Archivo de la etiqueta: Politica

El pseudo-centro

 

La idea de un centro en la política es “disruptiva”, pues intenta superar el dualismo izquierda-derecha de la cosa política. Ese dualismo, según los historiadores, tiene su origen en el desarrollo de la Revolución francesa de 1789. Quienes estaban de acuerdo con que el rey pudiese vetar las decisiones de la Asamblea se sentaron a la derecha; los que propugnaban por un veto más ‘suave’ o inexistente, se hicieron a la izquierda; y por último, en el centro, se ubicaron los indecisos. Seguir leyendo El pseudo-centro

Si yo fuera Luis Carlos Sarmiento Angulo

sarmiento-fiscal1-285x204

Si yo fuera Luis Carlos Sarmiento Ángulo y no estuviese revestido de la inmensa soberbia que se desprende como consecuencia natural de ser uno de los hombres más ricos del país y de creerme dueño de la suerte y vida de sus habitantes, a los que percibo como cosas, seguramente me tomaría un momento para pensar.

Cuando digo pensar, no me refiero necesariamente a cranear como destruir mediática, moral y hasta físicamente a quienes se han atrevido a cuestionar un proceder empresarial bastante apartado de la ética, esa palabra que abogados como Néstor Humberto Martínez y Abelardo De la Espriella consideran tan inconveniente para propósitos como el negocio jurídico y el enriquecimiento a cualquier costa.

foto8

Si yo fuera Luis Carlos Sarmiento Ángulo y presenciara el inicio del desplome del valor de las acciones de mis empresas en la bolsa y las incalculables perdidas económicas que de ello se derivan, no insistiría en hacer lo que hasta ahora he hecho: Encubrir a aliados torpes del mundo de la política y del derecho que con sus acciones han puesto en serio riesgo mi prestigio como empresario y mi capital, tanto a nivel nacional como internacional, colocándome con su precario cálculo político en el ojo del huracán.

Desistiría de la idea equivocada de tratar de destruir moralmente a esa suerte de personaje de gran incidencia sobre un porcentaje nada despreciable de la población a quien los suecos y estadounidenses denominan ombudsman.

IMG_20181204_063650.png

Muy por el contrario, en el ajedrez de la política, dejaría de proteger a quien no merece ser protegido y sacrificaría a algunas de mis fichas reemplazables y/o inconvenientes aliados para generar tranquilidad y estabilidad en el mercado y confianza en las instituciones y en nuestra democracia, lo que sin duda ayudaría a restaurar la confianza pública y a erradicar la idea que viene generalizándose peligrosamente de que la corrupción no es un fenómeno exclusivo del ámbito de lo público y de la política, sino también del mundo hasta ahora inatacado de la empresa privada.

Si yo fuera Luis Carlos Sarmiento Ángulo, trataría de no dar declaraciones impopulares como la de respaldar medidas tributarias contra la población pauperizada de mi país y, antes, así fuera fingidamente, tomaría prudente distancia del gobierno y trataría de enmendar (por no decir encubrir) mis responsabilidades siendo así fuese por el breve tiempo que demande el olvido un empresario con sentido y responsabilidad social:

Así sin duda revertiría mi creciente y dañina impopularidad, no controlable ya (desde la irrupción del poder de las redes sociales) a través de periódicos, revistas, canales, emisoras y periodistas a sueldo

¿Reptores o rectores? Las inconsecuentes posturas de quienes sirven más a Duque que a los intereses de la universidad pública

Prasca

El pasado 26 de octubre, es decir, apenas 15 días después de que los estudiantes universitarios decidieran emprender un paro nacional indefinido en defensa de la financiación de la educación superior, los rectores anunciaron un “acuerdo” con el gobierno.

Hasta ahí no habría nada por cuestionar a no ser por el hecho de que los rectores se aprovecharon de la protesta estudiantil para negociar y a la hora de hacerlo lo hicieron a espaldas de estudiantes y docentes universitarios en un claro acto de oportunismo y traición a quienes se atrevieron a poner en el centro de la discusión pública el tema de la financiación estatal de la educación pública superior.

