Archivo de la etiqueta: Uso Desmedido de la Fuerza

Duque le declaró la guerra a los jóvenes: La policía volvió a causar grave daño a estudiante

Screenshot_20191217_103200.jpg

Anoche un estudiante de décimo semestre de trabajo social de Unimonserrate e identificado como Cristian Rodolfo Rodríguez Zárate, fue herido de gravedad por un proyectil del ESMAD en uno de sus ojos. Otros cinco estudiantes, por lo menos, también fueron objeto de una criminal agresión en inmediaciones de la Universidad Nacional.

Reunirse, expresarse, movilizarse y opinar ya no son derechos fundamentales en Colombia. El presidente Iván Duque ha decidido proscribirlos de hecho y a través de su policía política ha decidido declararles la guerra a los jóvenes y declararlos objetivo militar. Su delito: no compartir su forma de gobernar.

Caminar solo en Bogotá es ahora mucho más peligroso que antes. Caminar acompañado es exponerse a que aparezca la policía a secuestrar y torturar en carros particulares o a que el ESMAD dispare a matar o a dejar ciegos a los muchachos sobre la base de una nueva figura jurídica: la presunción de culpabilidad.

El asesinato de Dilan Cruz y el posterior espaldarazo de Duque al ESMAD, elogiándolos frente a las cámaras y diciendo que se sentía orgulloso de su accionar, sumado a la impunidad con la que se ha cobijado al autor material de la muerte del joven estudiante de bachillerato y la complicidad en si silencio de Fiscalía, Procuraduría y Defensoría se han constituido en autorización para dañar jóvenes. En la dictadura policial hay licencia abierta para matar y torturar.

La policía ya no actúa dentro de una lógica disuasiva y/o persuasiva sino destructiva. Qué no haya disturbios o alteración del orden público no es garantía de que el uso excesivo de la fuerza no aparezca. Igual disparan gases o balas, detienen y hacen lo que les plazca, al margen de lo que el marco jurídico indique. Ya la policía sin pudor alguno hace «pescas milagrosas» y «falsos positivos» copiando el modus operandi de guerrilla y el ejército. Saben que internamente pueden hacer lo que quieran con la complicidad desde el silencio de la comunidad internacional de DDHH.

Carlos Russi y María Fernanda Pérez fueron secuestrados y torturados por la MEBOG

 

IMG_20191211_122348El general Hoover Penilla podrá intentar minimizarlo y justificarlo hablando de susceptibilidad o sensibilidad, lo cierto es que el procedimiento de los hombres bajo su mando no está para ser encubierto sino investigado y sancionado, a no ser que ello se evite porque investigar pueda develar que actuaban en cumplimiento de órdenes de sus superiores y no a su arbitrio.

Lo ocurrido en la noche del 10 de diciembre en Bogotá, no es grave. Es gravísimo. Revela que se retienen personas al azar (pesca milagrosa); que estás se escogen aleatoriamente y que, sin oponer resistencia, se abusa y se hace uso excesivo de la fuerza sin que los procedimientos se enmarquen en lo que Penilla concibe erradamente como «Estado de Derecho».

Los vídeos de lo sucedido con María Fernanda Pérez y Carlos Russi, quienes en dos lugares diferentes fueron subidos por la fuerza a carros particulares es diciente. Lo es mucho más su testimonio de lo ocurrido. Fueron víctimas de una mezcla de «pesca milagrosa» con «falsos positivos» que gracias a que fueron documentados en videos no terminaron en un delito peor.

Sin embargo, si hubo un concurso de delitos y la policía lo sabe. Por eso, y apartándose otra vez del procedimiento, agentes de uniforme y encubiertos visitaron la casa de Carlos Russi en una especie de notificación de que saben dónde vive y de advertencia de que debe guardar silencio y evitar presentar denuncias. Intimidación en el buen sentido de la palabra.

Saben, si ya ahora sí se tomaron el trabajo de leer la Constitución y las leyes que juraron cumplir y respetar, que violentaron el artículo 28 Superior que se encuentra en perfecta concordancia con los artículos 297 del Código de Procedimiento Penal y 174 y 176 del Código Penal.

Más grave aún, ya deben saber que la conducta de todos quiénes participaron en el «operativo» enmarca en el punible de secuestro simple toda vez que hubo retención y privación ilegal de la libertad (Artículo 168 Código Penal) en concurso con tortura (artículo 178 Código Penal) al haber inflingido a personas «sufrimientos… físicos o psíquicos, con el fin de… castigarla por un acto… que se sospeche que ha cometido o de intimidarla»

Lo más grave es que frente a la gravedad de los hechos Procuraduría no haya tomado la determinación de suspensión de los implicados y los entes encargados de determinar responsabilidades penales la medida de privación de la libertad a quienes constituyen un peligro para la sociedad. General Penilla el delito debe ser siempre cuestionado y perseguido. Eso no afecta sino que fortalece el Estado Social de Derecho y los ciudadanos tienen derecho a cuestionar la dictadura Policial y la apelación por parte de su institución a las vías de hecho sobre las de derecho. Preocupese por dar institucionalmente un buen y no un mal ejemplo

Asi, con represión, conmemoraron Duque y el ESMAD el 71 aniversario de la Declaración Universal de los DDHH

IMG_20191210_202809.jpg

No podía esperarse menos. El presidente de Colombia, Iván Duque, volvió a impartir precisas instrucciones para que en el 71 aniversario de la expedición de de Declaración Universal de los Derechos Humanos sus protegidos del ESMAD volvieran a hacer de las suyas.

