Archivo de la etiqueta: Universidad del Atlántico

Con mucho respeto: ¿Dónde están los congresistas alternativos?

En Barranquilla se está librando una batalla desigual, en defensa de la Universidad del Atlántico, para evitar el control hegemónico de su Consejo Superior por parte del clan Char. Sin embargo de esa gesta casi que heroica; de esa reeditada confrontación entre un Goliat y un David modernos muy pocos hablan y a nadie pareciera importarle.

Seguir leyendo Con mucho respeto: ¿Dónde están los congresistas alternativos?

ADEA: ¿sindicato de educadores de CHAR?

Las instituciones, y mucho más las sindicales, nos merecen un altísimo grado de respeto. No obstante, la corrupción en el país ha hecho metástasis y muchos sindicatos han sido captados e instrumentalizados en favor, quién lo creyera, de sectores que desde el poder han hecho un enorme daño a los trabajadores del país.

Seguir leyendo ADEA: ¿sindicato de educadores de CHAR?

Los Char: nuevas y sorprendentes revelaciones sobre su entramado electoral

María Jimena Duzán y Alfredo Molano Jimeno a través de recientes columnas en SEMANA y EL ESPECTADOR han dado unos primeros pasos muy importantes en el propósito de desentramar cómo opera la maquinaria politiquera y electorera del clan Char en Barranquilla.

Seguir leyendo Los Char: nuevas y sorprendentes revelaciones sobre su entramado electoral

A lo Prasca: Lorduy involucrado en escándalo por llamadas y chat erótico

unnamed

El Consejo Superior de la Universidad del Atlántico ha estado últimamente cuestionado por decisiones como la escogencia del rector Carlos Prasca Muñoz, “personaje” este que se hizo tristemente célebre en los medios masivos de comunicación no precisamente por sus dotes como administrador e intelectual sino por sus escándalos de naturaleza sexual.

Las malas decisiones de este órgano representativo se explican quizás en que ha sido coptado por la politiquería y ha dejado de ser la instancia de dirección universitaria para el fortalecimiento de la academia, para convertirse en una suerte de espacio para negocios y transacciones o, mejor, una especie de siniestra puerta giratoria donde los favores políticos se pagan con postulaciones y elecciones a corporaciones como el Concejo de Barranquilla (caso de Leyton Barrios) o al Congreso de la República, como en el caso de César Lorduy, hoy representante a la Cámara.

A propósito de Lorduy, quién fue factor fundamental en la escogencia de Prasca, se han hecho públicas una serie de imágenes de WhatsApp y por lo menos una llamada de corte erótico que este habría sostenido con una estudiante universitaria, que demostraría que entre Prasca y Lorduy más que afinidades ideológicas y políticas existen similitudes en su desbordada sexualidad y en sus prácticas telefónicas de naturaleza libidinosa y morbosa.

Lorduy quién durante su época de consejero se caracterizó por su naturaleza violenta e intemperante, puesta de manifiesto en varias ocasiones en que invitó a irse a los golpes a otros consejeros y estudiantes, también tiene como referente adverso el haber estado involucrado en la muerte de la joven barranquillera de 16 años, Alicia Mercedes Ribaldo Pardo, quién fue asesinada de un disparo el 5 marzo de 1979 al interior de un establecimiento llamado Coffee Shop ubicado en la calle 72 con carrera 53, crimen del que se sindica como autor material al hoy parlamentario.

No se sabe si este nuevo escándalo del congresista por el Departamento del Atlántico y afín a la familia Char, amerite apertura de algún tipo de investigación por parte de la Corte Suprema de Justicia.

lorduychar2

Lo cierto es que el episodio debería ser un llamado de atención a los gremios económicos de la ciudad para asumir con mayor responsabilidad la elección de sus representantes ante el Consejo Superior universitario y también debería suscitar un ejercicio de reflexión al interior de los electores del congresista, muchos de ellos docentes, quienes bajo presiones de la secretaria de educación y de rectores afines, fueron orientados a votar por el hoy cuestionado hombre público.

