates y en las plazas públicas al economista francés Tomás Piketty.

Estadísticamente, este último ha documentado y probado que no hay una relación entre disminución de impuestos a los empresarios y generación de empleo y que sí la hay entre este tipo de políticas y el crecimiento de la desigualdad social.

No obstante, Duque insiste en su error, que es el mismo de su mentor político, el expresidente Álvaro Uribe Vélez, quién ya en aplicación de la misma fórmula equivocada, le dio a los trabajadores dos regalos decembrinos inolvidables.

Se trata de la ley 50 de diciembre 28 de 1990, de la que fue ponente en el senado y la ley 789 de diciembre 27 de 2002 (que impulsó como presidente), normas ambas que se expidieron para “quitar pesadas cargas” a los empresarios y “generar empleo”, lo cual jamás ocurrió. Ambas normas deberían ser derogadas al no haber cumplido los propósitos por los que surgieron a la vida jurídica.

Pero como desde las huestes uribistas puede llegarse al exabrupto de descalificar (no argumentar que es diferente) a Piketty, tildándolo de “resentido social”, mamerto” o “castrochavista”, hay que (para desilusión de los mismos) mostrar que hay otros referentes para este planteamiento.

Nick Hanauer no es venezolano ni cubano. No es pobre y mucho menos socialista o comunista. De hecho, es norteamericano, capitalista y multimillonario (fundador de Amazon) y sostiene las mismas tesis de Petro y de Piketty.

Ha argumentado contrario a Duque y Uribe que “si las tasas impositivas más bajas para los ricos realmente funcionaran, nos ahogaríamos en empleos, y sin embargo el desempleo y el subempleo están en niveles récord”.

Pero Hanauer va mucho más allá en su herejía. Desmonta, siendo empresario y uno de los hombres más prósperos del mundo, el mito de que quienes crean empleos son los ricos.

Al respecto afirma que “las empresas y los ricos no crean empleos. Los empleos se crean mediante un ciclo… entre los clientes y las empresas que se pone en marcha cuando los consumidores aumentan su demanda”.

Hanauer va mucho más allá y coincide con Petro y hasta con algunos planteamientos de Maurice Armitage (empresario y actual alcalde de Cali), al dar a entender que cuando se le quitan impuestos a los ricos, se le imponen a la clase media y a los pobres. El hilo se revienta por lo más débil.

Así sucedió recientemente en la última reforma tributaria aprobada por el congreso en donde se perdonó a los azucareros y a Ardila Lule de los impuestos a las bebidas azucaradas y a cambio se subieron 3 puntos al IVA del resto de la población, llevándola del 16 al 19 por ciento.

Solo una sociedad que remunera bien el trabajo puede hacer que crezca la demanda, el mercado interno, la producción y producir riqueza. Uribe no es quien tiene hoy la autoridad moral para proponer “en cuerpo ajeno” aumentos salariales.

Las estadísticas, esas que no les gustan, indican que en sus 8 años de reinado, el salario solo creció un ínfimo 9,07 por encima del IPC, es decir, míseros incrementos salariales que en promedio no superan un 1,13% por año.

Gobierno Uribe*
INCR       INF        DIF
7,44%    6,99%    0,45
7,83%    6,49%    1,34
6,50%    5,50%    1,00
6,94%    4,85%    2,09
6,32%    4,48%    1,84
6,40%    5,69%    0,71
7,67%    7,67%    0,00
3,64%    2,00%    1,64

Petro ganó de lejos el debate económico organizado por Camcomercio Bogotá

IMG_20180424_214731

No varía sus propuestas a conveniencia o populistamente. Es coherente y consecuente con su discurso y demostró ante expertos en la materia, como los que se congregaron en la Cámara de Comercio de Bogotá, una gran solvencia y preparación académica.