Con su característica crueldad, sadismo y desprecio por la integridad física de los ciudadanos, miembros del tenebroso escuadrón antidisturbios volvieron a arremeter contra manifestaciones pacíficas que se adelantaban en conmemoración por la fecha en el Centro de Memoria Histórica y en la Universidad Nacional.

IMG_20191210_202528

Disparando de nuevo el mismo tipo de munición con el que asesinaron por la espalda al estudiante Dilan Cruz, los miembros del ESMAD arremetieron contra estudiantes y contra integrantes del grupo Primera Línea que se constituyó con propósitos estrictamente defensivos de la integridad física de los manifestantes.

IMG_20191206_175814Foto del daño que ocasiona la munición disparada por el ESMAD (Archivo)

Bien temprano Duque había impartido también la orden de militarizar el Aeropuerto Internacional El Dorado en una clara muestra de criminalización y de tratamiento de guerra a la legítima protesta social y sin indicar si los efectivos del ejército tienen o no la orden de disparar contra quienes porten carteles que alerten a los visitantes extranjeros sobre la violación permanente de derechos humanos que promueve un gobierno con un 78% de imagen negativa o desfavorable según la última medición de la encuestadora Yanhas.

 

Desvirtuámos con vídeos la versión mentirosa del asesino de Dilan Cruz

IMG_20190903_195732

Son 4 oficiales de la policía, sin rostro, los responsables inmediatos, pero no únicos, del asesinato del estudiante Dilan Cruz: El comandante del ESMAD, coronel Néstor Raúl Cepeda Cifuentes (1); el subcomandante de la MEBOG, Javier Martín Gámez (2); el comandante de la Regional Móvil Antidisturbio 1 y comandante del dispositivo del ESMAD in situ, mayor Jhon Alexánder Socha Ayala (3) y el capitán (4) cuya identidad (con la complicidad de los grandes medios, de la propia policía, la fiscalía y la procuraduría) hoy se mantiene en secreto con propósitos de encubrimiento e impunidad.

De quien accionó la escopeta calibre 12, contra todo protocolo y a escasos 10 metros del estudiante solo se conoce, hasta hoy, que no es un policía raso y sin formación sino un capitán, que tiene 15 años de servicio y casí dos centenares de procedimientos en el ESMAD y, además, que revictimiza la memoria de Dilan al mentir sin ningún honor ni pudor en las declaraciones que ha dado sobre los motivos de su crimen.

Con material probatorio (videos) desvirtuaremos la temeridad con la que declara incurriendo, para agravar su situación, en el punible de fraude procesal (artículo 453) al pretender inducir a error a un servidor público para obtener sentencia contraria a la ley, en este caso absolutoria.

Frente al evento específico donde resulta herido de muerte Dilan Cruz el oficial a quien llamaremos capitán misterio o capitán impunidad declara lo siguiente:

1. “Al pasar la carrera quinta, se incrementa el lanzamiento de objetos contundentes contra el Esmad. En esos momentos, frente a nosotros se produce una explosión. De inmediato se lanzan gases, ya que los agresores se encuentran a poca distancia…»

ON: Frente a tal declaración hay que precisar lo siguiente: 1. Dilan no cae en la carrera quinta sino en la carrera cuarta, es decir a 180 metros, por lo que de haber existido lanzamiento de objetos contundentes no puede sindicársele.

2. «… Avanzamos unos metros más en medio de las agresiones, somos atacados desde los costados y, al acercarnos a la intersección de la calle 19 con carrera cuarta, observo cómo varias personas que se cubren sus rostros lanzan elementos contundentes…»

ON: En los vídeos no se observa ataque alguno desde los costados. Las personas que se cubren los rostros lo hacen para protegerse de la acción de los gases lacrimógenos que lanza la policía. En ningún momento se observa el lanzamiento de elementos contundentes que puedan representar peligro frente a los elementos de protección corporal que usan los efectivos del ESMAD quienes caminan sin ningún contratiempo u oposición.

3 «… ante el incremento en la agresión y la detección de este nuevo peligro inminente, tomo la decisión de disparar una munición de impacto contra los agresores, al instante se observa que una persona cae al suelo…»

ON: Los videos permiten constatar que no es real el incremento en la agresión y que la aludida «detección de… peligro inminente» no corresponde a una apreciación objetiva sino subjetiva de quién, como bien lo reconoce, decide (estimulado por el «dele papi, dele a quien sea dele» del comandante del dispositivo del ESMAD in situ, mayor Jhon Alexánder Socha Ayala) «disparar una munición de impacto contra los agresores», disparo que efectúa a menos de 10 metros contra Dilan, cuyo único pecado fue tomar en sus manos una cápsula de gas lacrimógeno, arrojarla a un carril diferente al donde marchaba el ESMAD y dar la espalda para correr.