Hasta por delicadeza y pudor los rectores han debido de abstenerse de esta acción desleal que desde un principio hizo evocar una especie de transacción en la que a cambio de la tan cuestionada mermelada (llamada así por el uribismo) el gobierno pretendía quitarle fuerza a la protesta estudiantil y granjearse el apoyo y la solidaridad incondicional de quienes con el pactaron coptándolos.

Luego de esa movida estratégica de un gobierno que hasta la fecha se niega a recibir y atender a los estudiantes, era solo cuestión de tiempo para visibilizar otros efectos del mal llamado pacto.

Poco a poco, varios rectores han venido pagando favores al gobierno y dejándose instrumentalizar de una manera vergonzosa, haciendo uso de su poder real y mediático para tratar de dividir al movimiento estudiantil con base en amenazas de cancelación del semestre académico, como si lo que estuviese en juego no fuese algo de una mayor importancia estratégica.

Ejerciendo presión soterrada y enmascarados en una supuesta preocupación por lo académico, rectores como Dolly Montoya (Universidad Nacional) y Carlos Prasca (Uniatlántico) han pretendido quebrantar y/o socavar la autonomía estudiantil a través de procesos de consulta que buscan el levantamiento del paro y dividir al movimiento estudiantil en una arbitraria injerencia en las decisiones del estamento discente y docente.

Todo puede esperarse. Incluso que se adulteren los resultados de consultas virtuales en las que nadie garantiza que a nivel informatico no se manipulen los datos. Funcionarios de esta índole, habiendo tomado partido del lado de la contraparte a los estudiantes no pueden pretender que se les reconozca como garantes de este tipo de procesos. No se puede aspirar a ser juez y parte al mismo tiempo.

De Prasca, el rector de Cambio Radical que puso la Universidad al servicio de intereses politiqueros nada extraña. Haciendo y pagando favores propios de la politiquería, y no por méritos intelectuales y académicos, accedió a la dirección de la universidad y sabe Dios que estará esperando ahora en contraprestación burocrática al favor o mandado que le hace de manera casi servil al presidente Duque.

Incluso no debe ni siquiera extrañarnos, dado su talante godo y reaccionario, que en cualquier momento opte por autorizar la intervención de la fuerza pública al interior del alma mater sin importarle en lo más mínimo la vida e integridad física de sus estudiantes.

Es bueno que la comunidad universitaria, más allá del ropaje populista con el que se disfrazan, identifique a estos oportunistas y traidores que en lugar de ser llamados rectores deberían ser llamados reptores por su enorme capacidad de reptar ante las migajas que se les arroja desde el poder central. No nos cabe la más mínima duda: Judas han existido en todos los tiempos.

Estudiantes: Ojo con hacerle el juego a la extrema derecha y ‘dar papaya’ cayendo en provocaciones

IMG_20181110_093247

Gustavo Petro denunció la infiltración, con fines de desprestigio y estigmatización, de la protesta estudiantil, tras deplorables hechos de agresión contra la fuerza pública de los que dieron cuenta los medios y las redes sociales.

IMG_20181109_124355

Hoy, tomados no se sabe por quién, circulan en redes sociales varios vídeos en donde encapuchados preparan bombas incendiarias, curiosamente reivindicándose como parte de una estructura del ELN llamada Jaime Bateman Cayón, lo que automáticamente lleva a más de un uribista a hablar de la refundación del M-19 y a sindicar irresponsablemente a Petro como gestor de este proceso.

Lo ocurrido, amarrado al acto provocador, incitador y calculado del presidente Ivan Duque de recibir en Palacio a figuras de la farándula mientras no atiende a los estudiantes y a los profesores de las universidades públicas (luego de varias semanas de paro) es significativo.

IMG_20181109_104618

Se está buscando a través de agentes externos desencausar la legítima protesta social y llevar a los estudiantes a la radicalización, para deslegitimar social y mediáticamente una justa causa y generar artificialmente en la opinión pública la noción de que los estudiantes constituyen esa suerte de peligro y “enemigo interno” que debe ser desarropado por la sociedad para ser enfrentado represivamente.

IMG_20181109_124322.png

Es sospechoso y a ello debería cerrársele el paso por parte de los propios estudiantes, caer en este juego perverso y planificado. Ayer en Barranquilla, por ejemplo, la asistencia mermó significativamente en la marcha y resultó evidente que existía la intencionalidad tanto de la fuerza pública como de algunos manifestantes a provocar desmanes.