IMG_20200310_120432

IMG_20200310_120353

IMG_20200310_120149

IMG_20200310_120259

IMG_20200310_120117

Docente Universitario agredió a estudiante de U del Atlántico

jairo-soto-molina

Un bochornoso episodio se presentó en las puertas de la Gobernación del Departamento del Atlántico cuando el docente de idiomas de la Universidad del Atlántico, Jairo Soto Molina, agredió intempestivamente y sin razón aparente al estudiante de Educación Física, Andrés Chaparro.

El lamentable hecho de intolerancia en la que el educador prefirió tramitar diferencias recurriendo a la razón de la fuerza en lugar de la fuerza de la razón, ocurrió mientras se desarrollaba la reunión entre la Gobernadora, Elsa Noguera De la Espriella, y los estudiantes que desde hace meses adelantan una toma al interior del alma mater solicitando, entre otros temas,
reformas al Estatuto General de la Universidad e inversión en el Edificio donde funciona la facultad de Bellas Artes.

De acuerdo a la versión entregada por varios testigos, entre ellos periodistas de diferentes medios, los hechos se presentaron porque Soto, buscando congraciarse con la administración, acostumbra a través de sus redes sociales a usar un lenguaje intemperante, violento y de estigmatización que habría motivado que el estudiante se acercara a reclamar del docente una conducta más ética, lo que no fue del agrado del educador que respondió inmediatamente con violencia.

Soto que hace dos meses hizo denuncias a través de Emisora Atlántico contra Roberto Figueroa, de quién dijo intentó agredirlo y a quien denunció penalmente por estos hechos, ha sido censurado por su desmedida defensa de la dirección de la Universidad y por la manera en que replicó las mismas conductas violentas del Consejero del superior a quien denunció, lo que a juicio de muchos ameritaría una investigación y una sanción disciplinaria ejemplarizante.

Tras la agresión y reacción del estudiante miembros de la Policía Nacional lo detuvieron pero casi inmediatamentef fue dejado en libertad cuando varios periodistas intercedieron ante las autoridades señalándole a los uniformados que el joven había sido la víctima de la agresión y no el agresor.

¿Una invitación a abrir la UdelA o al enfrentamiento y la violencia entre estudiantes?

rector_ua

En lugar de liderar el proceso de modernización de la Universidad del Atlántico tal y como lo exigen los estudiantes y como recientemente lo concretó la Universidad de Nariño, el rector de la Universidad del Atlántico y militante del Centro Democrático, Jorge Luis Restrepo Pimients, salió peligrosa y desafiantemente a través de vídeos a convocar a normalización de actividades académicas, sin la superación de todas las causas que dieron lugar al paro universitario.

Su apuesta, lejos de unir a la comunidad universitaria polariza aún más el ambiente y se constituye en combustible que puede ser el detonante de enfrentamientos entre miembros de los distintos estamentos universitarios. Divide y reinarás pareciera ser la irresponsable consigna adoptada desde la dirección de la universidad y que puede desencadenar en nuevas e indeseadas espirales de violencia que se creían superadas al interior del alma mater.

Coincidencialmente con lo anterior, algunos docentes, estudiantes, medios y hasta grupos de choque a sueldo han reiniciado agresivamente un proceso de macartización y/o, en términos más claros, una campaña de señalización pública de los estudiantes no afines al establecimiento que podría significar un serio riesgo para su integridad física y la revalidación de la oscura etapa ya superada que concluyó con el asesinato de varios estudiantes y docentes a manos de paramilitares.

Quienes señalan cumplen el mismo rol que los marcadores en términos de lo que se conoce como fleteo o ruleteo. Son quienes trazan el camino del accionar paramilitar en una sociedad donde tal fenómeno ha tomado nuevos brios bajo el gobierno de Duque y donde el asesinato se ha vuelto pan de cada día. Los que alegremente instigan al enfrentamiento y juegan al señalamiento deberían medir las posibles consecuencias de sus acciones irresponsables.

La toma que de verdad le hace un serio daño a la universidad pública no es la de los estudiantes sino la de quienes la han coptado para poner su presupuesto y su estructura al servicio no de la sociedad y de las necesidades de educación de los sectores populares sino de mezquinos intereses de sectores políticos. Carlos Prasca representaba un sector que aún hoy controla la universidad. Pensar que la protesta se circunscribía a la salida de este lujurioso personaje es más que un error, una marcada ingenuidad.