4. «… tratamos de acercarnos para socorrerlo, pero las personas se agrupan rápidamente impidiéndolo. Sin embargo, los primeros auxilios son brindados de forma inmediata por funcionarios de la Alcaldía, Personería Distrital y otros ciudadanos como socorristas de la Defensa Civil. Ante esta situación reporto a la central de radio solicitando la presencia de una ambulancia”.

ON: En ningún momento los vídeos evidencian que los miembros del ESMAD se inmuten ante la persona herida y antes permanecen imposibles. Tampoco se evidencia que se solicite por radio servicio de ambulancia y si se hizo fue tardío por cuánto la asistencia medicalizada tardó más de 25 minutos en llegar al lugar de los acontecimientos.

EL TIEMPO narra además, que el encuentro entre el capitán agresor y la personera Esmeralda Caro Gómez, se dio antes del episodio de Dilan, lo que implicaría un mayor grado de responsabilidad toda vez que entonces estaría advertido que no podía disparar sin la intervención previa del Ministerio Público. No obstante, del vídeo se evidencia que cuando la representante de la Personería dialoga con el agente del ESMAD ya el tráfico está reestablecido lo que también implicaría que al disparar sin seguir protocolos estaría incurso en el publible de prevaricato por omisión.

Pero que sean los vídeos los de la agresión los que desmientan la versión que pretende justificar el asesinato de Dilan Mauricio Cruz Medina.

Video 1
Se observa: «personas que se cubren sus rostros» para evitar la acción de los gases (1), pero NO «lanzan elementos contundentes» (2). NO hay «incremento en la agresión» (3). NO hay «nuevo peligro inminente» (4). El capitán, se infiere que estimulado por el «dele, a quien sea, dele, dele, dele, dele» del comandante de la Regional Movil Antidisturbios 1 y responsable del operativo del ESMAD in situ, Mayor Jhon Alexander Socha Ayala (5) toma la «decisión de disparar una munición de impacto CONTRA los agresores» (6). NO es cierto el «tratamos de acercarnos para socorrerlo, pero las personas se agrupen rápidamente impidiéndolo»(7), ni se evidencia que se «reportó a la central de radio solicitando la presencia de una ambulancia»(8). NO fue un accidente. No hay justificación válida. Hay premeditación e intención de lesionar y no de dispersar. A Dilan lo MATARON

Video 2
Es otro ángulo. Otra toma. Se observa que casi llegando a la 4ta, sin oposición (1) sin ataques desde los costados (2), sin explosiones, a no ser que se confundan como tales el ruido de los cacerolazos (3), sin peligro inminente para los miembros del ESMAD o de los transeúntes que caminan a lado y lado (4) el capitán decide disparar a menos de 10 metros (5) contra agresores que no lo agreden. Dispara de frente sabiendo, como oficial experimentado, la letalidad de su disparo a tan corta distancia (6). No fue un ACCIDENTE (7). Disparó a matar no a dispersar (8). Hizo uso ilegítimo de la fuerza (9). No le importó el herido (10) ni trató de auxiliarlo (11). A Dilan lo asesinaron.

Video 3
Al grupo de Dilan le lanzan una granada de gas (1). La recoge y la lanza al carril contrario a aquel donde se movilizaba el ESMAD (2). Ello prueba que no tenía y/o existía intención en él de lesionar y/o dañar a los miembros de Escuadrón Antidisturbios (3). Su acción fue defensiva y no ofensiva (4). Inocentemente da la espalda y corre (5) y cobardemente es asesinado a mansalva, con premeditación y alevosía

Video 4
Hay personas que caminan por los andenes sin peligro (1). Personas en el separador se identifican como prensa (2). Es mentira que a los miembros del ESMAD les «lanzan elementos contundentes» (3). NO hay agresión y menos «incremento en la agresión» (4). NO existe un «nuevo peligro inminente» (5). El asesino de Dilan dispara de frente y a corta distancia a un joven que da la espalda y corre (6). NO es cierto el «tratamos de acercarnos para socorrerlo, pero las personas se agrupen rápidamente impidiéndolo»(7). El ESMAD asume una posición imposible y negligente frente a su víctima (8). El capitán que asesinó a Dilan miente. No hay justificación válida. Hay premeditación e intención de lesionar y no de dispersar. A Dilan lo MATARON

Video 5
Otro ángulo. Un video tomado desde la carrera cuarta muestra el momento exacto en que Dilan es impactado por la espalda luego de defensivamente devolver una cápsula de gas lacrimógeno al carril opuesto a donde marchaba el ESMAD, lo que prueba inexistencia de intencionalidad de daño hacia los policías