No de otra manera se entiende la invitación del mayor Óscar Rueda a que los carros transitaran sin importar que sobre la vía habían manifestantes. También la actitud de personas indeterminadas dentro de los marchantes, de conducir la manifestación hasta la vía 40 con calle 72 para bloquear esta arteria e imposibilitar el tráfico de trabajadores que a esa hora se dirigían a sus lugares de trabajo o a sus hogares luego de una agotadora jornada de trabajo.

Sin lugar a dudas, mantener una toma de una vía con tan escaso personal y en una zona donde cerrados los 3 accesos el espacio se convertía en una especie de trampa o auto emboscada sin escapatoria, fue un acto absolutamente irracional e irresponsable.

IMG_20181110_092324.png

De estudiantes golpeados, heridos, muertos y desaparecidos está llena la historia de este país sin que ello haya generado cambio y transformación alguna, más allá de alejar por miedo a la gente de participar y protestar democráticamente. El país requiere de jóvenes vivos y participantes en la definición de los asuntos públicos y no de mártires que se autoinmolen sin ningún tipo de sentido práctico, político o ideológico.

Habría que revisar qué objetivos de fondo y quiénes estaban detrás de propiciar enfrentamientos. Lo cierto es que cualquier estudiante mínimamente formado políticamente sabría que suplantar a las masas sin pensar consecuencias de las acciones que se emprenden, es un acto demencial que parecería más inspirado en quienes desean que corra sangre y no en que haya soluciones concretas a las demandas planteadas al gobierno.

A los estudiantes habría que pedirles lo que no es exigible a los miembros de la fuerza publica: Más inteligencia y racionalidad y menos emocionalidad. Debe prevalecer la sinapsis sobre la emisión de altas dosis de adrenalina y testosterona. La fuerza de la razón debe anteponerse a la razón de la fuerza. Los estudiantes deben ser más cerebrales y menos viscerales. En otras palabras, menos primarios al pensar y al actuar, porque sin lugar a dudas el país va a requerir a corto, mediano y largo plazo de su presencia en la reformulación del rumbo de la nación.

Taparse la cara y tirar una piedra siempre será más sencillo que pensar y producir ideas que anticipen los movimientos del jugador contrario y lo pongan en jaque mate.

¿Petro, eres tú? Si los uribistas leyeran más y satanizaran menos

IMG_20180512_095657Cuando lo dice Petro o cualesquiera de quienes no comparten el dogma uribista es un crimen imperdonable. Cuando lo expresa uno de los miembros ilustres del Centro Democrático y con mayor razón su líder, venerado e inmaculado, es una brillantísima idea. Ha sucedido innumerables veces y demuestra solo una cosa: falta de coherencia.

Ocurrió con el proceso de paz con las FARC. Cuando Uribe propuso remover obstáculos e incluso una reforma constitucional y curules en el congreso para las FARC no hubo objeciones ni reparos. Bastó que Santos propusiera lo mismo para que fuera inmediatamente satanizado por una secta a la que lo único que le falta es prender hogueras para quemar herejes que, en otros momentos, han dicho exactamente lo mismo que su “mesías” y “redentor”.

Las hordas fanatizadas e inoculadas de odio no se percatan, porque no tienen como uno de sus hábitos la lectura y menos el análisis, que muchas de las cosas que vehementemente critican ya las ha dicho antes su jefe. Escupen para arriba y la saliva le cae en sus propios rostros.

Qué Petro hubiese propuesto gravar tierras improductivas o comprarlas fue catalogado de “expropiación” sin serlo. Qué el exvicepresidente Francisco Santos y el exministro de agricultura Andrés Felipe Arias (condenado y prófugo de la justicia), hubiesen hablado de “tierras ociosas” y “expropiación”, como lo registra la Revista SEMANA, es normal.

IMG_20180512_095608Qué Petro se haya ideado los CAMAD como una estrategia de abordaje e intento de solución al problema de salud pública que representa la extensión del consumo de drogas en el país, lo hace para los uribistas promotor de la droga y una especie de “demonio” que “persigue la perdición de la juventud”.