En los introitos que a los dos temas hizo Mauricio Reina, a nombre de Fedesarrollo, quedó en claro que los estudios de la entidad coinciden con Petro en aspectos tales como la necesidad de buscar alternativas que rompan la dependencia de nuestra economía del sector minero energético (1), que “como vamos no vamos bien” (2); que bajar impuestos a los empresarios genera preocupaciones entre los economistas y el Banco de la República (3) por el colapso fiscal que ello podría originar, y que frente al tema pensional ya hay coincidencias en cuanto a reemplazar el actual sistema por uno de pilares (4)

Frente al primero de los temas tocados, el del crecimiento económico, Petro sostuvo entre otras las siguientes ideas:

“…El problema de Colombia en estos momentos es que se… agotó el modelo petrolero… Hoy es un modelo agónico (1). Hay que “transitar… hacia un modelo productivo y no extractivista” (2). “En Colombia funciona la enfermedad holandesa, es decir, entre más exportamos petróleo y carbón más se revalua la moneda, más destruimos la agricultura e industria” (3). Protegimos un sector con 300 mil puestos de trabajo, (el carbón y el petroleo) y destruimos progresivamente la agricultura y la industria que produce 11 millones de puestos de trabajo y otros 10 millones en la informalidad…” (4). Si “crece la agricultura y la industria… tendríamos… un motor de crecimiento del PIB tanto en dólares como en puestos de trabajo y sobre todo en lo último…”

Intervención del Estado frente a las leyes del mercado y la iniciativa privada

Frente a esta pregunta de Mauricio Reina, Petro contestó: “Se necesita estado y mercado. La idea de que solo mercado (neoliberalismo) fracasó en el mundo en el año 2008 y la idea de que solo estado (estatismo) fracasó en el mundo en el año 1993…” (1) “Estado allí donde falle el mercado…. en el crédito… en el medio ambiente y el cambio climático… (en) un factor productivo esencial el saber, el cerebro… (y) en la tierra. Tenemos un sistema feudal de la tierra… no se puede industrializar un país sino se moderniza su tierra y la modernización de la tierra implica un cambio del régimen del uso de la tierra en Colombia, que es absurdamente ineficiente e irracional:10 millones de (hectáreas de) tierras fértiles que podrían producir 2 millones de puestos de trabajo no se usan ni para sembrar una mata de maiz…”

Sostenibilidad fiscal

En la misma línea de Fedesarrollo y del francés Tomás Pikketty, Petro respondió: “…no estoy de acuerdo en bajarle los impuestos al gran capital. Estoy es de acuerdo con quitarle las exenciones para acabar la elusion y eso significa 8 billones de pesos… Pikketty demostró que al bajar impuestos no se genera empleo sino que se genera mayor desigualdad social…”

“… Ud. coincide conmigo… en que las tasas de tributación del gran capital no son altas… (son) las más bajas en Amética Latina y, segundo, coincide conmigo en que la proyección es en que si se bajan impuestos vamos hacia un colapso fiscal; colapsa el estado. Es populista afirmar lo contrario… lo que yo propongo… es quitar las exenciones que la ley creó sobre todo en la época de Álvaro Uribe Vélez… una enorme maquinaria de subsidios de recursos públicos hacia las clases más pudientes de Colombia (AIS por ejemplo) en contra de las menos pudientes… cada vez que se hace ese subsidio lo que se destruye es la clase media…”

“No vamos a subir… tasas, vamos a quitar las exenciones. Las exenciones están ligadas a la elusion…o evasión de impuestos… Los gravámenes tienen que caer sobre las rentas no productivas, por ejemplo la tierra fértil no productiva. La renta presuntiva es un elemento esencial para modernizar la tierra. Por ejemplo, los dividendos cuando de la empresa salen al propietario. Por ejemplo los aranceles a importaciones… Por ejemplo la remesa de utilidades hacia el extranjero…”

Reforma pensional

“Lo que me propongo es una reforma pensional que Uds ya coinciden en el régimen de pilares. Fui el primero en proponerlo aquí como candidato presidencial. Pero (uds) establecen que el primer pilar de reparto simple, Colpensiones, solo tendría hasta 1 salario mínimo. Eso no sirve… Es hasta 4 salarios mínimos… porque nos garantiza… poderle pagar a 2 millones de personas en edad de pensión 6 billones de pesos a través de una renta pensional que sea superior a la línea de la pobreza…”

Sin lugar a dudas la propuesta más estructurada, seria y consistente con la situación actual del país y con la crisis de los precios internacionales del Petróleo es la que está formulando Gustavo Petro y así quedó hoy demostrado.