Archivo de la etiqueta: Violación Derechos Humanos en Colombia

¿Y la renuncia de Duque y los otros para cuándo?

No basta con después de varios muertos y graves violaciones a los derechos humanos de ciudadanos,  que en todo el país protestaban, anunciar el retiro de la reforma tributaria y creer que todo vuelve al estado anterior a las protestas y que el simple anuncio es un borrón y cuenta nueva. Lo decidido para nada exculpa a Duque y a sus cómplices. De hecho, el anuncio de Duque no es ni siquiera sorpresivo pues ya desde las 12 y 49 del 2 de mayo Uribe Vélez desde su Twitter ya había derogado la reforma.

Seguir leyendo ¿Y la renuncia de Duque y los otros para cuándo?

Otra Masacre: carnicería y sadismo policial en Bogotá

Después de las protestas convocadas en Bogotá por la muerte del abogado Javier Humberto Ordoñez Bermúdez la respuesta de la policía de la capital, bajo el mando constitucional de la alcaldesa Claudia López, volvió a ser igual de brutal y desproporcionada. Inició, entre muchos otros episodios, con las hordas policiales golpeando con sevicia a un joven del barrio Villa Luz, en un episodio que lo único que demuestra y que lo que hace es ratificar, que no son casos aislados los comportamientos abusivos y violatorios de los derechos humanos de los policías, como inicialmente quisieron mostrarlos.

Seguir leyendo Otra Masacre: carnicería y sadismo policial en Bogotá

Dabeiba: Nuevas fosas comunes en el reinado del ‘señor de las sombras’

Mural-falsos-positivos.jpeg

Hay quienes con sus manos untadas de tierra siembran hortalizas, verduras, frutas, legumbres y su trabajo no es suficientemente valorado. De hecho, son muchas veces menospreciados, víctimas de despojo, de desplazamiento, de muerte y de la cruenta guerra que ha vivido Colombia y que los ha privado de sus tierras para engrosar las propiedades y el número de hectáreas de sus verdugos. A ellos nuestro homenaje.

Hay otros que con sus manos sucias de sangre siembran cuerpos inocentes de quienes no tuvieron iguales oportunidades en la vida y su trabajo repugnante si es valorado. De hecho, son muchas veces elogiados como héroes y algunos hasta alcanzan los más altos cargos de honor a los que pueda aspirar un ciudadano en nuestro país. A ellos nuestro repudio.

Son las cosas que ocurren en una sociedad con los valores invertidos como Colombia. Los que contribuyen con la vida son perseguidos y los que contribuyen con el horror y la muerte son venerados y exaltados reforzando y/o exacerbando su capacidad de escalar y continuar haciendo daño.

El horror que ha salido a la luz pública con el descubrimiento de una nueva fosa común en Antioquía, gracias a la labor de la Jurisdicción Especial para la Paz, no tiene nombre. Sin embargo, no genera todo el repudio que debería hacia sus causantes en virtud de que una parte importante de la sociedad colombiana ha sido inmunizada contra el crimen y aún miran a los criminales como salvadores.

Se ha perdido la empatía hacia las víctimas. Las que perecieron y las que aún muertas caminan en vida. Y es que detrás de cada inocente que fue reclutado con mentiras para ser alejado de su entorno familiar bajo promesas de trabajo y luego uniformado y asesinado, hay cientos y miles de familias que también fueron asesinads en vida y que viven en la tristeza y la incertidumbre de no saber dónde están sus seres amados y cómo y por qué fueron asesinados.

“Falsos positivos” es un eufemismo maldito acuñado por los asesinos y los medios a su servicio para minimizar la magnitud de sus crimenes que incluyen desaparición forzada y asesinato cobarde de seres humanos en condición de absoluta indefensión, con propósitos tan ruines como la obtención de recompensas (permisos, dinero, ascensos) o desfigurar la realidad encumbrando a auténticos psicópatas y monstruos despreciables como héroes y salvadores nacionales.

Tal es la inversión de valores que se ha gestado, que contraria a toda lógica. La política de la muerte, que se fundamenta en el odio, la venganza y la corrupción, es decir, en todo aquello que representa lo opuesto o contrario a las enseñanzas y doctrina de Cristo, en Colombia es respaldado por los “pastores cristianos” y sus rebaños engañados. La sal en Colombia también se corrompió. Se envileció. El amor se enfrió.

La película “Silencio en el Paraíso” ilustra perfectamente esta temática (Ver)

 

Asi, con represión, conmemoraron Duque y el ESMAD el 71 aniversario de la Declaración Universal de los DDHH

IMG_20191210_202809.jpg

No podía esperarse menos. El presidente de Colombia, Iván Duque, volvió a impartir precisas instrucciones para que en el 71 aniversario de la expedición de de Declaración Universal de los Derechos Humanos sus protegidos del ESMAD volvieran a hacer de las suyas.

Con su característica crueldad, sadismo y desprecio por la integridad física de los ciudadanos, miembros del tenebroso escuadrón antidisturbios volvieron a arremeter contra manifestaciones pacíficas que se adelantaban en conmemoración por la fecha en el Centro de Memoria Histórica y en la Universidad Nacional.