Por el contrario, qué desde 2016 la bancada uribista (con el aval de Uribe y no a “sus espaldas”) hubiese propuesto y presentado ante el congreso un proyecto de ley que copia lo de Petro y establecía “Salas de Consumo Controlado” y la despenalización del consumo mínimo y de aprovisionamiento, si es una plausible gestión parlamentaria en defensa de nuestra juventud, de la integridad de la familia y de la sociedad.

IMG_20180512_150648Hay alarmas e histeria en los medios y la sociedad si Petro plantea la posibilidad de convocar una asamblea nacional constituyente para temas específicos, pero regocijo y júbilo inmortal si tal propuesta la lanza Uribe. Ahí sí, no hay riesgos ni peligros de volvernos otra Venezuela, aunque el ex quiera concentrar en sí los poderes ejecutivo, legislativo y judicial.

IMG_20180512_150725Doble moral y hasta mucho de narcisismo hay en el partido de Uribe. Si algo dice cualquiera de los miembros del centro democrático se exalta sin el beneficio de la duda y se asume como verdad revelada e inmutable, hasta que alguien por fuera del uribismo lo dice y ahí sufre una transmutación pasando de ser una propuesta bendita a una maldita en un abrir y cerrar de ojos.

¡Si los uribistas leyeran tan solo un poquito! Por eso se hace tan necesaria la posibilidad de que todos puedan acceder al estudio y a la universidad para acabar con los fanatismos.

Aunque sinceramente me queda a veces la duda de que el estudio pueda por si solo hacer, frente a quienes se cierran a toda argumentación, superar el estado de disociación psicótica del que me hablaba un amigo psiquiatra, o, en términos de otro amigo cristiano, esa suerte de “velo espiritual” que les impide ver y que solo puede rasgar el Señor.

Garantizar financiación de la educación, cumplir acuerdos y un estatuto único docente propone Colombia Humana

IMG-20180509-WA0003Con motivo del paro de 48 horas que adelanta el magisterio colombiano, motivado en el incumplimiento, por parte del gobierno nacional, de los acuerdos suscritos con FECODE, en las últimas horas se conoció un pronunciamiento de la COLOMBIA HUMANA en la que asume una posición pública frente a la situación de los educadores.

En tras puntos, el sector político fija posición respecto al cumplimiento de los acuerdos, a la financiación de la educación pública y a la necesidad de un estatuto único docente, puntos en los que se compromete en los siguientes términos:

ACUERDOS CON LOS MAESTROS Y MAESTRAS

“En la Colombia Humana no haremos trizas los acuerdos que los educadores y educadoras han alcanzado a través de sus justas luchas, orientadas por la organización sindical. Antes honraremos la palabra empeñada entendiéndola como compromisos de estado.

Avanzaremos, usando como instrumentos el diálogo y la construcción de consensos para la definición de los temas relevantes que giran en torno al enfoque y construcción de un modelo pedagógico para la inclusión y la construcción de una era de paz, en el que es presupuesto indispensable fortalecer el proceso de dignificación de la profesión docente desde lo salarial y prestacional, haciendo que ser docente valga la pena y vuelva a ser reconocido social y estatalmente como la máxima distinción dentro de una sociedad del conocimiento’.

FINANCIACIÓN DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA

“Tenemos claro, que uno de los problemas fundamentales de la educación es su financiación. Desde la expedición por los gobiernos de ANDRÉS PASTRANA ARANGO y ÁLVARO URIBE VELEZ de los actos legislativos 01/01 y 03/07, respectivamente, se le sustrajeron importantísimos recursos a a la educación en favor, primero, del sector financiero y, después, de la guerra.

La Colombia Humana propone y se compromete ante los maestros, estudiantes y comunidad educativa a revertir esa nefasta reforma constitucional y a volver a la fórmula de la Constitución de 1991, lo que devolvería a la educación los billones de pesos necesarios para que esta funcione como debe funcionar en un verdadero Estado Social de Derecho.

Al derogar la reforma constitucional, como sustento normativo de la Ley 715 de 2001 y por ende del Decreto 1278 de 2002, avanzaremos por fin hacia la construcción de un único estatuto docente que no fomente la disparidad de tratamientos y que garantice la dignificación y un auténtico trabajo decente a nuestros profesionales de la educación.

