Archivo de la etiqueta: Extrema Derecha

Del «centro» de Pablo Escobar al Extremo Centro de Duque y el uribismo

Quien funge (quizás sería más correcto utilizar finge) como presidente de Colombia acaba de «ubicarse» en el espectro político como de «extremo centro», expresión que más allá de las críticas y mofas que surgieron como reacción en redes sociales, esconde una gran verdad: Duque verdaderamente representa a un, a pesar de que suene paradójico, extremo centro. Expliquemos por qué. Seguir leyendo Del «centro» de Pablo Escobar al Extremo Centro de Duque y el uribismo

Vuelve y juega: Uribe expresa odio contra maestros e insinúa que son extremistas

IMG_20200106_165214En tono de regaño y hablando con la misma soberbia, altivez y/o ínfulas de superioridad como un capataz o el dueño de una finca se dirigiría a sus trabajadores, Álvaro Uribe Vélez respondió a un joven que en desarrollo a los derechos fundamentales a la opinión y la expresión lo increpó y calificó como «mal presidente» en una playa aparentemente de la región Caribe colombiana.

Generalizando en su respuesta, Uribe volvió a arremeter contra los profesores, acusándolos de informar y formar mal a los jóvenes y, como puede inferirse de su afirmación de que no «entregaría el país a la extrema izquierda», dejando entrever irresponsable y temerariamente que entre docencia y la izquierda extrema existe relación.

En el pasado reciente ya Uribe había tildado de «adoctrinadores» a los maestros, señalando que contra los mismos «deberían buscarse soluciones que no sean sanciones legales» tras lo cual se incrementó sensiblemente el número de amenazas de muerte contra el Comité Ejecutivo de FECODE y contra directivos y docentes de las diferentes filiales de la Federación de Trabajadores de la Educación por parte de grupos paramilitares.

Desde su odio y su transtorno psicótico Uribe ve enemigos en casi todas partes e irresponsablemente insiste en culpar a los maestros de que Colombia aún no sea su soñado modelo de «Estado Libre» de opiniones contrarias a la suya, donde se rinda culto a su personalidad y dónde se prohíba y persiga que su palabra y explicaciones no sean asumidas como única e incontrovertible verdad.

«Uribe y los uribistas dicen tajantemente que no están dispuestos a entregarle el país a la extrema izquierda, pero guardan un sepulcral y cómplice silencio frente al avance de la extrema derecha en armas (paramilitar) con la que se identifican y cuyas acciones y aberrantes crímenes jamás han condenado y antes idealizan como esa especie de Tribunal de la Inquisición encargado de castigar con suplicio y muerte a quienes osen renegar de su modelo de país medieval y lo controviertan» señaló un profesor que pidió por razones de seguridad reserva de su identidad.

El mismo educador también señaló: «Desde luego Uribe tampoco menciona para nada, no estar dispuesto a entregarle gran parte del territorio patrio a los temibles carteles mexicanos de la droga y entre estos al de Sinaloa, como tampoco le genera ningún tipo de resquemor entregarle el país a los multimillonarios banqueros, industriales, comerciantes y mega terratenientes a los que exonera del pago de impuestos que luego coloca sobre la clase media y la población más pobre y vulnerable del país’.

Un psiquiatra clínico y docente universitario a quien también consultamos sobre las conductas del expresidente dijo:

«Uribe padece desde hace rato una peligrosa disociación psicótica, no tratada, cuyos principales síntomas son el odio y los deseos incontrolables de destrucción de todo lo que no le parezca afín a su pensamiento. Goza morbosamente con la muerte y en su vorágine de locura ha enfermado a los fanáticos de su secta, quién al igual que su «mesias» y «salvador» solo conciben como fórmulas milagrosas para todos los males del país, el odio, la violencia y la eliminación de cualquier vestigio de razón y de humanidad, como si teleologicamente su único propósito fuera conducirnos al pasado y a la barbarie».

Si el enemigo no existe hay que crearlo (la estretagía del Uribismo)

Screenshot_20190402_192311

El uribismo está desesperado. Nada le viene saliendo bien. Las encuestas no.muestran mejoría; Maduro no cae y se fortalece tras el «cerco» (o cerdo) diplomático de Duque; el inconformismo y la protesta social interna escalan frente a la inoperancia del «presidente» que colocó el ventrílocuo; las objeciones a la JEP (Hacer trizas la paz) no cuentan con el necesario consenso parlamentario; Trump de manera pública descalifica a Ivancito y, para colmos, el parlamento ruso les hace una seria advertencia de no intervenir en los asuntos internos de Venezuela ni agredirla (principio de no injerencia).

Para agravar la situación Richard Maok Riaño, el ex miembro del CTI exiliado en Canadá y más conocido como Hacker Fiscalía (@hackerfiscalia en twitter) aprovecha la marcha de colombianos hacia la Corte Penal Internacional (CPI) y presenta personalmente ante la misma un cúmulo de pruebas científicas que muestran los nexos entre el ex fiscal Luis Camilo Osorio y Álvaro Uribe Vélez con el paramilitarismo.

Inmediatamente y como reacción «surge» un nuevo grupo paramilitar autodenominado MEP (Muerte a Enemigos de la Patria); surgen amenazan a toda la familia de Gustavo Petro Urrego y, militares activos y en retiro, desde sus redes sociales, empiezan a difundir supuestas amenazas de la Columna Móvil Jaime Martínez de las FARC EP (Frente Primero) donde se declara objetivo militar a todos los miembros de la fuerza pública y de la policía.

IMG_20190406_083000

La idea pareciera ser clara: Generar caos y zozobra para ocultar o minimizar el mal momento del patrón, a partir de exacerbar el odio y la polarización y, además, crear (artificialmente) la sensación de existencia de una amenaza «real» proveniente de un «enemigo interno» (guerrilla) financiado por un «enemigo externo» (Maduro) que busca desestabilizar al gobierno y al país utilizando, entre otros muchos medios, a civiles aliados (indígenas, campesinos, trabajadores, estudiantes, oposición política) que deben ser enfrentados sin contemplaciones y recurriendo a la razón de la fuerza, es decir, a las balas.

IMG_20190406_082745

En todo este maquiavélico contexto, no es de extrañar que, al mejor estilo de las épocas de Pablo Escobar, empiecen a estallar carros bomba que afecten tanto a civiles como a militares y que se arranque un «plan pistola», como en las épocas del capo,
en el que se asesine a «piezas sacrificables» por su bajo rango para que más de un incauto vuelva a creer en que lo que necesita el país es una mano firme y un corazón sanguinario que a punta de balas, exterminio y muerte se reinventa como nuestro «salvador».

La lógica demencial del uribismo, cuando pierde el oxígeno de la guerra, aunque mezquina y perversa es simple:

Si no hay enemigos, «peligro» inminente o miedos y se pierde respaldo, hay la necesidad de crearlos recurriendo a los medios que sean necesarios para hacerlo (el fin justifica los medios). Divide y reinarás. Auto conviértete en víctima (aunque seas victimario) y lograrás movilizar ejércitos de ignorantes e incautos fanatizados, que son el insumo fundamental para reiniciar nuevos fuegos y nuevas guerras