Archivo de la etiqueta: Universidades

Internet para Estudiar: Viabilidad y posibilidades de financiación

1531256901-etecsa-anuncia-restablecimiento-total-telefonia-cuatro-provincias-cubanas-tras-incendio

Este martes 21 de abril está proyectada una twiteraton desde las 8 de la mañana para desde la promoción del hastag #InternetParaEstudiar llamar la atención de la sociedad y del gobierno sobre la importancia de generar políticas públicas inclusivas que posibiliten el derecho a la educación, en igualdad de oportunidades, a todos los jóvenes universitarios del país, en épocas en que las circunstancias de confinamiento -por la pandemia que afecta al mundo- obligan a los protagonistas del acto educativo a acudir a la virtualidad en el proceso educativo.

Sin embargo desde ACCIÓN ÉTICA DOCENTE los educadores que conformamos el colectivo estamos vivenciando que este propósito loable es también una necesidad para el resto de estudiantes de un país con una conectividad limitada, situación que expresa desigualdad y una brecha digital que mientras no se cierre comporta unos altos niveles de exclusión, inadmisibles en un Estado Social de Derecho desde una perspectiva relacional y comparativa inherente a todo juicio de igualdad (como diría la honorable Corte Constitucional).

Al Estado le corresponde y tiene el deber constitucional de garantizar la continuidad del servicio y derecho a la educación pero no de cualquier forma. Es inadmisible que evada y descargue tal responsabilidad sobre los maestros, como cuando insinúa que a estos debe recargárseles el trabajo planeando clases para tres tipos de estudiantes: los sin conectividad (1); los de conectividad limitada (2) y los de conectividad ilimitada (3) en un grosero trato abusivo desde el punto de vista laboral y discriminatorio desde su concepción.

ehstoday_7068_manhole_0

Tampoco la opción puede ser el retorno a las aulas sin garantías a la salud y la vida, las que no estarán dadas para docentes, estudiantes y sus grupos familiares hasta tanto no exista una vacuna o un tratamiento efectivo para el COVID-19. La única opción, por lo pronto, es educación virtual con garantías para todos, lo que pasa por inversión en las escuelas; formación para los docentes y, por qué no, decretar el 2020 como año de experimentación, flexibilización y adecuación para la educación, mientras se hace lo políticamente necesario para hacer del internet un servicio público esencial con características de derecho fundamental del que el Estado garantice el acceso a un mínimo vital para nuestros estudiantes.

Sin embargo, esta propuesta encuentra, al igual que la de exonerar a los usuarios de servicios públicos de pagos en épocas de pandemia, un mismo inconveniente: Los prestadores del servicio son, salvo contadas excepciones, empresas privadas. La solución tanto para lo uno como para lo otro es una misma. Aplicar a las empresas privadas que usan y usufructúan con grandes utilidades el subsuelo, un impuesto con destino exclusivo a la conectividad gratuita y a la provisión de herramientas tecnológicas a los estudiantes y de subsidio a los estratos 1, 2 y 3 de un rango mínimo de consumo en agua, energía, gas y telefonía. Con voluntad política es factible hacerlo. El artículo 332 Constitucional lo hace factible en su aparte introductorio: “El Estado es propietario del subsuelo”.

En desarrollo de nuestra propuesta hay que decir, que si hoy, la mayoría de empresas de servicios públicos de naturaleza no estatal hacen uso y se benefician económicamente del subsuelo, en el que entierran desde postes hasta ductos de conducción de agua potable y servida así como de cableado, no se justifica que no tributen o paguen por el beneficio que vienen recibiendo de manera periódica y gratuita, como si lo hacen por ejemplo quienes hacen uso del espectro electromagnético (Artículo 75 Constitucional).

pylon-1501237_960_720

Con nuestras propuestas para viabilizar y financiar el Internet para Estudiar; con la de decretar al 2020 como año de experimentación, flexibilización y adecuación para la educación e incluso, y mientras ello se concreta, hacer el tránsito de toda la educación en el país hacia calendario B (inicio del año escolar durante el segundo semestre) queremos responder al maestro Julián de Zubiría cuando el pasado 12 de abril nos expresaba: «… quiero profundizar en la consigna de Internet gratuito para estudiantes universitarios. La educación no puede parar. Tampoco el debate pedagógico».

Propuesta tomada de la página de Facebook del Colectivo Magisterial Acción Ética Docente

Covid 19: ¿Ya les quedó algo claro a los anti marchas y paros?