La Colombia Humana reconoce que solo las sociedades que han priorizado la formación integral de sus ciudadanos han logrado construir condiciones duraderas de desarrollo humano, de dignidad y de paz.”

Plan para matar a Petro vincula a ultraderecha colombiana y a cubanos en el exilio

IMG_20180504_095121

Raúl Gutiérrez Sánchez, el cubano disidente hoy detenido en la cárcel la picota de Bogotá, en entrevista otorgada a Vicky Dávila y Jairo Lozano habló claro: Fue financiado por el exilio cubano en Miami y por la extrema derecha colombiana para cumplir la misión de asesinar a Gustavo Petro.

En sus declaraciones admitió además, que entre sus otros objetivos estaban atentar contra la embajada de Cuba y contra el máximo dirigente de las FARC, Rodrigo Londoño, en un aparente intento de librar al país de la “amenaza comunista”, pero que expertos catalogan como un intento por hacer trizas el acuerdo de paz y generar un clima de inestabilidad y miedo en Colombia.

Extrañamente Gutiérrez Sánchez quién admitió estar al servicio de un denominado Movimiento Justiciero 51 (MJ51) fue detenido en marzo por la Sijin como presunto miembro del Estado Islámico y no venía siendo investigado por la Fiscalía por los hechos que hoy admite que eran su principal motivación en Colombia, en órdenes que continúan vigentes.

IMG_20180504_095326

Gutiérrez reveló además que en Pereira se relacionó con el también disidente cubano y nacionalizado colombiano Roberto Hernández, de quien dijo que ahora trabaja para la campaña que lideran Iván Duque y Álvaro Uribe. El terrorista señaló no arrepentirse de no haber cumplido su misión, consistente en eliminar la ideología de extrema izquierda y admitió estar dispuesto a morir por su causa.

En febrero 9 de 2018 el diario EL ESPECTADOR había dado cuenta de una reunión entre Álvaro Uribe e Iván Duque con representantes del exilio cubano en Miami.

Frente a los coincidentes hechos, el candidato presidencial Gustavo Petro, que recientemente había llamado a la ciudadanía a respetar a Álvaro Uribe, tuiteó exhortando al expresidente y a su candidato presidencial, Iván Duque, a no traer o importar odios de otros países a Colombia

¿Quién tiene la razón sobre generación de empleo: Uribe y Duque o Petro, Piketty y Hanauer?

petro-piketty-hanouer
Piketty, Petro y Hanouer.

Para controvertir la tesis de Iván Duque que insiste en que solo puede generarse empleo a partir de la reducción de impuestos al empresariado (no a los pobres), Gustavo Petro cita constantemente en los debates y en las plazas públicas al economista francés Tomás Piketty.

Estadísticamente, este último ha documentado y probado que no hay una relación entre disminución de impuestos a los empresarios y generación de empleo y que sí la hay entre este tipo de políticas y el crecimiento de la desigualdad social.

No obstante, Duque insiste en su error, que es el mismo de su mentor político, el expresidente Álvaro Uribe Vélez, quién ya en aplicación de la misma fórmula equivocada, le dio a los trabajadores dos regalos decembrinos inolvidables.

Se trata de la ley 50 de diciembre 28 de 1990, de la que fue ponente en el senado y la ley 789 de diciembre 27 de 2002 (que impulsó como presidente), normas ambas que se expidieron para “quitar pesadas cargas” a los empresarios y “generar empleo”, lo cual jamás ocurrió. Ambas normas deberían ser derogadas al no haber cumplido los propósitos por los que surgieron a la vida jurídica.

Pero como desde las huestes uribistas puede llegarse al exabrupto de descalificar (no argumentar que es diferente) a Piketty, tildándolo de “resentido social”, mamerto” o “castrochavista”, hay que (para desilusión de los mismos) mostrar que hay otros referentes para este planteamiento.

Nick Hanauer no es venezolano ni cubano. No es pobre y mucho menos socialista o comunista. De hecho, es norteamericano, capitalista y multimillonario (fundador de Amazon) y sostiene las mismas tesis de Petro y de Piketty.

Ha argumentado contrario a Duque y Uribe que “si las tasas impositivas más bajas para los ricos realmente funcionaran, nos ahogaríamos en empleos, y sin embargo el desempleo y el subempleo están en niveles récord”.

