Archivo de la etiqueta: Vuctimizarsw

Si el enemigo no existe hay que crearlo (la estretagía del Uribismo)

Screenshot_20190402_192311

El uribismo está desesperado. Nada le viene saliendo bien. Las encuestas no.muestran mejoría; Maduro no cae y se fortalece tras el «cerco» (o cerdo) diplomático de Duque; el inconformismo y la protesta social interna escalan frente a la inoperancia del «presidente» que colocó el ventrílocuo; las objeciones a la JEP (Hacer trizas la paz) no cuentan con el necesario consenso parlamentario; Trump de manera pública descalifica a Ivancito y, para colmos, el parlamento ruso les hace una seria advertencia de no intervenir en los asuntos internos de Venezuela ni agredirla (principio de no injerencia).

Para agravar la situación Richard Maok Riaño, el ex miembro del CTI exiliado en Canadá y más conocido como Hacker Fiscalía (@hackerfiscalia en twitter) aprovecha la marcha de colombianos hacia la Corte Penal Internacional (CPI) y presenta personalmente ante la misma un cúmulo de pruebas científicas que muestran los nexos entre el ex fiscal Luis Camilo Osorio y Álvaro Uribe Vélez con el paramilitarismo.

Inmediatamente y como reacción «surge» un nuevo grupo paramilitar autodenominado MEP (Muerte a Enemigos de la Patria); surgen amenazan a toda la familia de Gustavo Petro Urrego y, militares activos y en retiro, desde sus redes sociales, empiezan a difundir supuestas amenazas de la Columna Móvil Jaime Martínez de las FARC EP (Frente Primero) donde se declara objetivo militar a todos los miembros de la fuerza pública y de la policía.

IMG_20190406_083000

La idea pareciera ser clara: Generar caos y zozobra para ocultar o minimizar el mal momento del patrón, a partir de exacerbar el odio y la polarización y, además, crear (artificialmente) la sensación de existencia de una amenaza «real» proveniente de un «enemigo interno» (guerrilla) financiado por un «enemigo externo» (Maduro) que busca desestabilizar al gobierno y al país utilizando, entre otros muchos medios, a civiles aliados (indígenas, campesinos, trabajadores, estudiantes, oposición política) que deben ser enfrentados sin contemplaciones y recurriendo a la razón de la fuerza, es decir, a las balas.

IMG_20190406_082745

En todo este maquiavélico contexto, no es de extrañar que, al mejor estilo de las épocas de Pablo Escobar, empiecen a estallar carros bomba que afecten tanto a civiles como a militares y que se arranque un «plan pistola», como en las épocas del capo,
en el que se asesine a «piezas sacrificables» por su bajo rango para que más de un incauto vuelva a creer en que lo que necesita el país es una mano firme y un corazón sanguinario que a punta de balas, exterminio y muerte se reinventa como nuestro «salvador».

La lógica demencial del uribismo, cuando pierde el oxígeno de la guerra, aunque mezquina y perversa es simple:

Si no hay enemigos, «peligro» inminente o miedos y se pierde respaldo, hay la necesidad de crearlos recurriendo a los medios que sean necesarios para hacerlo (el fin justifica los medios). Divide y reinarás. Auto conviértete en víctima (aunque seas victimario) y lograrás movilizar ejércitos de ignorantes e incautos fanatizados, que son el insumo fundamental para reiniciar nuevos fuegos y nuevas guerras