IMG_20200330_132756

El coronavirus rompió nuestra distracción. Ha puesto los reflectores sobre los graves y verdaderos problemas del país, que antes no eran tan visibles por el direccionamiento del gobierno y de sus medios hacia las dificultades que hemos ayudado a crearle a Venezuela, siguiendo, hay que decirlo, la teoría de conspiración y bloqueo económico de una potencia como Estados Unidos que solo en películas ayuda al mundo en dificultades.

Hasta ahora, la «dictadura» maneja mejor la crisis que la «democracia robusta y perfecta» que nos han dicho que somos sin serlo. Parte del hasta ahora éxito del vecino, radica en la solidaridad efectiva de países (a quienes nos enseñaron injustamente a ver cómo amenazas) tales como China, Rusia y Cuba que si invierten gran parte de su presupuesto en educación, salud, ciencia y tecnología. Mientras, nuestro gobierno abyecto y obsecuente con Estados Unidos, no cuenta con la ayuda de la «potencia» que se convirtió bien pronto en el primer foco de infección en el mundo. La razón: tener un sistema de seguridad social, similar al nuestro, donde la salud es un negocio y quien no tiene para pagar se muere.

Los del «yo no paro, yo produzco» están entendiendo, a fuerza de golpes, que la economía, entiéndase, el amor por el dinero, por el capital, pasa a un plano secundario cuando lo que está en juego no es el ingreso sino la vida misma. Al tiempo que salían en defensa de los bancos, cuando algún manifestante rayaba sus paredes, repudiaban y condenaban implacablemente las marchas y los paros de los profesores, de los profesionales del sector de la salud, de los estudiantes y de los campesinos. Hoy el tiempo les da la razón a los criticados y no a los críticos.

Los banqueros, con billonarias ganancias anuales desde que el país nacional a finales de la década del 90 y principios del segundo milenio salió solidariamente en su ayuda para evitarles la quiebra, hoy son indiferentes y nada hacen por sus redentores. Sus pérdidas se socializaron y repararon a través de impuestos como el 4 por mil y un acto legislativo (01/01) que le recortó recursos a la salud y a la educación, entre otros, pero hoy cuando el país los necesita les importa solo acrecentar sus ganancias. A Luis Carlos Sarmiento Angulo, uno de los hombres más ricos del mundo y dueño de medio país solo le importan la rentabilidad de sus negocios y absolutamente nada la gente que debe encerrarse sin tener que comer. Su avaricia y su miserableza como humano no tiene límites

Hoy quienes dan la cara ante la amenaza que vive el país son otros. Los campesinos, proveyéndonos de alimento y recordándonos que sin ellos los habitantes de la ciudad, que tanto los menosprecian, morirían de hambre. Los estudiantes de la Universidad Pública, que injustamente satanizados y sin presupuesto, demuestran que la ciencia, la investigación y la creatividad para buscar y dar soluciones ingeniosas frente a por ejemplo la carencia de respiradores para las UCI, es más importante que invertir en balas, bombas, tanquetas y uniformes de super protección para policías que les disparan a matar o a los ojos.

IMG_20200329_092126

A propósito de esto último, el coronavirus también devela las prioridades presupuestales del gobierno y ratifican con hechos la justeza de las marchas y protestas de estudiantes, médicos, enfermeras y docentes por presupuesto para universidades, escuelas y hospitales. Mientras el presupuesto del ESMAD es de cerca de 500 mil millones anuales, el del Instituto Nacional de Salud, no supera los 50 mil millones por año (un 10%). Mientras los agentes del ESMAD usan un traje especial de protección de casi 5 millones de pesos, los médicos y enfermeras afrontan una pandemia con una mascarilla para todo un día y, en ausencia de trajes de bioseguridad, cubiertos y «protegidos» con improvisadas bolsas de basura.

Los padres, confinados obligatoriamente en sus casas también evidencian y sufren con impotencia el atraso de un sistema educativo que por falta de presupuesto no tiene como posibilitarle a escuelas, docentes y estudiantes herramientas y conectividad para desarrollar de emergencia una educación de tipo virtual que llegue a todos los hogares.

También, con uno o dos muchachos a cargo, amplían la consideración por maestros y maestras que con las uñas deben atender y enseñar a grupos que multiplican por 20 el número de sus hijos y de sus dificultades.