Pero Hanauer va mucho más allá en su herejía. Desmonta, siendo empresario y uno de los hombres más prósperos del mundo, el mito de que quienes crean empleos son los ricos.

Al respecto afirma que “las empresas y los ricos no crean empleos. Los empleos se crean mediante un ciclo… entre los clientes y las empresas que se pone en marcha cuando los consumidores aumentan su demanda”.

Hanauer va mucho más allá y coincide con Petro y hasta con algunos planteamientos de Maurice Armitage (empresario y actual alcalde de Cali), al dar a entender que cuando se le quitan impuestos a los ricos, se le imponen a la clase media y a los pobres. El hilo se revienta por lo más débil.

Así sucedió recientemente en la última reforma tributaria aprobada por el congreso en donde se perdonó a los azucareros y a Ardila Lule de los impuestos a las bebidas azucaradas y a cambio se subieron 3 puntos al IVA del resto de la población, llevándola del 16 al 19 por ciento.

Solo una sociedad que remunera bien el trabajo puede hacer que crezca la demanda, el mercado interno, la producción y producir riqueza. Uribe no es quien tiene hoy la autoridad moral para proponer “en cuerpo ajeno” aumentos salariales.

Las estadísticas, esas que no les gustan, indican que en sus 8 años de reinado, el salario solo creció un ínfimo 9,07 por encima del IPC, es decir, míseros incrementos salariales que en promedio no superan un 1,13% por año.

Gobierno Uribe*
INCR       INF        DIF
7,44%    6,99%    0,45
7,83%    6,49%    1,34
6,50%    5,50%    1,00
6,94%    4,85%    2,09
6,32%    4,48%    1,84
6,40%    5,69%    0,71
7,67%    7,67%    0,00
3,64%    2,00%    1,64

Petro propone devolverle a los trabajadores lo que Uribe les quitó

uribe-trabajadores

En su discurso en Zipaquirá el pasado domingo 22 de abril, Gustavo Petro se atrevió a ponerle el cascabel al gato. Allí abordó un tema tabú o vedado en el ámbito de la política colombiana: El de la devolución de los derechos que empezaron a arrebatársele a los trabajadores desde inicios de la década del 90.

Es una cuestión de simple y elemental justicia. No es comunismo ni socialismo como seguramente empezará a vociferar más de uno. De hecho, las garantías, derechos y prerrogativas de las que gozaban los trabajadores hasta inicios de la última década del siglo pasado, eran en buena parte expresión del auténtico pensamiento liberal, mientras que la contrarreforma que se aplicó a la misma es un claro producto del pensamiento neoliberal.

Uno no entendería entonces que los trabajadores, que tanto se quejan de sus cada vez más precarias condiciones laborales, no respalden a quién ha asumido pública y valientemente el compromiso de terminar con los contratos de 3 meses; con la intermediación laboral (tercerización) y con quién, además, ha vuelto a colocar en el centro de la discusión pública el cancelar horas extras desde las 6:00 PM y reconocer un mejor pago por laborar en dominicales y festivos.

petro-trabajadores-tuit1

Es necesaria la expedición de un nuevo Estatuto del Trabajo que garantice condiciones de dignidad y decencia en las relaciones laborales al sector más débil: el de los trabajadores. Es impostergable en ese campo la mediación de un estado garantista.

Se requiere urgentemente un Estatuto que impida, que con fundamento en la inestabilidad en el empleo, se extorsione laboral, política y hasta sexualmente a quienes devengan su sustento y el de sus familias de la posibilidad de trabajar.

petro-trabajadores-tuit2

La Ley 50 de 1990 de la que Uribe fue ponente en el congreso se expidió bajo la excusa de que otorgándole beneficios a los empleadores y ahorrándoles costos, en detrimento de los trabajadores, se generarían nuevos empleos, lo cual nunca ocurrió.

Por el contrario, al modificar el artículo 6 del Decreto 2351 de 1965, la ley 50 permitió o facilitó los despidos masivos y el fin de: los contratos a término indefinido (1); de la estabilidad en el empleo (2); del derecho de reintegro por despido sin justa causa (3); del reconocimiento de salarios dejados de recibir y/o pago de indemnización por despido sin justa causa (4) y de la retroactividad en el pago de cesantías (5), entre otras.