IMG_20191210_202528

Disparando de nuevo el mismo tipo de munición con el que asesinaron por la espalda al estudiante Dilan Cruz, los miembros del ESMAD arremetieron contra estudiantes y contra integrantes del grupo Primera Línea que se constituyó con propósitos estrictamente defensivos de la integridad física de los manifestantes.

IMG_20191206_175814Foto del daño que ocasiona la munición disparada por el ESMAD (Archivo)

Bien temprano Duque había impartido también la orden de militarizar el Aeropuerto Internacional El Dorado en una clara muestra de criminalización y de tratamiento de guerra a la legítima protesta social y sin indicar si los efectivos del ejército tienen o no la orden de disparar contra quienes porten carteles que alerten a los visitantes extranjeros sobre la violación permanente de derechos humanos que promueve un gobierno con un 78% de imagen negativa o desfavorable según la última medición de la encuestadora Yanhas.

 

¿Hasta cuando el ESMAD actuará impunemente en Colombia?

Esmad-golpea-a-campesinos-e1464928675657.jpg

Que se hayan dado a conocer, van por lo menos cuatro estudiantes que han recibido impactos de proyectiles en sus rostros por parte de miembros del ESMAD, en acciones que han comprometido sus vidas y hasta sus ojos. Algunos han quedado desfigurados como en el caso de un jóven que participaba en una protesta antitaurina en la capital del país.

Este tipo de comportamientos criminales no es aislado, incluso en alguna ocasión reciente, también en Bogotá, un mecánico que regresaba a su casa y accidentalmente pasaba por una protesta en la que no participaba fue impactado en la nuca por un proyectil de gas lacrimógeno que lo mató, como lo lograron demostrar sus familiares con vídeos de cámaras de seguridad del sector. Nadie respondió.

Indagando sobre orígenes de este cuerpo policial, nos encontramos con la sorpresa de que el llamado Escuadrón Móvil Antidisturbios ESMAD fue creado por el retardatario y reaccionario ex presidente conservador Andrés Pastrana Arango en 1999, con un carácter transitorio como el de tantas otras cosas en el país que gracias a nuestra amnesia y conformidad se volvieron permanentes (Ejemplo: el 4 por mil)

Cómo su nombre lo indica el ESMAD debería actuar en casos de disturbios para contener y no para, a través de policías infiltrados en la protesta social, generar disturbios y reprimir violenta y desmedidamente a los manifestantes. No obstante, es esto y muchas cosas aún peores las que hace, al punto de ser llamado y reconocido en las barriadas como
Escuadrón de Sicópatas Para Maltratar y Asesinar Disparando.

Y es que en los procesos de selección y adiestramiento que efectúa la Policía Nacional de Colombia pareciera ser que los criterios de escogencia fueran: No pensar (1), obedecer ciegamente (2), ser altos en relación con el promedio de estatura del país (3), carecer de escrúpulos y sentimientos al momento de actuar (4) y/o, más grave aún, no pasar una prueba psicológica de empatía y demostrar en la misma frialdad, inconmovilidad ante el dolor y sufrimiento ajenos y esa especie de gozo al infligir dolor a otro característico de los sádicos y psicópatas(5).

Ninguna persona en estado mental normal, se sobreentiende, debería experimentar placer en el dañar y lastimar a sus semejantes. Por ello, con las actuaciones del ESMAD surgen necesariamente varios interrogantes que deberían estar en el centro de la discusión publica:

¿Vivimos los colombianos en democracia o en dictadura? ¿La democracia se reduce al acto de votar o pueden los ciudadanos participar en las decisiones que los afectan? ¿Está garantizada o proscrita y criminalizada la protesta social? ¿Pueden los ciudadanos reunirse, asociarse, movilizarse y expresarse o les está prohibido y/o vedado? ¿Están las autoridades instituidas para garantizar la vida de los ciudadanos o para atentar contra la misma como valor supremo? ¿Existen o no existen límites para el uso legítimo de la fuerza por parte del Estado y de sus agentes?

Esta última pregunta cobra vital preponderancia si se tiene en cuenta que la fuerza debería solo ser utilizada en caso de oposición o agresión a la fuerza policial y solo con propósitos de neutralización y reducción, lo que no legítima una práctica ya común en Colombia en procesos policiales en donde aún en estado de indefensión o de sometimiento continúa usándose con brutalidad la fuerza, sin que se censuren o castiguen ejemplarizantemente este tipo de procedimientos arbitrarios e ilegales.

Sería conveniente, aún después de logrados acuerdos con los estudiantes y de levantado el paro que estos adelantan, que en nombre de la sangre derramada por Esteban Mosquera, Juan Sebastian, Keiry y tantos otros estudiantes más que murieron o fueron lesionados gravemente a manos del ESMAD se abriera el debate sobre cuál es el tipo de policía que requieren y se merecen los colombianos en épocas de postconflicto.