Definitivamente el país va a tener que sobrevalorar menos a políticos, artistas y deportistas y subestimar menos a nuestros campesinos, estudiantes, médicos, enfermeras y docentes. Las prioridades en materia presupuestal  deben reorientarse más hacia la educación, la investigación y la salud y menos hacia armas y corrupción.

IMG_20200320_133100

Estudiantes: Ojo con hacerle el juego a la extrema derecha y ‘dar papaya’ cayendo en provocaciones

IMG_20181110_093247

Gustavo Petro denunció la infiltración, con fines de desprestigio y estigmatización, de la protesta estudiantil, tras deplorables hechos de agresión contra la fuerza pública de los que dieron cuenta los medios y las redes sociales.

IMG_20181109_124355

Hoy, tomados no se sabe por quién, circulan en redes sociales varios vídeos en donde encapuchados preparan bombas incendiarias, curiosamente reivindicándose como parte de una estructura del ELN llamada Jaime Bateman Cayón, lo que automáticamente lleva a más de un uribista a hablar de la refundación del M-19 y a sindicar irresponsablemente a Petro como gestor de este proceso.

Lo ocurrido, amarrado al acto provocador, incitador y calculado del presidente Ivan Duque de recibir en Palacio a figuras de la farándula mientras no atiende a los estudiantes y a los profesores de las universidades públicas (luego de varias semanas de paro) es significativo.

IMG_20181109_104618

Se está buscando a través de agentes externos desencausar la legítima protesta social y llevar a los estudiantes a la radicalización, para deslegitimar social y mediáticamente una justa causa y generar artificialmente en la opinión pública la noción de que los estudiantes constituyen esa suerte de peligro y «enemigo interno» que debe ser desarropado por la sociedad para ser enfrentado represivamente.

IMG_20181109_124322.png

Es sospechoso y a ello debería cerrársele el paso por parte de los propios estudiantes, caer en este juego perverso y planificado. Ayer en Barranquilla, por ejemplo, la asistencia mermó significativamente en la marcha y resultó evidente que existía la intencionalidad tanto de la fuerza pública como de algunos manifestantes a provocar desmanes.

No de otra manera se entiende la invitación del mayor Óscar Rueda a que los carros transitaran sin importar que sobre la vía habían manifestantes. También la actitud de personas indeterminadas dentro de los marchantes, de conducir la manifestación hasta la vía 40 con calle 72 para bloquear esta arteria e imposibilitar el tráfico de trabajadores que a esa hora se dirigían a sus lugares de trabajo o a sus hogares luego de una agotadora jornada de trabajo.

Sin lugar a dudas, mantener una toma de una vía con tan escaso personal y en una zona donde cerrados los 3 accesos el espacio se convertía en una especie de trampa o auto emboscada sin escapatoria, fue un acto absolutamente irracional e irresponsable.

IMG_20181110_092324.png

De estudiantes golpeados, heridos, muertos y desaparecidos está llena la historia de este país sin que ello haya generado cambio y transformación alguna, más allá de alejar por miedo a la gente de participar y protestar democráticamente. El país requiere de jóvenes vivos y participantes en la definición de los asuntos públicos y no de mártires que se autoinmolen sin ningún tipo de sentido práctico, político o ideológico.

Habría que revisar qué objetivos de fondo y quiénes estaban detrás de propiciar enfrentamientos. Lo cierto es que cualquier estudiante mínimamente formado políticamente sabría que suplantar a las masas sin pensar consecuencias de las acciones que se emprenden, es un acto demencial que parecería más inspirado en quienes desean que corra sangre y no en que haya soluciones concretas a las demandas planteadas al gobierno.

A los estudiantes habría que pedirles lo que no es exigible a los miembros de la fuerza publica: Más inteligencia y racionalidad y menos emocionalidad. Debe prevalecer la sinapsis sobre la emisión de altas dosis de adrenalina y testosterona. La fuerza de la razón debe anteponerse a la razón de la fuerza. Los estudiantes deben ser más cerebrales y menos viscerales. En otras palabras, menos primarios al pensar y al actuar, porque sin lugar a dudas el país va a requerir a corto, mediano y largo plazo de su presencia en la reformulación del rumbo de la nación.

Taparse la cara y tirar una piedra siempre será más sencillo que pensar y producir ideas que anticipen los movimientos del jugador contrario y lo pongan en jaque mate.