De todo ello surgió la desregularización en las relaciones laborales y el inicio de la explotación de los trabajadores por un tercero (tercerización) bajo la figura inicial de bolsas de empleo ( Decreto 468 de febrero 23 de 1990) o de “cooperativas” de trabajo asociado, fortalecidas después por el Decreto 4588 de Diciembre 27 de 2006

En hora buena un candidato presidencial propone derogar también la Ley 789 de 2002 que puso fin al pago de recargos nocturnos por laborar después de las 6 PM; a la remuneración especial por laborar en domingos y festivos y que redujo las tablas para pago de indemnización por despidos injustos, acrecentando la inequidad social.

El balón está en el terreno de los trabajadores. Ellos deciden si le dan un voto más de confianza a quienes han actuado históricamente contra sus intereses o a quienes proponen restituirlos y salvaguardarlos.

 

Militares y policías: quién de verdad los afecta desde la política

La biblia en lo que pareciera describir a los colombianos alienados por los “miedos” de conspiración, señala en Isaías 5:20 que hay quienes “a lo malo dicen bueno y a lo bueno malo…”. Eso sintetiza de alguna forma también la inversión de valores en nuestra sociedad.

En esa dinámica y “lógica” absurda, es un escándalo y una afrenta condenable que un candidato presidencial diga que ningún policía y/o militar debe estar excluido de la posibilidad de acceder a la educación superior y que debe tener opciones de hacer cosas diferentes a enrolarse, si así lo quiere.

Contrario a ello, es “bien vista” por ejemplo, la discriminación que impide que un joven de escasos recursos pueda aspirar a ser un oficial de nuestras fuerzas militares o de policía o, peor aún, esa especie de sistema de organización por castas, que impide la movilidad al interior de las fuerzas, esto es, que los suboficiales puedan aspirar a la oficialidad a partir de experiencia, tiempo de servicio y estudios.

A esto es a lo que la oficialidad en retiro en verdad le teme: A que la extensión de la oportunidad en el estudio a todos los miembros de la fuerza pública, sin excepciones, sea el preludio de una democratización que permita esa preparación que posibilite que cualquier miembro pueda aspirar a ascender hasta general de 3 soles, sin que para ello represente obstáculo su condición económica. Le temen a la democracia y a perder privilegios que se soportan sobre exclusiones.

Paradójicamente dentro de esta espiral de cosas sin sentido, se reprueba que policías y militares puedan servir a la patria con las armas pero también con los libros; al tiempo que se aprueba frenéticamente que nuestros jóvenes en lugar de ir a las aulas vayan al campo de batalla a acabar con sueños de otros jóvenes que poco se diferencian de ellos; a retornar a las salas de sus casas en un ataúd cubierto por la bandera de Colombia o, peor aún, a regresar mutilados y con graves secuelas físicas o psicológicas al seno de sus familias.

Se condena y muestra como enemigo de los militares a quien en el Sumapaz dignificó las condiciones de existencia de soldados surgidos de sectores pobres de la geografía nacional (Petro), pero se muestra como “salvador” y “redentor” de los mismos muchachos a quien por razones fiscales les quitó a los soldados profesionales, a través del Decreto 3770 de 2009, el subsidio que les había otorgado el artículo 11 del decreto 1794 de 2000 (Uribe)

decreto-uribe-policias

En buena hora, una alta corte de justicia, una de esas que el uribismo-duquismo pretenden acabar por incómodas, les restituye a nuestros héroes de la patria, a través de demanda, lo que el mesiánico presidente les había arrebatado (Sentencia 00065 de junio 8 de 2017, Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Segunda, Subsección B)

J.J. Rendón, o más bien J.J. el HAMPÓN, lo había anticipado: Haría todo lo posible, aún gratuitamente, para destruir con su especialidad, es decir, con la mentira, a Gustavo Petro.

En su propósito, el ciudadano venezolano de marras siempre ha contado con los “miedos” de comunicacion, que colocan la cuota inicial de la mentira, para que el ejército de fanáticos de las redes las diseminen sin ninguna vergüenza y pudor y, obvio, sin ningún análisis.